| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 07 de marzo de 2019
Gualeguay: un destino para combinar playa y aventura que vivió un carnaval con todo
CarnavalGualeguay

Visitar Gualeguay es sumarse a una oleada de naturaleza y tradiciones. Del 2 al 5 de marzo vivió un festejo con todo y es una escapada ideal que va más allá del carnaval y conjuga flora, fauna, deportes, playa y comidas típicas.

Las tendencias en turismo van hacia varios viajes cortos en el año (según explican desde la Secretaría de Turismo de la Nación): sin ir más lejos, el pasado fin de semana extralargo casi 2.2 millones de personas aprovecharon el Carnaval para viajar por el país. “Hay provincias como Salta, Jujuy, Entre Ríos y Tierra del Fuego que tuvieron una reservas y una ocupación por encima del 90 por ciento”, destaca Gustavo Santos, secretario de Turismo de la Nación. Y agrega: “El turismo es la actividad más federal de todas, llega a todos los rincones de Argentina y es fundamental para las economías regionales por ser un gran generador de empleo”.

Ubicada a unos 200 kilómetros de Buenos Aires, la ciudad “de la cordialidad”, como se bautizó a Gualeguay, está abierta a recibir a los turistas para sus escapadas.

Las propuestas pueden ser para dos o más días. Por ejemplo, las estancias son ideales para disfrutar del paisaje que Gualeguay despliega. Todas las de la zona cuentan con amplios espacios verdes y brindan la ansiada tranquilidad para los que se acercan desde las ciudades y buscan un descanso, un ambiente seguro y actividades de todo tipo. En Don Timo, por ejemplo, los visitantes pueden relajarse, caminar y refrescarse en la pileta. En La Esperanza tienen la posibilidad de degustar comida regional, pescar y hasta disfrutar de una sesión de masajes. Un clásico de estos lugares son las cabalgatas, que pueden realizarse en la estancia Las Colas. Allí también hay paseos en los que se pueden conocer las tareas de agricultura y ganadería que se desarrollan en el lugar.

Una de las opciones para el turista que quiere una experiencia campestre es la estancia La Esperanza. Se trata de un establecimiento agrícola-ganadero que se estableció a finales del siglo XIX. Allí prima el estilo italiano, con una casona con amplias galerías, situada en medio de un parque de camelias y palmeras. Desde cómodas hamacas se puede apreciar el paisaje y avistar las aves autóctonas del lugar. La estancia se dedica a la cría de ganado vacuno, ovino y de aves de corral. Además, a la siembra de pasturas con cultivos alternados de trigo y soja. Tiene seis potreros, corrales, mangas, balanza, cepo y otras instalaciones para el trabajo y el cuidado del ganado. También cuenta con una isleta con árboles de distintas especies autóctonas y una laguna de 2 hectáreas. El contacto con la naturaleza es total. Entre los deleites culinarios que ofrece se destacan el asado criollo, las pastas caseras, las cazuelas y los postres como el flan, el rogel y las peras al vino.

La cercanía con la naturaleza puede llevar no solamente a la contemplación o a las ganas de descansar mientras se respira el aroma del campo. Para algunos, puede ser sinónimo de aventura, y Gualeguay también puede encantar a los que buscan nuevas sensaciones. Los deportes náuticos tienen un lugar preponderante en la vida de la ciudad. Se puede practicar cabotaje, esquí, remo, windsurf, kayak y jet ski. Pero los más arriesgados pueden animarse al circuito natural de enduro, a orillas del río Gualeguay, en el balneario Paso Coronel, que combina sectores a campo abierto, otros de arena y barro, cruce de zanjas y otras con características propias del terreno de la zona ribereña.

Por supuesto, los balnearios están abiertos para las actividades más comunes, como el voley, la paleta o las bochas. En las orillas del río que da nombre a la ciudad están ubicados los más destacados. Algunos, como el Complejo Turístico Arena's cuentan con un amplio espacio para camping y también con bungalows. Allí también se erige un bosque de eucaliptos centenarios que hacen un enorme aporte al paisaje, a solo 3 minutos del centro de Gualeguay.

Los meses del verano tienen un atractivo extra en Gualeguay por el carnaval, el mayor orgullo de la ciudad, cuando todo se llena de música, colores y alegría. Los fines de semana se dividen en dos, ya que los sábados se les da lugar a los mayores y los domingos a los más chiquitos, quienes llenan el corsódromo y hacen demostraciones de sus bailes. La particularidad que tiene la festividad en la zona es que se trata de un espectáculo participativo, ya que el público también forma parte del show. Las costumbres fueron cambiando con los años y a los juegos con agua y los disfraces se les sumaron las carrozas adornadas y temáticas, uno de los distintivos más importantes de la fiesta, que tiene comparsas históricas en sus filas. Sum-sum y Batucada fueron las primeras que se formaron, en los 70, y luego surgió Macumba, que fue la primera en desfilar por la ciudad. Más tarde nació Si-Sí y con el trabajo de todas se creó un espectáculo de gran nivel. Hoy en día se sumaron las comparsas de K'Rumbay y Samba Verá, que engalanan las noches con sus trajes, cuidadosamente confeccionados y con la presencia de conocidas figuras del espectáculo argentino, que se acercan al carnaval del país.

Gualeguay no es la única ciudad entrerriana que se destacó por el festejo del carnaval. La temporada fue la ocasión para celebrar en toda la provincia y por eso, muchas localidades se vistieron de fiesta. Por supuesto, los más conocidos son los de Gualeguaychú y Victoria, pero las comparsas también tuvieron lugar en Bovril, Caseros, Concepción del Uruguay, Concordia, Federación, Hasenkamp, La Paz, San José de Feliciano, San Salvador, Santa Elena, Villa Domínguez y Villaguay.