| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 02 de agosto de 2018
Aborto: un mes de polémicas, cruces y faltazos antes de la votación en el recinto (el pedido del entrerriano Guastavino a sus pares)
SenadoAbortoComisionGuastavino

El debate en comisión del proyecto legalización del aborto llegó a su fin, sin dictamen, después de un mes de reuniones en las que expusieron más hombres que mujeres, varios senadores estuvieron ausentes, algunos no invitaron especialistas y hubo cambios a contrarreloj, cruces y momentos incómodos, a pesar del intento de los organizadores de mantener una discusión de perfil bajo.

Las reuniones con expositores se celebraron los martes y miércoles a partir del 10 de julio (el 3 fue el primer encuentro, destinado a organizar la dinámica). Como los martes solo se sesionaba media jornada porque "muchos senadores llegaban de sus provincias al mediodía", según una fuente de la comisión organización, en total se discutió unas 40 horas.

Los expositores en el Senado fueron principalmente médicos, abogados constitucionalistas y activistas de género. En Diputados el perfil de los invitados había sido más variado -hubo, también, actrices y periodistas reconocidos-. Y el equilibrio de género entre ambas cámaras fue opuesto: en la Cámara alta expusieron más invitados hombres (61) que mujeres (60), cuando en la Cámara baja fueron 476 mujeres y 271 hombres.

Cuestión de tiempo

En el primer tramo del debate los senadores habían presentado unos 250 expositores, demasiados si se tenía en cuenta el escaso tiempo disponible para el debate, que debía finalizar el 31 de agosto. Por ejemplo, el peronista Miguel Pichetto, a favor del aborto legal, había presentado 15; el oficialista Federico Pinedo, que votará en contra, ocho.

Ante la sobreabundancia de invitados, los presidentes de las comisiones organizadoras, Dalmacio Mera (Asuntos Constitucionales), Mario Fiad (Salud) y Pedro Guastavino (Justicia) pidieron a los senadores, a través de una nota, que "se pusieran de acuerdo" para que los expositores fuesen, en total, 140.

También exigieron que se repartiera en partes iguales la cantidad de expositores que hablarían a favor y en contra del aborto legal. Esto despertó suspicacias en algunos despachos, donde interpretaron que se había presentado mayor cantidad de expositores "verdes" que "celestes". Los organizadores aseguraron a LA NACION que el único motivo fue la organización del tiempo.