| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Miércoles 19 de junio de 2019
El padre del juez Padilla admitió que se reunió con Valdés antes de la denuncia contra el fiscal Stornelli (encuentro en Entre Ríos)
PadillaJuez

Juan Ramos Padilla, padre del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla admitió este martes que entre el 20 y 27 de enero de este año “me crucé” con el operador de Cristina Kirchner, Eduardo Valdés, en un centro de desintoxicación de Puiggari, Entre Ríos.

Se trata de un dato clave porque Eduardo Valdés había confirmado que desde, por lo menos, diez días antes de la denuncia del “productor agropecuario jubilado” Pedro Etchebest -presentada el 28 de enero en Dolores- sabía de la operación contra el fiscal Carlos Stornelli para sacarlo de la causa de los cuadernos de las coimas.

Ante la Justicia, Valdés dijo que habló con el ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi el 17 de enero pasado de la “operación Puf” contra Stornelli y el juez federal Claudio Bonadio porque se la adelantó “un sacerdote amigo”.  La presentación judicial de Etchebest, que es mormón, fue hecha a través de una maniobra de fórum shopping para elegir el juzgado de Dolores, a pesar de que todos los supuestos hechos investigados ocurrieron en la Capital Federal, menos uno que tuvo lugar en Rosario.

Al preguntársele en la radio 990 si era cierto que se había reunido con Valdés en el centro Vida Sana Puiggari, donde se realizan tratamientos para sobrepeso, estrés, estrés crónico, tabaquismo, alcoholismo, adicciones y ansiedad, Ramos Padilla padre confirmó la información adelantada ayer por Luis Majul en América 24.

Pero dijo que solo “me crucé con él” y negó haber acordado con Valdés cómo se iba a presentar la denuncia. Pese a que existe un testigo que está dispuesto a declarar que los vio reunidos en Puiggari, el padre del juez de Dolores quiso tomar distancia con una ironía: “Lo podría haber pactado con Maradona que también va a ese lugar”. Dijo que fue a Puiggari para dejar de fumar.

Este encuentro en Puiggari se suma a las conversaciones grabadas por orden del juez federal de Lomas de Zamora, Alfredo Villena, en la causa contra el Rey de la Efedrina, en las cuales por ejemplo el ex secretario de Planificación Federal Roberto Baratta le dice a su abogado “Ramos Padilla agarró viaje”. Y otra, por ejemplo, del empresario Lázaro Báez del 27 de enero -un día antes de la denuncia de Etchebest- diciendo que el “pibe nuevo es extraordinario” y que éste -a quien no identifica- cortó las vacaciones en “Bahía Blanca” para ir a trabajar. Estas escuchas fueron denunciadas por la diputada Elisa Carrió en una causa que por sorteo cayó en el juzgado de Bonadio y la fiscalía de Alejandra Mangano

Además, la abogada de Etchebest es Natalia Salvo, cuyo instituto de letrados laboralistas funciona en el Instituto Patria. En los audios de la cárcel de Ezeiza revelados por Jorge Lanata en canal 13 y Majul en América se escucha, además, como el abogado de Baratta, Carlos Zelcovicz le dice que antes de la presentación de la denuncia “la abuela” debía darla la aprobación y que él el 27 de enero fue al Patria a recibir instrucciones.

Luego, Ramos Padilla padre reveló que las escuchas grabadas por la Justicia a ex funcionarios K en la cárcel de Ezeiza, en las cuales coordinan los detalles de la operación Puf, “son más de 300 mil y el gobierno las va a usar durante la campaña electoral”. 

Juan Ramos Padilla es camarista del fuero penal ordinario de la capital federal y, además, oficia como abogado de su hijo ante el Consejo de la Magistratura donde está acusado por supuesto mal desempeño de funciones.

Mientras la periodista Rosario Lufrano afirmaba que “las escuchas son legales” y le daba la razón al entrevistado, Ramos Padilla padre atacó a Majul y dijo que está revelando “alcahueterías” para “voltear” a su hijo.

“Majul tuvo el atrevimiento de llamarme para preguntarme si era cierto que me reuní con Valdés”, agregó luego de ufanarse de que fue “amigo” del ex presidente Raúl Alfonsín y juez federal de Morón.

Luego intentó justificar su pedido de apartamiento del senador Miguel Pichetto y de Juan Mahiques de la investigación que se realiza contra su hijo."Acá se están mezclando perversidades con estupideces. El asunto es voltearlo a Ramos Padilla. El Presidente de la Nación lo amenaza con un periodista llamado Majul”, agregó.

El presidente, además, “se sienta en un acto oficial con alguien que está denunciado, (en alusión a Stornelli) además manda a su tropa política a atacarlo”.

"Si el senador Pichetto tiene alguna ética, tiene que dejar un cargo que no le corresponde porque ya no representa al bloque por el que está en ese lugar. De cualquier manera es hombre que ya ha perdido la imparcialidad" dijo al opinar sobre la decisión del rionegrino de aceptar la candidatura a vicepresidente del oficialismo.

"Si Pichetto está aferrado a un sillón y se quiere quedar en ese lugar, entonces nos veremos en Tribunales. Hay más de 300 mil escuchas y se van a usar durante toda la campaña", agregó el camarista Ramos Padilla.

Ramos Padilla padre es autor de muchas frases polémicas. Por ejemplo, ha afirmado que “Bonadio trabajaba para la embajada de Estados Unidos” y que “los empresarios argentinos son chorros, pero son nuestro chorros”, en alusión a aquellos que están procesados en la causa de los cuadernos.