| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Viernes 28 de junio de 2019
Copacabanazo argentino para darle impulso a la Selección rumbo a la semifinal (declaraciones de un entrerriano)
Hinchas

El aroma era inconfundible. ¿De dónde salía? El olfato argentino actuaba como un radar. El perfume a chori invadía el aire. Y ahí estaba, la parrillita improvisada sobre la arena blanca. Dos porteños, Martín y Víctor, que se vinieron exclusivamente a la Copa América, y una cordobesa, Agostina, que vive en Río de Janeiro hace 5 meses y a la que conocieron en estos días. "El choripán no puede faltar, Agos nos prestó la parri y no lo dudamos", le decían a Clarín los muchachos, hinchas de Boca, que estarán este viernes en el Maracaná alentando a la Selección ante Venezuela, desde las 16 por los cuartos de final. Y esa mini choriceada de a tres fue el preludio de lo que vendría apenas unos minutos más tarde a unos metros de allí, en plena playa de Copacabana. Ahí, en el Puesto 4, comenzaron a aparecer poco a poco camisetas y banderas argentinas. De todos lados. Llegaban de a dos, cinco, diez, cien. Entre amigos o en familia. Argentinos desde Argentina y argentinos residentes en la ciudad carioca.

De golpe, ya eran más de mil los fanáticos que armaron un verdadero Copacabanazo a puro aliento para el equipo de Lionel Scaloni, que si bien aún no convence desde el juego, cuenta con el apoyo de los simpatizantes que no pierden la ilusión de ver al conjunto nacional dar una vuelta olímpica.

Como el grupo de amigos tucumanos, todos fanas deAtlético Tucumán, Franco, Santi, Maxi, Luciano y Gonzalo. "Esperemos ver jugar mejor al equipo y sobre todo ganar", contó Franco mientras se tomaba un fernet y se golpeaba el escudo del Decano bordado en su chomba. "Habíamos sacado de antemano entradas para este partido, sin saber que la Argentina iba a terminar segunda en el grupo. Nos la jugamos porque queríamos conocer el Maracaná. El triunfo contra Qatar lo festejamos como un campeonato", agregó Maxi.

"Nosotros ya estuvimos en Belo Horizonte y después nos vinimos para acá. Seguimos a la Selección a todos lados", explicó otro Gonzalo, este de Mar del Plata, que también se vino con su banda de amigos: Juan Pablo, Blas, Manuel, Lorenzo y Gonzalo. Todos futboleros: dos de River, dos de Boca, uno de Estudiantes y otro de San Lorenzo. "Seguimos a nuestros equipos siempre, agarramos seguido la ruta 2, ja", comentaron. Diego Carmuega, de 29 años nació en Junín pero se instaló en Rio hace un año y medio.

"Este banderazo empezó en la página de Facebook de Argentinos residentes en Río. Y de ahí fue boca a boca", detalló el hombre que lucía una camiseta de Atlético Rivadavia de su ciudad natal. Y por ahí pasaron Agustín Roude (26) y Javier Torres (27) vendiendo sandwiches de supremas a 15 reales -o dos por 20-. "Nos vinimos a fin de año, nos conocimos acá y nos hicimos amigos", aclaró Agustín, nacido en Villaguay, Entre Ríos, que terminó un curso de gastronomía antes de dejar su país.

"Acá en la playa gano más que laburando ocho horas adentro de una oficina en Argentina", contó Javier, licenciado en videoimagen en Salta, que aquí en Brasil vive en una favela. El bombo del Tula comenzó a retumbar y los cientos de hinchas lo rodearon. "Te copamos Río, brasilero vos sos pecho frío", era el cantito furor, entre los otros hits de Selección. Caretas de Messi, del Papa. Banderas de Córdoba, Mendoza, Bariloche, Don Torcuato San Martín, Ituzaingó... Cerveza, Caipiriñas, risas, buena onda y fervor con los pies descalzos saltando en la arena.

Una imagen de Lionel Redentor, con los brazos del 10 abiertos como el popular Cristo, era el centro de las fotos. La fiesta celeste y blanca no se apagó caída la tarde. Copacabana siguió siendo argentina hasta la noche y el impulso de todo ese aliento buscará llegar hasta el Maracaná para empujar a la Selección a la semifinal.