| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 10 de junio de 2019
Entre Ríos: Bordet fue reelegido por amplio margen y evitó definirse sobre la puja nacional
StrattaBordetEntreRios

El peronismo se apresta a conducir los destinos de Entre Ríos en un cuarto mandato consecutivo. El gobernador Gustavo Bordet se impuso en las elecciones de este domingo con un contundente resultado: cosechaba el 57 por ciento de los votos, con más de 20 puntos de diferencia sobre el candidato de Cambiemos, Atilio Benedetti, quien se quedaba con el 35 por ciento.

Pese a la derrota, el diputado radical redondeaba una performance muy aceptable, beneficiado por una polarización que no dejó margen para terceras opciones: el Partido Socialista, la Nueva Izquierda, la Confederación Vecinalista Entre Ríos y el Partido Ser quedaron por debate del 3 por ciento.  El resultado era esperable. Los números de las PASO del 14 de abril habían sido muy auspiciosos para el oficialismo provincial. El mandatario había obtenido el 58 por ciento de los votos y el radical, 33.

A las 21.20, el gobernador reelecto se presentó junto con su compañera de fórmula, la ministra Laura Stratta, en conferencia de prensa. Con cautela, priorizó su posicionamiento frente al electorado provincial por sobre las definiciones nacionales, aunque llamó a la oposición a "buscar consensos".

No se detuvo ahí. "Esa construcción debe darse en el ámbito nacional más allá de los nombres propios que nos propongan para salir de la renta especulativa financiera e ir a un programa de desarrollo y empleo", completó.

Pero insistió en la cautela. Dijo que hoy mismo, como presidente del Partido Justicialista de Entre Ríos, iba a consultar a intendentes y a todos los partidos que conforman el Frente Creer. "No tomaremos una decisión unilateral, nosotros conformamos un frente con once partidos políticos y haremos todas las consultas necesarias para hacer lo mejor para Entre Ríos y para el país", añadió.

Su prioridad, estaba claro, era el escenario local. "Fue un triunfo muy similar al que tuvimos en las elecciones primarias. Este resultado nos pone muy contentos y nos da una gran responsabilidad para estar a la altura de la confianza que depositaron los entrerrianos en nosotros", fueron las primeras palabras.

Y agregó: "Reafirmamos un compromiso de valores que los entrerrianos ratificaron en las urnas, como la estructura republicana, la división de poderes y el hecho de rendir cuentas permanentemente de nuestros actos no solo ante los organismos de control sino ante el ciudadano".

El mandatario entrerriano fue reelecto con un frente electoral que integró a once partidos de variados matices ideológicos e identitarios. La escudería triunfante integró al kirchnerismo, espacio que durante buena parte de su gestión se mostró distante con Bordet. En un primer momento, el gobernador había dado por terminado el proceso kirchnerista y fue parte del armado de Alternativa Federal. En una entrevista con LA NACION, además, se inclinó por Roberto Lavagna cuando le dieron a elegir entre el exministro de Economía y Cristina Kirchner.

Sin embargo, al momento de empezar a darle forma a la propuesta electoral, Bordet decidió cerrar un acuerdo con Unidad Ciudadana. De esas negociaciones se encargó Alberto Fernández cuando no era aún el elegido de la expresidenta. Bancas en las listas para la Cámara de Diputados fueron el resultado de fervientes conversaciones en febrero. Cuando se conoció el binomio Fernández-Fernández, Bordet lo saludó en un tuit, aunque ensayó un equilibrio al pedir una "alternativa" para gobernar el país.

Ayer insistió en esa fórmula: evitó dar definiciones tajantes sobre su posicionamiento nacional. Insistió con la idea de conformar "un gran frente en base a consensos" y que esa construcción pusiera norte en un "programa de desarrollo y empleo" antes que "en la renta financiera". Pero dejó la última palabra a la definición de los socios del Frente Creer. Minutos antes Benedetti había reconocido la derrota y subrayó que a comparación con las primarias "se mejoró y se achicó la diferencia, aunque no alcanzó para revertir la idea de los entrerrianos".

Varisco perdió Paraná

Otra nota saliente de la elección local fue que el peronismo recuperó Paraná, donde se postuló el vicegobernador Adán Bahl, que se impuso al intendente radical, Sergio Varisco. Bahl conseguía 46 puntos sobre 35 de su rival. Paraná se sumó a otras capitales provinciales que, como Córdoba y Santa Rosa, perdió la UCR en lo que va del año.

La campaña en la capital provincial fue la más agresiva en materia de narrativa. El jefe comunal capitalino será juzgado el 19 y 20 de septiembre, junto a otros 33 acusados, por integrar una organización dedicada al narcotráfico. El caso tuvo una importante repercusión en los medios de todo el país y fue uno de los ejes de la campaña peronista.

Como contrapartida, desde el sector de Varisco se asoció a Bahl con las gestiones del exgobernador Sergio Urribarri, sobre quien pesan causas de corrupción. Bahl fue durante ocho años ministro de Urribarri.

El intendente electo no está imputado en ningún legajo, pero fue señalado por Cambiemos. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, por caso, fue una de las presencias nacionales que cuestionaron la acción de la Justicia entrerriana.