| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 31 de diciembre de 2018
Disputa electoral: el Gobierno no quiere internas, pero serán inevitables en varias provincias (candidaturas en Entre Ríos)
MacriSica

En los despachos más importantes de la Casa Rosada -sobre todo en el del jefe de Gabinete, Marcos Peña , y el del ministro del Interior, Rogelio Frigerio - se repasan una y otra vez las fechas del calendario electoral 2019 , que estará lleno de desafíos provinciales y que culminará con las elecciones presidenciales en octubre. Diez meses antes del gran desafío, los principales referentes de Cambiemos en su mesa nacional -Peña y Frigerio, pero también Humberto Schiavoni, los radicales Alfredo Cornejo y José Cano , y los "lilitos" Maximiliano Ferraro y Maricel Etchecoin- delinean la oferta del oficialismo, aunque el objetivo de ahorrar esfuerzos y llegar con listas unificadas por consenso no se logró hasta el momento en un puñado de distritos, que deberán resolver sus internas vía elecciones internas o en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO). El caso testigo, hoy complicado, pero que puede ordenar la oferta de Cambiemos en todo el país, es el de la provincia de Córdoba. Allí, los radicales Mario Negri y Ramón Mestre se disputan la candidatura a gobernador con el macrista Héctor Baldassi y el hoy funcionario nacional Luis Juez , en un menor pero trascendente segundo plano. Hasta el momento, será el mecanismo de internas semiabiertas (no pueden participar afiliados a otros partidos) de febrero próximo el que definirá quién enfrentará al gobernador peronista y candidato a la reelección Juan Schiaretti el 12 de mayo. Si el oficialismo lograra evitar la interna en Córdoba, el antecedente podría servir - especulan en Balcarce 50- para desinflar otras dos elecciones muy disputadas: la de Tucumán y la de La Rioja.

En Tucumán, al radical José Cano (respaldado por Peña) se le sumaron el exintendente capitalino Domingo Amaya, la senadora Silvia Elías de Pérez y el exministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay. Sin la herramienta de las PASO provinciales, al igual que en Córdoba, los cuatro postulantes deberán ponerse de acuerdo o armar una interna. En La Rioja, donde sí cuentan con el recurso de las internas, el radical Julio Martínez y el intendente de la capital, el peronista Alberto Paredes Urquiza, compiten para ser el candidato de Cambiemos en esa provincia.

En Entre Ríos, que tendrá PASO el 14 de abril, hay una incógnita central: la de la candidatura a gobernador del ministro del Interior. El diputado radical Atilio Benedetti tiene el apoyo partidario para postularse, y en caso de que Frigerio no sea finalmente el candidato, suena el nombre del intendente macrista Gustavo Hein. "Va a hacer lo que decida el Presidente", afirmaron cerca de Frigerio sobre el papel del ministro en el esquema electoral del Gobierno.

La interna asegurada es la de La Pampa, con el diputado radical Daniel Kroneberger y el exsecretario de Deportes Carlos Javier Mac Allister. El radical y el macrista competirán por la postulación a gobernador el 17 de febrero. No será, por lo visto, una interna apacible: mientras desde la Casa Rosada explican que Kroneberger está mejor posicionado "porque no defiende al Gobierno", en la UCR aseguraron a LA NACION que "Kroneberger votó siempre los proyectos del oficialismo" y que "tiene su visión, defendiendo los intereses de la provincia". En Santa Fe, en tanto, el intendente de la capital, el radical José Corral, se prepara para ser candidato, con el aliciente de algunas encuestas recientes que lo muestran cinco puntos por encima de Antonio Bonfatti, del Partido Socialista, y algo más lejos del senador peronista Omar Perotti. Pero el macrista Federico Angelini también tiene intenciones de participar de las PASO, previstas para el 28 de abril. "Corre de atrás", reconocen en el Gobierno.

Disputa áspera

En Catamarca, con fecha de elecciones aún por definir, avanza la candidatura a gobernador del médico Rubén Manzi, viejo militante de ARI de Elisa Carrió. De todos modos, el radicalismo podría presentar un candidato y también podría sumarse algún peronista como Dalmacio Mera, afirman fuentes del oficialismo, para intentar derrotar al PJ que gobierna la provincia, hoy al mando de Lucía Corpacci. En Salta, con PASO el 11 de agosto, en coincidencia con las elecciones nacionales, el intendente capitalino, Gustavo Sáenz, competiría contra el legislador macrista Martín Grande. La intención de evitar esta seguidilla de elecciones internas se traslada a varias intendencias de la provincia de Buenos Aires, en la que el mandato es no habilitar peleas "fratricidas". Parece difícil, de todos modos, evitar una confrontación en Mar del Plata, donde ya están en carrera el actual intendente, Carlos Arroyo; la radical Vilma Baragiola y el exembajador en Uruguay y hoy diputado nacional Guillermo Montenegro, que ya trabaja en el terreno, equipo de campaña incluido, y que llega con el aval del Gobierno. En San Isidro, y con el respaldo de Marcos Peña, Ramón Lanús intentará el apoyo del Gobierno para pelearle la intendencia a Gustavo Posse, que maneja San Isidro desde hace 20 años, o a quien él designe como su candidato. Y también puede haber internas de Cambiemos en Ituzaingó y Merlo, aunque la premisa, repetida por los funcionarios que rodean a la gobernadora María Eugenia Vidal, es la de intentar un consenso a la hora de definir candidatos.