| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 26 de noviembre de 2018
El peronismo federal le quiere disputar el “sello” del PJ a los K (recuerdan encuentro en la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires)
bordetmassapichettogobernadores

- Esta foto la tiene que mirar Servini y preguntarse ¿dónde está el peronismo?

La foto, esa foto, es la que se sacaron el miércoles en la casa de Entre Ríos, nueve gobernadores -ocho de ellos peronistas-, Miguel Angel Pichetto y Sergio Massa, la mesa ampliada del PJ Federal.

El desafío lo lanza uno de los cumbristas y explora, como lo hicieron ante Clarín otros dos participantes, un objetivo logístico: retomar, con la brújula orientada a la presidencial 2019, la pulseada por el sello partidario.

La novedad es que, además de la batalla simbólica por el "peronismo", el PJ federal -autodenominado Alternativa Federal- apunte, también, a tratar de administrar el instrumento electoral, en manos de sectores cercanos a Cristina Kirchner.

Tras el interinato interventor de Luis Barrionuevo, ordenado por María Romilda Servini de Cubría, el PJ volvió a manos de la cúpula que preside José Luis Gioja y sumó a Hugo Moyano, Felipe Solá y, entre otros, Héctor Daer.

"La mayoría de los gobernadores de este espacio presiden el PJ de sus provincias", arguyó un operador del G-11 y citó que Pichetto capitanea el bloque de senadores peronistas y que en Diputados hay dos bancadas que reúnen casi 50 diputados del PJ.

Ese planteo supone que hay más peronismo en el PJ Federal que en el PJ que tiene la llave de la calle Matheu y siembra la intriga, más desde la política que desde lo jurídico, respecto a que podría solicitar que Servini de Cubría desempolve el expediente intervención.

La jueza ordenó el 9 de abril la intervención del partido y designó como interventor a Barrionuevo. Tres meses después, la Cámara Nacional Electoral (CNE) desarticuló, con un escrito lapidario, la medida.

Cinco semanas atrás, Eduardo Duhalde pasó por los tribunalesde 25 de mayo y sondeó a los camaristas sobre si había margen para otra presentación.

El ex presidente indagó sobre en un flanco que ahora invocan desde el peronismo F: que la CNE anuló la intervención pero le pidió a la jueza que investigue sobre inconsistencias en el manejo del partido. La interpretación libre es que podría, llegado el caso, dictar otra medida similar.

El miércoles, en la casa de Entre Ríos, el tema apareció en el corro. La fantasía es tener el manejo del partido para ordenar una primaria en la que, según la tesis incendiaria de Pichetto, Cristina no debería participar porque su partido es Unidad Ciudadana.

De mínima, el objetivo es que, como ocurrió en las presidencial de 2003, ningún espacio pueda usar el sello del PJ. Por entonces, con tres peronistas en carrera -Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saá y Néstor Kirchner- se pactó que no habría representante formal del peronismo.

Ahora la discusión es otra. El escenario -que se acerca o se aleja según el día- de una PASO grande del panperonismo le da importancia al control del partido porque es, en definitiva, el encargado de organizar, con su propia junta electoral, su primaria.