| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Martes 24 de julio de 2018
Con Cristina Kirchner en escena, el PJ no K busca consolidar el armado de gobernadores (recuerdan encuentro en Entre Ríos)
SergioUñacGobernador
Sergio Uñac, gobernador de la Provincia de San Juan. (Foto Lucia Merle).

Es -y no lo oculta- un jefe silvestre y por eso, el peronismo no Keligió San Juan, dominio de Sergio Uñac, como destino para su próxima escala en el raid de cumbres montadas para dar volumen a un armado 2019.

Siempre cauto, Uñac habla dos idiomas: en público dice que no se anota en la maratón presidencial -que quiere reelegir en su provincia- pero, a la vez, teje vínculos con caciques del PJ bonaerense muy próximos a Cristina de Kirchner.

Uñac tiene a sus legisladores, salvo José Luis Gioja y Daniela Castro, en los interbloques Argentina Federal, junto a los demás gobernadores del PJ. Pero su autonomía es vista con cierta desconfianza por otro jefes territoriales.

Por eso, luego de pasar por Córdoba, Entre Ríos, Salta y Tucumán, el desembarco del grupo en San Juan completa un ciclo y, a la vez, apunta a consolidar el un armado del peronismo del interior sobre una base todavía firme: no hablar de candidatos.

Esa regla no escrita resulta esencial para evitar chispazos antes de tiempo. Después se verá, avisan desde ese ensamble donde mencionan, generosamente, como postulantes a Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa, José Manuel De la Sota y, entre otros, a Miguel Angel Pichetto.

Apenas arranque agosto, diputados del peronismo no K se juntarán en San Juan con Uñac como hicieron en las últimas semanas con el cordobés Juan Schiaretti y el tucumano Juan Manzur.

El gobernador oficiará de anfitrión durante todo el día de un contingente múltiple: estarán el salteño Pablo Kosiner, el bonaerense Eduardo "Bali" Bucca -interlocutor del peronismo con Marcelo Tinelli-, los entrerrianos Juan José Bahilo y Mayda Cresto, el tucumano Pablo Yedlin y, entre otros, la chaqueña Inés Pertilé.

Gualberto Allende, el diputado uñaquista que aparece como gerenciador de la juntada, anota además la presencia de referentes del Frente Renovador massista como Graciela Camaño y Marco Lavagna.

En simultáneo, Rubén Uñac, el hermano senador, tiene la misión de sumar a algunos de sus pares y vecinos en la Cámara alta nacional.

El mundo Uñac está hiperactivo. Días atrás, el gobernador tuvo cumbres reservadas con referentes del PJ del conurbano: el eje Matanza que comandan Verónica Magario y Fernando Espinoza, y un scrum de alcaldes que comparten, entre otros, Martín Insaurralde, Gustavo Menéndez y Fernando Gray.

Esas dos mesas tienen matices pero comparten una mirada: la figura más taquillera en la provincia es Cristina y cualquier plan del PJ para recuperar la gobernación el año próximo debe incluir a la ex presidente.

También están hermanados en una crítica: que los gobernadores peronistas del interior arman alquimias y aventuras presidenciales sin escuchar ni invitar al PJ bonaerense que, dicen en el conurbano, tiene como expresión a los intendentes.

La avanzada K para replicar franquicias de Unidad Ciudadana en el resto del país tiene, como lado B, que el bloque de gobernadores trata de anudar un acuerdo entre las provincias gobernadas por el PJ.

El primer paso fue una cumbre en Gualeguaychú, Entre Ríos, y siguieron juntadas en Córdoba, Tucumán y Salta. El eje es legislativo: las bancadas de diputados y senadores que integran los interbloques Argentina Federal, donde confluye el PJ territorial, sobre todo del interior.

El kirchnerismo apunta, ahora, a sembrar franquicias de Unidad Ciudadana (UC) por todo el país como parte de un operativo para ordenar a los sectores que reportan a Cristina. El 3 de agosto, habrá un acto de lanzamiento en Córdoba, zona hostil para los K, anticipo de un encuentro más grande en Ensenada el 11 de agosto.

Todo tiene la misma raíz: agitar el regreso de Cristina.

La batalla más dura es, sin embargo, en Buenos Aires, donde Cristina alineó a casi todo el peronismo en 2017 y terminó segunda con casi 38% de los votos. Tanto Massa como Florencio Randazzo, las versiones del PJ bonaerense ligadas a los gobernadores, son expresiones hoy minoritarias.