| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 07 de marzo de 2019
El PJ monta otro ritual de unidad pero con faltazos (el gobernador de Entre Ríos manda delegado a encuentro)
GiojaPeronismo

A Juan Domingo Perón le gustaba la ironía de que todos los argentinos eran peronistas aunque muchos no lo sabían. El peronismo actual, tras el sablazo de 2015, se enfocó en construir la unidad de lo propio que es, aunque suene contradictorio, parcial

Este jueves al mediodía, en el micro estadio de Ferro, el PJ que preside José Luis Gioja complirá otro ritual unionista y efecutará el trámite formal de autorizar alianzas electorales pero no habrá definiciones ni totalidades.

En la previa manda el poroteo sobre qué gobernadores dirán presente, los que pegarán el faltazo y cuál será la adhesión de los peronismos provinciales. Hay dos ausencias notificadas: Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey.

El cordobés y el salteño, además de patrocinar Alternativa Federal, tomaron distancia del partido. El "cordobesismo" hace muchos años y no intervino, ya, en el reordenamiento de 2016 del que sí formó parte el salteño.

En la reunión de la última semana, hubo una picardía contra Urtubey: según contó el portal Letra P, se comisionó a Jorge Taiana en la secretaria de Relaciones Internacionales, donde está designado el salteño. "No viene nunca", se argumentó.

Habrá, minoritarios y silvestres, delegados de esas provincias pero Schiaretti y Urtubey dijeron que no enviarán a los suyos. Otro gobernador del panperonismo ausente será Mariano Arcioni, de Chubut, pero no tiene congresales ni se asume, tampoco, como parte del PJ.

El eje Schiarerti-Urtubey-Arcioni refleja las provincias donde fracasa la unidad. En Chubut se rompió, en Córdoba parecía allanada pero se intoxicó y en Salta parece impracticable.

El caso cordobés es particular. Schiaretti puntea, con comodidad, mientras Cambiemos se enchastró con una interna áspera. El peronismo K parecía decidido a no estorbar en una eventual paliza del PJ a Cambiemos, a la espera de un guiño nacional: que el cordobesismo ayude a revertir los 72% del balotaje de 2015.

Pero Pablo Carro, diputado nacional por Córdoba, fue convocado desde el Instituto Patria y volvió a su provincia lanzado como candidato. Todo fue sorpresa. Hay charlas pero ninguna negociación pura y dura. El 13 de marzo vence el plazo para inscribir alianzas.

En Ferro estarán Martín Fresneda, peronista que preside un bloque provincial y Gabriela Estevez, diputada por Córdoba. Peronistas que no forman parte del PJ cordobés, que preside Carlos Caserio.

Pero para matizar esas ausencias, en el PJ hacen un mapeo donde figuran varios gobernadores que coquetean con el PJ Federal. El tucumano Juan Manzur, el chaqueño Domingo Peppo, el entrerriano Gustavo Bordet y Rosana Bertone, de Tierra del Fuego, mandarán delegados.

Tamibén aplica la lógica de entrecasa: Bordet negoció con el kirchnerismo, Bertone está en ese proceso, Peppo apura un arreglo con Jorge Capitanich y Manzur logró, de mínima, que Cristina se despegue de José Alperovich, duelista del tucumano.

Ninguno estará arriba del escenario pero, a modo de gesto, enviarán congresales que les responden. Habrá,, eso si, varios precandidatos: Felipe Solá, Agustín Rossi y Daniel Scioli, entre otros.

En esa juntada hubo referentes del Frente Renovador de Sergio Massa, algunos de los cuales repetirán hoy en Ferro donde bajo la advocación de Evita -en mayo se cumplen 100 años de su nacimiento-, los congresales autorizarán la conformación de una alianza electoral nacional para enfrentar a Mauricio Macri.

¿Un mensaje, por video, de Cristina Kirchner, la postulante que mejor rankea en el peronismo? Se especuló con eso a la vez que desde el planeta K se descartó que concurra Máximo Kirchner, que sí participó del Congreso del PJ bonaerense en La Matanza.