| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 02 de agosto de 2018
Aborto: mini victoria del “no”; el “sí” busca dar vuelta a “par mágico” (advertencia de senador entrerriano)
SenadoAborto

Los senadores que buscan avanzar con la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) hasta la semana 14 empujaron ayer, sin éxito, un dictamen con cambios para mantener la supervivencia del proyecto. De esta manera el próximo miércoles se discutirá en el recinto la iniciativa que vino de Diputados y ahora, quienes están a favor del "sí" apuntan a convencer no sólo a dos de los tres indecisos que queda contabilizar, sino también a lo que comenzó a denominarse el "par mágico", es decir, a dos legisladores que dudan sobre el rechazo pleno a la iniciativa. Más allá de la trifulca reglamentaria que se dio ayer durante ante el plenario de las comisiones de Salud; Justicia y Asuntos Penales; y Asuntos Constitucionales de la Cámara alta, y en medio de un escenario actual de desventaja consolidada, el proyecto podría recibir cambios en el recinto, siempre y cuando quienes están a favor del "sí" -32- logren quebrar un piso de 35 votos en contra hasta el cierre de esta edición. Veamos:

La senadora puntana María Eugenia Catalfamo no estaría el próximo miércoles -tiene pedido de licencia ante inminente maternidad-, y la neuquina Lucila Crexell adelantó su abstención. Entonces, sin contar estos dos votos, y en un recinto con 70 senadores, el rechazo contaría como mínimo con el desempate de la titular del cuerpo, Gabriela Michetti. A partir de ahora, y sobre todo en la sesión, se convertirá en crucial cualquier abstención o ausencia de ese sector.

"Entiendo que los que apoyan hicieron un trabajo delicado de técnica legislativa para conseguir modificaciones y sumar al 'sí' a quienes pidieron modificaciones. Se convenció también en ese sentido a las organizaciones que impulsan desde hace años la ley, que estaban reacios a retoques que no modifican el espíritu de la iniciativa, y presentaron un dictamen que los del "no" no quisieron aceptar, ya que ellos no presentaron ningún despacho porque perdían. Pero, ¿quién asegura que los 35 supuestos rechazos estén ratificados? Hay un 'par mágico' que en reuniones privadas te dicen que ´sí´ y en otras, que 'no'. Entonces, se acabó la técnica legislativa y arrancó la política. Queda una semana...", deslizó un experto operador de peripecias en el Congreso a Ámbito Financiero. Incluso, un senador oficialista dijo a este diario que existen más titubeos en algunos despachos.

Durante el plenario realizado ayer hubo una fuerte discusión sobre la viabilidad del dictamen que propuso el sector a favor de la ley. El jefe del PJ, Miguel Pichetto, apuntó al artículo 180 para contabilizar las firmas de todas las comisiones, siempre y cuando hubiese quórum en cada una de ellas. Quienes rechazan el proyecto tenían preparada una estrategia que fue craneada durante la noche del martes último en el despacho del senador papal Esteban Bullrich (PRO): allí, un grupo de más de 15 legisladores de diferentes partidos -excepto el cristichavismo- hizo cuentas y evaluó que los del "sí" no llegarían a las firmas necesarias para lograr un despacho de mayoría. Para que eso sucediera, ellos tenían que proponer ningún dictamen y hacia allí fueron.

Ya en el plenario, Pinedo le contestó a Pichetto que lo que valía era el artículo 105 del reglamento, que deja en claro que "para emitir dictamen sobre un asunto sometido a consideración de una o más comisiones, se requiere la firma de por lo menos más de la mitad de los miembros que reglamentariamente integran cada una de ellas". Luego, agregó: "De todas maneras, acá no hay ningún problema de chicana o algo así porque la Cámara ha votado esta cuestión en el recinto con o sin despacho de comisión, así que el proyecto -de Diputados- se va a tratar de todas maneras en el recinto".

"Vamos a emitir dictamen, vamos a ponerlo a las firmas y si ese dictamen en la sumatoria final tiene más de la mitad de los integrantes de las tres comisiones, es válido", replicó el jefe del PJ. El también justicialista Dalmacio Mera, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, argumentó que no regía el artículo 180 del reglamento ya que éste se refiere a cuestiones de "delegaciones" de proyectos, es decir, una vez votados de manera general en el recinto. "Cuando hay problema de interpretación, se recurre a votación en general en el recinto para ordenar el debate", remató el también PJ José Mayans, que luego se cruzó con el líder del bloque, quien a su vez acusó de "especular" para "llevar la ley de Diputados para que no haya modificaciones".

"Me impresiona bastante que los legisladores de Diputados o esa mayoría ajustada hayan actuado en este proyecto como si fueran los primeros legisladores del mundo, como una especie de 'Adán y Eva' de la legislación, como si no hubiera nada en el Derecho atrás de ellos", disparó el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (PRO). Después manifestó su asombro "al ver el artículo 75 de la Constitución Nacional, que habla de protección del niño desde el embarazo", y recordó pactos con rango constitucional -como por ejemplo, el de San José de Costa Rica- que defienden la vida desde la concepción. El presidente de la Comisión de Justicia, Pedro Guastavino (PJ), recogió el guante y aseveró: "Habíamos advertido que íbamos a emitir dictamen y me parece bárbaro generar un debate pero estamos equivocando el sentido de este plenario, porque lo vamos a dar en el recinto. No quiero cortarle la palabra a nadie pero emitamos dictamen y dejemos el debate para el recinto".

Bullrich solicitó recurrir a la matemática para despejar dudas. "Lo que plantea Pinedo es que para que haya despacho se necesitan 10 firmas en Asuntos Constitucionales, 9 en salud y 9 en Justicia", indicó. Esa cuenta daba un total de 27 rúbricas y quienes procuraban la emisión de un dictamen, tras dos horas pactadas para juntarlas, consiguieron 26, ya que en Asuntos Constitucionales sumaron 9 rúbricas. Claro está, aún sin un despacho de quienes rechazaban la ley, que comenzaron a regodearse por la aplicación sin fisuras del plan pergeñado la noche anterior.

"Acá hay un solo dictamen, el otro sector no tiene dictamen. Digan que quieren mantener el debate sobre la media sanción -de Diputados-, ya que nosotros hemos expresado un número importante. Del otro lado no hay nada, sólo la negativa y el rechazo. Terminemos con esta discusión y no nos subestimen la inteligencia", gatilló Pichetto. Mayans respondió: "Los que no estamos de acuerdo no tenemos ninguna obligación de emitir ningún tipo de despacho porque los que sostienen esta aberración constitucional saben que viola la Constitución".

Con la sumatoria de firmas insuficientes (26), el presidente de la comisión de Salud y moderador del plenario, Mario Fiad (UCR-Jujuy), dio por terminada la reunión. En caso de conseguir el quiebre de dos o tres votos, quienes empujan la ley IVE tendrán como única opción la de aprobar en general el proyecto de Diputados y luego, en la discusión en particular, hacer los cambios pertinentes. La cuestión de debatir el tema en el recinto el próximo miércoles fue saldada semanas atrás, con una moción de preferencia con o sin dictamen, pese a que desde sectores del rechazo operaban anoche con no dar los dos tercios de los votos para activar el tratamiento.

Para la discusión en el recinto también queda pendiente, incluso antes de la votación de la propia ley, si el dictamen que empujó ayer el sector del "sí" fue válido. La reinterpretación del recinto como órgano rector mayor de la Cámara podría anticipar el destino de la iniciativa.