| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 21 de marzo de 2019
Nahir Galarza denunció a otra reclusa por acoso y pidió ser trasladada (en Entre Ríos)
Nahir

Nahir Galarza, la joven de 20 años condenada a prisión perpetua por el asesinato de su expareja Fernando Pastorizzo, ocurrido el 29 de diciembre de 2017 en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, denunció que habría sufrido acoso y abuso de parte de una compañera de pabellón de la Unidad Penal Nº 6 de Paraná. "Yo le aclaré que me gustan los chicos", remarcó. Ante este hecho, habría pedido ser cambiada de celda.  Las primeras versiones indicaban que Galarza había denunciado que sufrió agresiones. Sin embargo, la joven aclaró en declaraciones al portal Ahora que su presentación era por acoso y abuso.  "Nada que ver. Nadie me pegó. Fue por otra cosa. Es por abuso y acoso acá adentro", relató al mencionado medio. 

En una entrevista realizada días atrás con Mariana Fabbiani para su programa El diario de Mariana, Galarza reveló cómo es su trato con las otras internas. "Desde el primer día me llevé bien con todas. Pero lo que sí, cuando llegué me sentí aturdida porque estuve ocho meses encerrada y aislada totalmente y en silencio, sin tener comunicación con nadie y cuando llegué acá de repente había tanta gente moviéndose por tantos lados que me sentí aturdida". 

En ese marco, agregó: "Desde un principio me llevo bien con todas. En mi pabellón por ahí hay problemas de convivencia pero son normales". Consultada por la conductora acerca de cómo enfrenta esos problemas y si hay una chica con la cual específicamente tiene alguno, la joven explicó: "Tengo problemas con ella porque esta chica es lesbiana y es todavía funcionaria, expolicía, y durante mucho tiempo estuvo detrás mío, y bueno al principio yo pensé que estábamos jodiendo porque teníamos una muy buena relación de amigas, nos contábamos todo y hacíamos todo juntas. Estamos en el mismo pabellón". 

Ella se empezó a confundir y entonce yo le aclaré que estaba todo bien, que me encantaba ser su amiga pero a mí me gustan los chicos. Ahí se cortó la relación. Igualmente yo le pedí a la señora directora si me podía cambiar a un pabellón común, porque además en el de seguridad estamos 22 horas encerradas, tenemos dos horas solamente para salir al patio, a la siesta a las 14, y también por ese lado, porque estamos mucho tiempo encerradas le pedí si había posibilidad de que me cambiaran y estoy esperando a ver qué me contestan", concluyó en el reportaje.