| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 22 de abril de 2019
Macri intenta frenar la fuga de los aliados (recuerdan convención radical en Entre Ríos)
GobernadoresCambiemos

Tras unas breves vacaciones y con la economía jugando en contra, Mauricio Macri intentará contener la crisis política en Cambiemos y alinear a los radicales. Por eso, mañana el Ejecutivo volverá a recibir a los gobernadores de la UCR (junto a los del PRO) para hacer un balance del paquete de medidas anunciado. Esta vez, aseguran, estará presente el Presidente. También buscarán asegurarse que no haya fugas del radicalismo hacia otros espacios. Para eso, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, convocó de urgencia a los radicales díscolos Ricardo Alfonsín y Federico Storani, también para esta semana. Si no logra contenerlos, por lo menos se mostrará ante el resto de los correligionarios como abierto al diálogo. En tanto, el inescrutable Martín Lousteau, luego de tener tres encuentros con Macri, ayer publicó un texto en el que llamó a superar Cambiemos sumando a otros sectores del peronismo, el socialismo y a Roberto Lavagna. 

En la Rosada festejaron el spot de Elisa Carrió apoyando al Gobierno y pidiéndole a la sociedad que “no vuelvan al Faraón”. Con Lilita adentro, Macri tiene el 50 por ciento de sus problemas de aliados resueltos. Le falta pasar la Convención radical, que se avecina turbulenta: hay un sector del radicalismo que busca romper Cambiemos e irse con Lavagna. En el Gobierno sostienen que es minoritario. Ya sea como una posición de negociación o porque es la realidad, algunos dirigentes de la UCR advierten que no es tan pequeño. Este será uno de los temas que se conversará con los tres gobernadores de la UCR, Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Valdes (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy). En el encuentro también estarán la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. La cita es el martes a las 15. Habrá que ver si, tras el encuentro, le ponen fecha a la tan temida Convención de la UCR. 

Según indicaron a este diario, por el Ejecutivo estarán Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y esta vez también Macri, que faltó a la anterior reunión de los gobernadores en la Rosada, donde se discutieron los pormenores de las medidas que se anunciaron el miércoles pasado. En esa oportunidad, Macri estaba en la Rosada pero no pasó ni a saludar. Ahora metería los pies en el barro de la interna radical, que le viene dando varios dolores de cabeza. El mejor ejemplo es Córdoba, donde se encamina a perder las elecciones provinciales tras la implosión de Cambiemos. Es probable que el Presidente ni se acerque a esa provincia. Habrá que ver si decide visitar a su candidato en Santa Fe, el radical José Corral. Hay quien dice que no lo hará para no perjudicarlo. Otros, menos altruistas, dicen que no lo hará porque Corral puede quedar cuarto.

El resto del encuentro con los radicales, según comentaban en Balcarce 50, estará dedicado a repasar las medidas anunciadas y su eventual cumplimiento, además de cuál es la recepción social que tuvieron. Habrá que ver si alguno de los radicales se anima a hacerle a Macri algún comentario sobre el video que acompañó las medidas, en el que el Presidente se mostró compungido con una familia de Colegiales que sufre la crisis. Y luego se fue a jugar al golf a un country en Córdoba.

Correligionarios rebeldes 

No es la única medida que la Rosada tomó para contener a los inconformes. Como trascendió la semana pasada, Peña llamó de urgencia a una reunión a Alfonsín y Storani, justo después de que ambos aparecieran en una foto con Lavagna, en un encuentro del que también participó Margarita Stolbizer. El jefe de Gabinete les pidió una reunión veloz, pero una serie de problemas de agenda la postergaron para esta semana: con Storani se verá mañana al mediodía, mientras que a Alfonsín lo recibirá el miércoles a la tarde.

“Me llamó su secretaria el martes para decirme si me parecía bien reunirnos. Yo converso con todo el mundo porque privilegio el diálogo”, le contó Alfonsín a este diario. “Me propusieron el lunes, pero lunes y martes voy a estar haciendo campaña de la interna en Córdoba acompañando a Mestre y los intendentes radicales que lo apoyan. La reunión se pasó para el miércoles. Seguramente me querrán explicar cosas y yo plantearé lo que pienso”, contó. No es menor el dato de que Alfonsín apoya a Ramón Mestre, el candidato radical que no aceptó bajarse en la interna de Córdoba. Tampoco es un secreto que el dirigente busca que la UCR abandone Cambiemos y participe de un armado con el socialismo y Lavagna.

Tampoco Storani le da muchas esperanzas de quedarse a la Rosada. La semana pasada, criticó a Macri porque “no hubo espontaneidad en el video” y cuestionó la efectividad de medidas porque el Gobierno “perdió la confianza”. El llamado de Peña a estos dos dirigentes no parecería estar orientado a mantenerlos en el espacio –están ambos con un pie afuera–, sino a mostrarle al resto de la UCR que están dispuestos a escuchar.

El pedido de Lousteau

Quizás de eso se trataron los tres encuentros en menos de diez días de Macri con Lousteau. El ex embajador en Washington pasó del ostracismo del círculo presidencial a ser escuchado por el mandatario. Uno de los planteos que trascendieron que le hizo Lousteau fue la necesidad de ampliar el espacio. Ayer el ex ministro de Economía lo escribió en una columna de opinión en el portal Infobae, titulada: “Se necesita una coalición que supere a Cambiemos”. En el artículo cuestionó el desempeño económico de Cambiemos y sostuvo que se requiere “mayor profundidad y menos marketing”. Sin nombrarlo, criticó la estrategia de polarización de Jaime Durán Barba: “Es imposible gobernar desde un 30 por ciento contra otro 30 por ciento; y tratar de construir un país donde la mayor pretensión es que el que piensa distinto la pase mal es de una irresponsabilidad mayúscula”. 

“El radicalismo debe revisitar la Convención de Gualeguaychú para convertirse en el puente entre espacios que hoy parecen distantes pero que tienen la responsabilidad de construir lo que hace falta. Cambiemos, con su experiencia, debe ser parte importante de ello. Pero lo mismo vale para los radicales que no se sienten dentro de ese espacio, para Roberto Lavagna, para el socialismo de Santa Fe, para muchos gobernadores peronistas o de partidos provinciales”, indicó.