| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 12 de septiembre de 2019
Lucas Carrasco fue condenado a nueve años de prisión por violación (entrerriano irá a la cárcel)
CarrascoVartorelli

El periodista Lucas Carrasco fue condenado a nueve años de cárcel por “abuso sexual agravado por haber mediado acceso carnal”. “No violás a nadie más, sorete”, gritó Sofía Otero, una de las dos denunciantes, cuando el periodista era escoltado por la policía fuera de la sala de audiencias. Otero celebró el fallo abrazada a Ariell Carolina Luján y otras denunciantes por abuso en el caso del exvocalista de El otro yo, Cristian Aldana. La jueza del caso, Ana Dieta de Herrero, informó que Carrasco será detenido cuando quede firme la sentencia.

La defensa del bloguero había pedido la absolución. “Quiero contarle que fue una relación consentida en todo momento”, dijo Carrasco a la jueza al momento de pronunciar sus últimas palabras. El periodista oriundo de Rosario admitió que se equivocó “en el modo de hablarle” a Otero en el día de los hechos, pero que se disculpó con ella a través de un mensaje a través de Facebook.

La sentencia se leyó a las cuatro y media de la tarde en la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°9 ubicado en el Palacio de Justicia. El fiscal Ariel Yapur había pedido una condena de siete años, mientras que la defensa solicitó nueve. En el caso de la otra denunciante -sobre quien la jueza dispuso reserva de identidad para “no causar perjuicios”-, el bloguero fue absuelto. Dieta de Herrero anunció que dará a conocer los fundamentos el 18 de septiembre a las 13.

Durante la audiencia, que comenzó pasado el mediodía, el abogado defensor, Guillermo Vartorelli, leyó los alegatos y pidió la absolución de Carrasco. El letrado cuestionó “la calidad de la prueba” y si esta “tiene la entidad suficiente para condenar”.

Vartorelli puso en duda por qué Otero denunció en 2016 un abuso cometido en 2013. “(Este cuestionamiento no es) desde el mito de que, si no denunció antes, es mentira, pero denunció tres años y medio después”, señaló, y sostuvo que el paso del tiempo atentó contra la posibilidad de investigar el hecho.

En la audiencia anterior, Otero contó que en febrero de 2013 ella y Carrasco habían arreglado un encuentro para mantener relaciones sexuales. Sin embargo, en el departamento del bloguero, ubicado en el barrio de Palermo, según dio por cierto el Tribunal Carrasco abusó sexualmente de ella, luego de mantener relaciones consentidas.

La joven contó también que en 2016 leyó en Facebook el testimonio de otra chica que denunciaba haber sido abusada sexualmente por Carrasco. Luego de encontrarse personalmente, ambas decidieron presentarse ante la justicia y, durante ese proceso, recibieron el apoyo del grupo de mujeres que denunció penalmente a Aldana. “Nos íbamos pasando la información que teníamos entre nosotras”, relató Otero.

“¿Cómo pensamos que el imputado debía saberlo (que lo que estaba haciendo se trataba de una violación) si la víctima no lo sabía y denunció tres años y medio después?”, inquirió Vartorelli en su alegato, y sostuvo que las explicaciones de Otero son “contradictorias y se contraponen”. El abogado defensor afirmó que “no queda duda” de que “estamos ante un hecho que ha sido consentido”. Sin embargo, al momento de formular la acusación en la audiencia anterior, el fiscal Yapur afirmó que “no es posible que se juzgue a una mujer por haber ingresado al departamento de un hombre y que por eso deba someterse a cualquier acto de carácter sexual que su circunstancial compañero desee”.

Antes de conocer el fallo, Vartorelli sostuvo que, al momento de encontrarse con Otero, el bloguero “estaba borracho” y que, por esta razón, “la situación de Carrasco es de una imputabilidad disminuida”. El abogado insistió con que, debido al paso del tiempo entre el hecho y la denuncia, no se pudo verificar si efectivamente lo estaba.

Luego del fallo, Natalia D’Alessandro, una de las integrantes del equipo de abogados que representó a Otero, leyó un comunicado de prensa en el que agradeció el acompañamiento recibido durante el proceso penal, pero, aclaró, “no festejamos la condena”. Asimismo, la letrada sostuvo que el fallo debe ser acompañado de la implementación de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) y “una discusión en los medios de comunicación” y su rol en “la repetición de estereotipos que refuerzan la desigualdad entre hombres y mujeres”.