| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Martes 09 de octubre de 2018
“Mira hacia el futuro y no al pasado” (referencia al entrerriano Frigerio)
FrigerioFaure

Tras la reunión de Gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, evaluó el resultado del escrutinio en el país vecino sin poder ocultar su simpatía por el candidato de la ultraderecha, Jair Bolsonaro. Según la evaluación del canciller, el electorado brasileño mostró “un posicionamiento que mira hacia el futuro y no hacia el pasado”, pese a las expresiones antidemocráticas, xenófobas y homofóbicas de Bolsonaro durante la campaña. El ex militar obtuvo el 46,03 por ciento de los votos y quedó muy cerca de consagrarse como presidente de Brasil en el ballottage previsto para el 28 de octubre. Faurie, quien dio una conferencia de prensa junto al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, fue el primer funcionario de alto nivel del gobierno nacional en opinar acerca del nuevo mapa político del país vecino, el principal socio comercial y en el Mercosur. 

En ese sentido, el canciller destacó la relevancia de las elecciones en Brasil y señaló el interés por “consolidar la institucionalidad brasileña” y el desarrollo económico “no solo en beneficio de los brasileños sino de la región”. 

El canciller hizo hincapié en el interés con el cual la diplomacia argentina siguió “en los últimos dos o tres años las distintas instancias en la vida política brasileña”. En ese período indicado por el embajador ocurrió el golpe institucional contra la presidenta Dilma Rousseff, quien fue sucedida por su vicepresidente Michel Temer. Tras el impeachment –en el que Bolsonaro votó a favor reivindicado al militar que torturó a Rousseff cuando era una joven militante–, la por entonces canciller Susana Malcorra fue la primera en reconocer al nuevo gobierno y Macri el primer mandatario en recibir oficialmente a Temer. 

“El resultado de ayer fue un resultado claro, nítido en el que se expresó el pueblo brasileño”, insistió Faurie, quien señaló a Bolsonaro como la “nueva figura que emerge dentro de la vida política brasileña”. “Los brasileños hicieron su ejercicio democrático con total libertad y con un posicionamiento que mira hacia el futuro y no hacia el pasado”, concluyó el embajador, quien destacó la victoria del partido de Bolsonaro sobre el postulante del Partido de los Trabajadores (PT), cuyo candidato original, el ex presidente Lula Da Silva, no pudo competir porque fue enviado a prisión. 

Luego Faurie indicó que Macri aún no se comunicó con ninguno de los dos candidatos y que el objetivo es mantener hasta el ballottage un diálogo tanto con la fuerza de Bolsonaro como con el PT, que llega a la segunda vuelta con la candidatura de Fernando Haddad, que obtuvo el 29,3 por ciento de los votos. Añadió no obstante que “es tradición que en el período que media entre elecciones y la asunción del mando se genere un diálogo para la evolución”, y para un análisis del “futuro de las relaciones bilaterales” y –acotó el canciller– “no descartamos que se pueda generar”.

El canciller reveló que el análisis de las elecciones en Brasil se había llevado gran parte de la reunión de gabinete. “No sólo dedicamos gran parte de la reunión a analizar las elecciones por la vinculación que tenemos con el país vecino, con quien tenemos una gran relación histórica, sino porque participamos ambos de un proceso de integración que hace de los resultados de ayer un asunto particularmente significativo”, añadió. El canciller opinó que resultado electoral de ayer en Brasil “fue claro y nítido” y, que en la segunda vuelta, el 28 de octubre, Argentina augura que el ganador “sea aquel que le permita a Brasil consolidar su democracia, su institucionalidad y su economía”.

En tanto, el diputado oficialista Alfredo Olmedo, quien se encuentra en Brasil, también celebró la performance de Bolsonaro y fue un poco más allá. “Es lo que vengo pidiendo para la Argentina. Orden, respeto y género: hombre y mujer”, advirtió Olmedo en diálogo con A24. “Me siento y soy evangélico igual que él. El miedo a Dios tiene que volver a la Argentina”, concluyó.