| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 21 de junio de 2018
La unificación va paso a paso (recuerdan encuentro peronista en Entre Ríos)
ArtazaCapitanich

En su paso por Corrientes para un encuentro con la dirigencia local en el que Nito Artaza hizo de anfitrión, la mesa de unidad del peronismo cruzó hasta Resistencia para reunirse con el gobernador Domingo Peppo y con el intendente Jorge Capitanich, con quien arreglaron hacer un próximo evento en Chaco en agosto. El diálogo tiene su importancia dado que Capitanich al momento revista en el “Hay 2019”, el más kirchnerista de los grupos de organización en los que está repartido el peronismo con vistas a las elecciones del año próximo. “Pretendemos tejer puentes todo el tiempo. En cada lado donde vamos hay un clamor de la gente que nos pide la unidad”, explicó Capitanich. 

El lunes, la mesa de unidad que hizo su debut en la UMET en febrero pasado y que tiene entre sus integrantes a Felipe Solá, Daniel Filmus, Víctor Santa María, Alberto Fernández y Daniel Arroyo viajó a Corrientes, en el objetivo planteado de difundir la unión del campo nacional y popular para enfrentar al macrismo. A esa mesa se agregó recientemente Artaza, un dirigente que viene del radicalismo. A nivel local, el evento generó revuelo político y mediático. “Despertó mucha expectativa. Estuvo toda la dirigencia opositora y también algunos que estaban en el oficialismo y ahora se están acercando”, contó Artaza. Consideró que “pusimos a la oposición en la agenda de Corrientes”, en donde –agregó– se empiezan a hacer palpables las medidas de ajuste fruto del acuerdo con el FMI como, por ejemplo, el parate en la obra pública.

Terminado el encuentro aceptaron la invitación de Peppo y de Capitanich, por separado, para cruzar hasta Resistencia para conversar con ellos. En ambos encuentros hicieron un repaso de la actualidad nacional y, en especial, la del peronismo. Peppo se detuvo en el relato de los problemas de la gestión local. Con Capitanich, en cambio, el diálogo se centró más en lo político. 

El intendente de Resistencia es uno de los impulsores del grupo “Hay 2019” que hizo un primer encuentro en San Luis con el gobernador Alberto Rodríguez Saá como figura principal y la semana pasada repitió en Lomas de Zamora, con la participación de Hugo y Pablo Moyano, entre otros. De los tres reagrupamientos del PJ aparece como el más identificado con el kirchnerismo así como el sector “Gualeguaychú” que coordina Miguel Angel Pichetto es el más anti-K. En el medio de ambos, la mesa de unidad –incluso con algunos integrantes que participan de esos otros grupos como Agustín Rossi (estuvo en San Luis) y Daniel Arroyo (fue a Gualeguaychú)– surge como el nucleamiento más abarcativo. 

Una coincidencia del diálogo que mantuvieron con Capitanich –del que también participaron dirigentes chaqueños– giró sobre la idea de la necesidad de una gran primaria abierta en 2019 de la que puedan participar todos los sectores que se oponen a las políticas de Cambiemos. Pero en el caso de que eso no sea posible debido a las diferencias internas, otra alternativa es propiciar que en agosto del año que viene se hagan primarias en las tres fuerzas en las que está dividido el peronismo para así “maximizar” el voto opositor. La evaluación que hicieron es que si Unidad Ciudadana, el Peronismo Federal y el Frente Renovador van a elecciones internas al mismo tiempo concentrarán gran parte de la atención del electorado. El objetivo es evitar que Cambiemos llegue al 40 por ciento en la primera vuelta y derrotarlo en el ballottage, convirtiendo la elección general en una PASO entre los candidatos opositores.

Pero para eso todavía falta bastante. Mucho antes será el encuentro que harán en Chaco con la mesa de unidad, al que se podría agregar otro en Misiones, en donde también mostraron interés. El de Chaco se haría en agosto –se barajó el sanmartiniano 17 de agosto– pero Capitanich debe coordinar la fecha con otras actividades similares que también tiene en agenda para la unidad de las centrales obreras y con organizaciones de la economía popular. 

“Pudimos debatir el escenario económico, político y social de la Argentina en esta coyuntura y su proyección hacia 2019. Lo que planteamos es un núcleo de coincidencias esenciales que tiene que ver con la necesidad de sumar actores para la construcción de una gran primaria en 2019. Si todos los actores que forman parte de este gran espacio del campo nacional, popular y democrático pudieran converger en una gran primaria sería el escenario deseable porque eso implicaría maximizar los votos de la oposición y generar un procedimiento que garantice la legitimidad de origen para la elección del liderazgo”, resumió Capitanich lo conversado y la hoja de ruta para lo que sigue.