| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 01 de julio de 2019
Matías Rossi ganó la mejor carrera del año del Super TC2000 (carrera en Entre Ríos)
MatiasRossi

“El Súper TC2000 es como Luis Sandrini, nos hace llorar y reír al mismo tiempo”, fue el comentario escuchado en los boxes del autódromo de Paraná, donde la categoría más tecnológica de la región desarrolló la fecha más polémica, pero también la competencia de mejor espectáculo de lo que va de la temporada 2019. De fondo se escuchaban los gritos desde el búnker de Toyota, donde con mucha euforia celebraba la sensacional victoria de Matías Rossi, que en un zarpazo fabuloso en el último giro superó al bicampeón Facundo Ardusso (Renault) y se llevó un memorable triunfo.

Más allá de la arriesgada decisión de tirarse frente al gran referente del actual Súper TC2000, Rossi se impuso en la mejor carrera del año. Fue un contraste con las críticas pronunciadas el día anterior con la polémica clasificación, en donde se especuló para no sumar kilos con el nuevo sistema de lastre que ahora implementa 70 kilos para el poleman, 60 para el 2° del sábado, 55 para el 3° y 50 para el 4°. Pese a las reservas, finalmente los integrantes del podio fueron tres de los cuatro que agregaron lastre en la clasificación, ya que detrás de Rossi y de Ardusso arribó Leonel Pernía, que largó desde adelante, se retrasó y finalmente se recuperó para llegar tercero, sumar buenos puntos y mantenerse como líder del certamen.

La palabra más escuchada desde la clasificación del sábado fue “especulación”. La alternativa de aquellos que prefirieron no acelerar en la última tanda clasificatoria para no sumar kilos, de acuerdo a lo que establece el nuevo sistema de lastre implementado por la categoría, instaló la polémica sobre esta nueva posibilidad.

Claro: tampoco había grandes argumentos para estar en favor o en contra. Es cierto que a nadie le gusta ver un participante sin ganas de acelerar en la definición de la Súper Clasificación para largar “liviano” en la competencia. Pero tampoco se sabía con certeza cuál era el grado de retroceso por los kilos acumulados de un día para el otro.

Con esa expectativa y con esa incógnita, se desarrolló la 5ª fecha de la temporada. Un año de transición, de aprendizaje y de experimentación para el Súper TC2000, con los flamantes impulsores turbo y el nuevo régimen aerodinámico.

La carrera fue la mejor del actual campeonato. Por inconvenientes de candidatos, como por ejemplo el despiste del poleman, Leonel Pernía, con el “pesado” Renault Fluence, que cayó al quinto lugar. Pero también por virtudes de otros, como el ataque feroz inicial del bicampeón Facundo Ardusso, embalado por la victoria en Rosario con el otro Renault.

La lucha por el tercer lugar, sin dudas fue lo más entretenido en este 2019, con una férrea pelea entre Facundo Chapur (Citroën), Pernía y Ricardo Risatti, que mostró la esperada evolución del equipo Honda para volver a los lugares de privilegio. Pernía, en un ajustado lanzamiento, corrió a Chapur en una curva a la derecha y lo desplazó. Luego el líder del certamen también superó a Risatti, pero allí se vino lo mejor, ya que Chapur también pasó al auto blanco y en un nuevo mano a mano, el cordobés y Pernía salieron a la par a la recta principal. Trompa a trompa, aerodinámicamente se benefició Risatti y allí venció a los dos juntos, en lo que fue, quizá, la mejor maniobra del año del Súper TC2000.

Atrás pasó de todo. Hasta se tocaron compañeros de equipo, como los dos representantes de Honda, Juan Ángel Rosso y “Manu” Urcera. El despiste de ambos originó el ingreso del auto de seguridad a sólo dos vueltas del final.

El relanzamiento puso a todos juntos para el sprint final. Y cuando nadie lo esperaba, Rossi se alzó con la carrera a pocos metros de la bandera a cuadros frente a un gran rival. Fue con una de esas maniobras que quedan en la memoria colectiva, y más aún en la de Rossi, que logró así su cuarto triunfo en Paraná, entre los tres logrados en el viejo TC2000 y el de este domingo en el actual Súper TC2000.

Más allá de los cuestionamientos y las polémicas por la implementación del sistema de lastre, el espectáculo de la carrera fue muy bueno. Sobrepasos, maniobras ajustadas, roces y una definición impredecible, lo que toda actividad deportiva pretende y que en esta ocasión, el Súper TC2000, muy necesitado, encontró en el clásico dibujo entrerriano. Quizá a partir de ahora se transite el anhelado camino que la disciplina tecnológica busca, pretende y trabaja por conseguir de manera definitiva.