Opinión - 10/05/2018  |  Escribe: José Escobar (*)

La vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser

Fotogalería
1 / 1
José Escobar.
Foto: José Escobar.
Además de abundar en lugares comunes reiterados hasta el cansancio, los concejales del Frente para la Victoria de Paraná tratan de hacer leña del árbol caído. Pero claro, les falta el árbol. Acá no hay ningún árbol caído, ni siquiera hay árbol.

Los ediles peronistas y algunos de sus jefes, en este trajinar de mucho ruido y pocas nueces, no hacen más que vivir a la expectativa de cualquier hecho o circunstancia que pueda generar alguna manera de confusión en la opinión pública para salir a intentar ataques normalmente insustentables y carentes de todo atisbo de seriedad intelectual.

Lo que ocurrió en Paraná no fue más que una muestra clara del funcionamiento de la República y de la división e independencia de poderes, hechos que no ocurrían durante el gobierno anterior, en el que los funcionarios y sus propiedades eran intocables.

Si a la Justicia Federal le surgieron dudas respecto de todo cuanto mandó a investigar, no ha hecho más que cumplir con su deber. Por ahí el despliegue de móviles federales, los allanamientos y todo cuanto ocurrió, más la cuota de fantasía del boca a boca inevitable y folklórico, dieron pie a los legisladores del Frente para la Victoria para salir una vez más a juntar migajas de una realidad que para nada le es adversa a esta gestión municipal.

No hay demorados ni detenidos ni procesados ni nada fuera de lugar. El intendente Sergio Varisco en el día posterior a los hechos firmó el inicio de una mega obra de cloacas y saneamiento, por más de 180 millones de pesos que alcanzará, según sus propias palabras, "a 15 vecinales del sudeste de la ciudad, con 3.000 domicilios en una zona con capacidad de loteos y más viviendas, con lo cual estamos beneficiando a más de 20.000 paranaenses en el presente y el futuro". Hechos ...no palabras. Esta será la obra de saneamiento más importante de toda la historia, realizada por esta gestión, financiada en su mayor parte por el gobierno nacional y la cual permitirá que el 80 por ciento de la ciudad tenga servicio de cloacas y saneamiento.

Una vez más se cumple aquello de “ladran, señal que cabalgamos”, una vez más el intento desestabilizador disfrazado de profunda preocupación por la ciudad que no supieron cuidar y la ciudadanía que los dejó en el camino, vuelve a mostrarse como obra de los destructores de Paraná, de los que no soportan que en poco más de dos años de gobierno la ciudad se encuentre en plena recuperación dando cumplimiento a los compromisos asumidos durante la campaña, con una obra pública en marcha que supera los mil millones de pesos.

Realmente, si quisiéramos responder en los mismos términos de agravios, nadie puede dudar que nos sobrarían elementos.

Podríamos hablar de aquel confuso episodio donde nunca quedó demasiado claro qué hacía y dónde estaba el actual jefe de bancada, David Cáceres cuando en medio de una campaña política fue baleado de muerte un militante radical en la propia seccional del concejal, por amigos violentos de su grupo. El chofer del vehículo donde se trasladaban , no apareció nunca y por esas casualidades Cáceres estuvo literalmente desaparecido más de seis meses. Sería bueno hacer memoria y rever las crónicas del momento.

Podríamos hablar del silencio de radio de la edil Cristina Sosa cuando se le pidieron explicaciones por el contrato con el que benefició a su hijo con haberes de 42 mil pesos , superiores a los emolumentos del propio intendente y no declarados debidamente ante la AFIP.

Podemos hablar en términos de corrupción de la línea conductora del gobierno nacional anterior con un interesante número de funcionarios y allegados tras las rejas y la ex presidente vergonzosamente refugiada en los fueros de senadora de la Nación.

Podemos hablar de funcionarios y ex funcionarios entrerrianos que tratan a como dé lugar de zafar del banquillo de los acusados.

Digamos que algunos concejales peronistas no son el mejor ejemplo de lo que los ciudadanos pueden esperar de sus representantes.

Dan pena, pero fieles a su convicción goebbeliana, elaboran sus estrategias desde la mentira. Pero hay un detalle que no tienen en cuenta: también para mentir hay que tener talento.

Para terminar: no es cierto que “la Municipalidad se vio envuelta en un escándalo sin precedentes…”, fue, como decimos una decisión judicial que habla de la buena salud de la República, decisión de la que hemos sido respetuosos absolutamente.

El propio intendente a través de los medios de comunicación ha aclarado y explicado debidamente todo, como corresponde. Los paranaenses saben muy bien quien es cada uno, por su trayectoria de vida y su historia personal. Eso les lleva tranquilidad y confianza respecto al accionar de este gobierno y del propio Sergio Varisco. Gobierno del que me honro en formar parte. Los ciudadanos confían en su gobierno y siguen eligiendo el gobierno que votaron. En cuatro oportunidades electorales lo demostraron en las urnas

Una vez más invitamos a los concejales del Frente para la Victoria a trabajar seriamente, esta actitud no hace más que sumar otra bolilla negra al historial poco feliz de esa bancada.

(*) secretario de Medios y Comunicación Ciudadana de la Municipalidad de Paraná.
© informedigital.com.ar - Todos los derechos reservados