| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Sábado 16 de marzo de 2019
Otra vez prometen sacar retenciones (entrerrianos del PRO)
campo

Casi una fija fue el anuncio del Gobierno al campo de que “el año que viene no habrá retenciones”, ante lo cual surgieron más dudas que certezas. ¿A partir de cuando?, ¿cómo van a “asegurar” que se cumpla?, ¿va a alcanzar a todos los productos, o la soja volverá a quedar afuera?, ¿van a mandar un proyecto de ley al Congreso para “eliminarlas”?, o volverán a dejarlas a tiro de decreto, como hicieron en diciembre de 2015 (y luego, naturalmente, las volvieron a aumentar), etc., etc. Se sabía que a pocos meses de las elecciones presidenciales, se iba a aprovechar el marco de una de las muestras importantes del campo, para tratar de calmar el humor de los productores, acosados por impuestos y aumento de los costos. Sin embargo, fue mucho más concreto el anuncio de Mauricio Macri sobre créditos para la compra de maquinaria agrícola (habrá $1.500 millones del BICE), o su reconocimiento de que (las retenciones) “son un mal impuesto”, que el anuncio en sí mismo que ya había adelantado el titular de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, aunque en forma suficientemente ambigua como para poder imponerle otros cambios. “Las retenciones ya tienen fecha de vencimiento”. “Desde el Gobierno nacional estamos trabajando para que el sector siga creciendo, y para eso vamos a eliminar las retenciones en el próximo año, porque es un impuesto que incomoda a los productores y pone trabas en el camino”, dijo el secretario, tal vez sin darse cuenta de que “el año que viene”, ya va a ser un nuevo mandato presidencial, y va a haber otro gobierno del mismo signo, o distinto, al actual… Y nadie quiere creer que, en realidad, el funcionario se refería al mismo decreto que está rigiendo, que las “impuso” hasta diciembre de 2020, y que incluye la posibilidad de, incluso, aumentarlas por sobre el nivel actual. ¿Error?, ¿distracción?, o ¿qué?

…aunque se pusieron cantidad de vallas, no fue demasiado el público que se congregó alrededor del presidente Macri y, ni siquiera, de las figuras más expectantes, tanto del oficialismo como de la oposición, tal el caso de la gobernadora María Eugenia Vidal o Roberto Lavagna, que también estuvieron, sin duda mucho más cómodo este último (ya que ahora es oposición), a pesar de que en su paso como ministro de economía de Néstor Kirchner, durante 2004-2005 no ganó justamente demasiados “amigos” del sector agropecuario. De todos modos, el “clima” fue de bastante poco entusiasmo, y menor asistencia que en otras oportunidades, entre otras cosas porque, aunque se sabía que bancos y empresas de maquinaria iban a poner “toda la carne en el asador”, y concentrarían el grueso de su oferta de productos y líneas en esta exposición de arranque del año, los productores están más que cautos sobre los pasos a dar, y los niveles de endeudamiento en que incurren.

…al margen de la exposición y el desfile de funcionarios y candidatos, dos fueron los aniversarios que se conmemoraron en los últimos días, y ambos generan bastante malestar en el campo. El primero fueron los 13 años del cierre de las exportaciones de carne vacuna, el 6 de marzo de 2006, de parte del por entonces presidente Néstor Carlos Kirchner, con Felisa Miceli de ministra de Economía, y que constituyó un hito sin precedentes en materia de política económica, cuyas consecuencias todavía se están pagando. El segundo fueron los 11 años de la Resolución 125 que pretendía fijar retenciones móviles para el campo, que irrumpió el ll de marzo de 2008, ya con Cristina Elisabet Fernández de Kirchner en la presidencia de la República, y Martín Lousteau en Economía. El hecho provocó una conmoción política de tal magnitud que le costó los cargos al jefe de Gabinete, al propio Lousteau, y también al titular de Agroindustria, además de haber disparado un inédito paro rural de más de 4 meses; justificó dos de las mayores manifestaciones públicas espontáneas que se tenga memoria (una en Rosario y otra en el Rosedal de Palermo), y provocó una frase que hoy ya es habitual en distintos ámbitos y circunstancias: “Mi voto no es positivo”, del vicepresidente a cargo del senado, Julio Cleto Cobos, cuando tuvo que dirimir en la cuestión que terminó contraria a las pretensiones del kirchnerismo.

…mientras también se puso en marcha el Congreso, y en el Senado se dictaminó un nuevo proyecto de ley de warrants, impulsado por el oficialismo. Según el informe de Barbechando, en la primera reunión de la Comisión de Economía Nacional e Inversión del Senado, el oficialismo junto a dos opositores lograron aprobar la iniciativa de warrants, que sólo tuvo giro a esa comisión y ya quedó en condiciones de ser tratada en el recinto. El proyecto, impulsado por Alfredo de Angeli, y Federico Pinedo deroga la ley actual de 1914 para ampliar los productos warranteables, extender la vigencia de los certificados tanto del warrant y como del certificado de depósito. Parte de la importancia de la nueva ley surge de las crecientes necesidades de financiación que tiene el sector. De hecho, De Angeli (PRO-Entre Ríos) consignó que en 2018 hubo “u$s1.000 millones de warrants”. También se conoció el nuevo semáforo de economías regionales de Coninagro, con la mitad de las actividades en rojo y amarillo, y otras tantas en verde. Entre las primeras aparecen Los 7 rojos: vino, cítricos dulces, papa, hortalizas, peras y manzanas, ovinos y forestación, cuyo estado se explica por ir mayoritariamente al mercado interno, teniendo su consumo estancado, costos creciendo más rápido que los precios de venta y exportaciones que no arrancan o repuntan. El caso del vino combina las peores circunstancias: mercado sobreofertado, bajos precios de exportación, costos exponenciales, problemas climáticos, de financiamiento. Las estimaciones de precios a enero mostraron una caída nominal interanual del 15% mientras que la misma variable en costos creció 40%. Los 3 amarillos: arroz, tabaco y yerba mate.