| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 05 de julio de 2018
Aseguran que Nahir Galarza "ni se inmutó" al conocer el fallo (condena en Entre Ríos)
NahirGalarza

Un día después de que el Tribunal de Gualeguaychú condenara a prisión perpetua a Nahir Galarza por el asesinato de Fernando Pastorizzo, convirtiéndola en la mujer más joven en recibir la pena máxima, la muchacha de 19 años pudo reencontrarse con su familia.

Marcelo Galarza ingresó junto a su esposa, Yamina Kroh; una tía materna; la psicóloga Graciela Tobar, que trata a la joven desde marzo pasado, y dos menores de edad, entre ellos, el hermano de Nahir.

Dos horas y media después, la familia Galarza salió de la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguaychú y caminó en total hermetismo hasta su automóvil.

"Nahir está tranquila", revelaron fuentes policiales a LA NACION. Anteayer, poco después de que el juez Mauricio Deruddi leyera el veredicto del tribunal, su abogado defensor -Rubén Germanier- fue el encargado de darle la peor noticia. Pero Nahir "ni se inmutó", según trascendió el martes por la tarde. Solo se limitó a preguntar: "¿Cómo sigue todo?".

La confirmación de la defensa de Nahir acerca de que van a apelar la condena "en todas las instancias que permita la ley" alimenta las esperanzas de la joven y de su familia. "Esto recién empieza", vaticinó la madre inmediatamente después de conocerse el fallo, mientras que su padre reprochó: "Espero que estén contentos con este circo. No creo en una perpetua, me parece todo una barbarie".

La pregunta de Nahir a su abogado poco después de la lectura del veredicto rebota en las paredes del esquema del que la familia Galarza pretende no apartarse ni un milímetro. No hay aparente culpa o arrepentimiento.

"La veníamos preparando para lo peor; le explicamos que se trata del primer tiempo del partido, hablando en términos futbolísticos. Le explicamos que a veces la Justicia también se equivoca y que vamos a ir a donde se tenga que ir para que se reconozcan los derechos que le han sido vulnerados", sostuvo Horacio Dargainz, el abogado que ha entablado el vínculo más cercano con Nahir dentro de su defensa técnica.

En la fría siesta de ayer, Nahir volvió a reunirse con su psicóloga y se abrazó a sus padres y a su hermano, ya con la certeza de que la espera por delante el largo camino que comenzó a transitar aquella madrugada del 29 de diciembre en que le arrancó la vida a su novio.


Otro de los integrantes del equipo que compone el plantel defensor de Galarza, el abogado José Ostolaza, aseguró a LA NACION: "Esperamos al 24 de julio para conocer los fundamentos del tribunal. Creo que a los jueces no les dio el piné para abordar en profundidad lo que esta causa implica, porque yo todavía no puedo creer que no consideren violencia de género el permanente acoso que Pastorizzo ejercía sobre Galarza".

Y agregó: "¿Puede alguien creer que tres lesiones en un mes, que cientos de llamadas en pocos días pueden ser hechos ser violencia aislados?".

El abogado de Galarza sumó críticas a las supuestas conductas de la víctima: "En ningún momento negamos el vínculo, lo que dijimos es que no eran pareja. Pastorizzo se drogaba, no estudiaba, tenía todo el día para molestarla. Mi defendida, por el contrario, es una chica bonita, que tenía planes, que estudiaba abogacía. Lo que ocurrió es que se cansó de la violencia y los maltratos de Pastorizzo".

Anticipó que, en caso de no prosperar las apelaciones, están decididos a presentar el caso en tribunales internacionales. "Me están llamando de todas partes del mundo, de Colombia, de los Estados Unidos, porque no pueden creer la manera en la que falló el tribunal, en contra de lo que dicen todos los tratados internacionales que plantean claramente la defensa de los derechos de las mujeres. Por eso vamos a apelar y vamos a ir a los estrados internacionales de ser necesario", comentó Ostolaza.

Mientras la defensa estudia las alternativas, que van desde el pedido de prisión domiciliaria hasta la presentación del caso ante organismos internacionales, Nahir permanecerá detenida en la Comisaría del Menor y la Mujer de la ciudad del sudeste entrerriano, a escasas cuadras de donde cometió el crimen.