| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Viernes 09 de noviembre de 2018
Kirchnerismo “vintage”, modelo Néstor: regresos al PJ, ahora esperan a Massa (asistió el entrerriano Urribarri)
urribarrimesapj

Kirchnerismo modelo 2007, presidencia de Néstor, antes de la llegada de Cristina al poder. Hugo Moyano, Felipe Solá y Héctor Daer regresaron ayer a la mesa de acción política del PJ que, con la reconciliación entre la expresidente y el Movimiento Evita, reconstruye el bloque de unidad peronista que acompañó al ex presidente en el mandato iniciado en 2003. Los que se fueron, volvieron solos, sin que los llamen, con un sólo objetivo: evitar la reelección de Mauricio Macri.

Al Instituto Patria, donde la senadora de Unidad Ciudadana teje la reconstrucción del pan peronismo, también acudió el Movimiento Evita de Emilio Pérsico. Cristina decretó una amnistía generalizada para la dirigencia peronista para sumar caudal político, y electoral, de cara a las presidenciales 2019. Ayer, en la sede del PJ nacional, terminó de abrochar vía José Luis Gioja el regreso formal de Moyano, Solá y el triunviro Daer. Este sindicialista, uno de los jefes de la central obrera, al igual que Solá habían fugado hacia el massismo. El ex gobernador de Buenos Aires fue el pionero de este grupo en abandonar el kirchnerismo. Renunció al Frente para la Victoria en diciembre de 2008 cuando votó en contra de las retenciones móviles al campo. Se mantuvo en la Cámara baja como jefe de un bloque del peronismo disidente y en 2017 encabezó la boleta de candidatos a diputados del Frente Renovador.

La salida de Solá y la conformación del Peronismo Federal inspiró a Massa para pegar el salto. En 2009, el entonces jefe de Gabinete dejó el Gobierno nacional y regresó a Tigre para liderar el G-8, un grupo de alcaldes rebeldes del conurbano que integraba junto a Joaquín de la Torre (San Miguel) y Jesús Cariglino (Malvinas Argentina), entre otros. Dos años más tarde, en el inicio del segundo mandato de Cristina, se alejó Hugo Moyano. El camionero renunció a los cargos en el Partido Justicialista y acusó públicamente a la expresidente de quedarse al menos con 12 mil millones de pesos de las obras sociales. Le exigió su devolución y calificó al justicialismo de "cáscara vacía".

Recién en junio del 2016 se produjo otro desprendimiento. Los jefes del Movimiento Evita, Pérsico y Fernando "Chino" Navarro, rompieron también con el cristinismo con la victoria de Macri, y de María Eugenia Vidal, ya consumada a nivel nacional y bonaerense. Los seis diputados del Evita se separaron del Frente para la Victoria y formaron una nueva bancada. Hace dos semanas, ese pelotón se funcionó con Solá y con Facundo Moyano para formar un interbloque que comenzó a articular política con Cristina. La primera medida fue votar en contra del Presupuesto.

Al nuevo esquema de unidad de Cristina, con Moyano, Solá, la CGT de Daer y el Evita, le falta ahora sumar a Massa. El exintendente de Tigre por ahora mantiene una distancia prudencial e intenta armar un polo peronista alternativo junto a Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Pichetto. Otros gobernadores peronistas, como el sanjuanino Sergio Uñac, desdoblaron las elecciones en sus provincias para despegarse de la disputa nacional y evitar pegarse a Cristina durante la campaña. Su prioridad es renovar mandato en las provincias.

Ayer en la sede del PJ, la Mesa de Acción Política ampliada propuso la constitución de un frente electoral "patriótico" junto a otros partidos para enfrentar a Macri. Sin embargo, en el segundo piso de la histórica sede partidaria, Moyano no ocultó sus diferencias con Daer y sin nombrarlo advirtió: "Cada uno actúa de acuerdo a lo que dicta su conciencia. Si él cree que puede lograr a través de la discusión (con el Gobierno) el objetivo que perseguimos todos, eso depende de él, no de mí". El sindicalista de Sanidad ya se había retirado para asistir a una reunión del Consejo Directivo de la CGT en la sede de la Calle Azopardo, con la mirada puesta en el bono de 5.000 pesos que esa central negociaba con el Gobierno. 

Consultado acerca del rol que debería ocupar Cristina Kirchner en el armado electoral del PJ y fuerzas afines, el extitular de la CGT destacó que será en "el lugar que decida ella y el lugar que decidamos entre todos". "Si se le requiere que esté adentro y ella quiere estar adentro, estará adentro. Pero no podemos hablar de candidaturas, recién estamos empezando a hablar de la unidad", dijo.

Solá destacó que en los últimos meses el peronismo logró "una enorme dinámica hacia la unidad". "El sentimiento de la unidad crece y se fortalece", festejó el diputado de Red por Argentina, al tiempo que el presidente del PJ, Gioja, resaltó que Cristina Kirchner "es tal vez la referente más importante de la oposición" y que por ende "se le reconoce la importancia" de lo que representa a nivel político. Del cónclave participaron también, entre otros, Daniel Scioli, Fernando Espinoza, José Mayans, Sergio Urribarri, Ginés González García, Antonio Caló, Cristina Álvarez Rodríguez, José Mayans, Fernando "Chino" Navarro, Julián Domínguez, Víctor Santamaría, Eduardo "Wado" de Pedro, Silvina Frana, Omar Plaini, Leonardo Nardini y Gustavo Menéndez.