| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Viernes 27 de septiembre de 2019
Una por una, las historias de los 16 Pumas debutantes en el Mundial de rugby (hay un entrerriano)
LosPumas

Son dieciséis nombres y dieciséis historias que tienen mucho en común. Son dieciséis hombres y dieciséis sueños que se acunaron durante tanto pero tanto tiempo que tuvieron que llegar al otro lado del mundo para que finalmente se concretaran.

Son dieciséis símbolos de que en en la vida, como en el rugby, con esfuerzo todo se puede alcanzar. Ellos, dicen, se lo propusieron desde pequeños, algunos por tradición familiar y otros porque encontraron en sus clubes esa contención afectiva que los llevó a amar aún más a su deporte.

Son dieciséis ilusiones hechas realidad y que darán el máximo que tienen para que nada los haga decaer. El esfuerzo les hizo ganarse un lugar y no van a claudicar hasta conseguir su objetivo.

Y aquí están en Japón. Todos ellos, los dieciséis Pumas que juegan su primer Mundial de rugby.

Emiliano Boffelli

Como su padre y sus hermanos -son cuatro varones, además de dos mujeres-, se inclinó por el rugby en Duendes, un club rosarino de apenas unos 800 socios, que es toda una historia bien particular en esa ciudad.

Es que de sus entrañas salieron desde tres Pumas de 1965 (Eduardo España, Juan Benzi y José Luis Imhoff) a cinco mundialistas: Raúl Pérez, Pablo Bouza, Juan Imhoff, Jerónimo de la Fuente y el propio Boffelli, claro.

Quien abrió el camino de la nueva generación de los Boffelli fue Camilo, el mayor, y a él lo siguieron los mellizos Máximo y Simón. El Puma de hoy empezó una década más tarde y fue el que más lejos llegó.

Rodrigo Bruni 

Tierra de futbolistas, pilotos y tenistas, entre tantos otros deportistas de diferentes disciplinas, Rodrigo Bruni debe ser el rugbier más importante que dio la historia de Tandil. Se formó en Uncas, el club cuyo nombre remite al cacique del libro “El último de los mohicanos”, pero cuando se mudó a Buenos Aires llegó a San Luis.

Santiago Carreras

Siempre corrió muy rápido o al menos más rápido que los demás, desde sus comienzos en Córdoba Athletic. Hoy tiene 21 años y con apenas 9 espiaba por TV a Los Pumas de bronce en el Mundial de 2007. Y a los 17, en pleno Mundial de Inglaterra 2015, en el que Argentina también llegó a las semifinales, ya era una promesa del rugby de nuestro país.

Bautista Delguy

Otro que hacía equilibrio junto a la línea de touch en las divisiones juveniles para llegar al try con la camiseta de Pucará, un club que históricamente le dio excelentes backs al rugby argentino.

La anécdota la contó alguna vez Lucas González Amorosino, otro Puma de la “cantera de Burzaco”: “Bauti venía del seleccionado y entonces lo pusieron a entrenar con la Intermedia. En el entrenamiento del jueves, previo a un partido con Regatas, nos pintó la cara a toda la Primera. Obviamente que el sábado jugó, metió un drop de mitad de cancha, hizo un try de toda la cancha y la rompió. Ese es Bautista Delguy”.

Felipe Ezcurra


Con un paso por Leicester, Felipe Ezcurra tiene el linaje de los grandes medio scrums de Hindú, que tiene por encima de todos a Nicolás Fernández Miranda, hoy asistente de Ledesma en Los Pumas. Surgido de una familia de rugby, contó que en el Mundial lo acompañan, físicamente o no, su familia, su novia, sus amigos y su club. "Los tengo a mi lado”, dijo.

Marcos Kremer

Un entrenador de Los Espinillos le dijo que nunca llegaría a nada en el rugby por su mal comportamiento en la cancha. Enojado, se fue a Salto Grande, el clásico rival. Por eso ambos clubes de Concordia se lo disputan: los de Los Espinillos dicen que ahí se formó; los de Salto Grande aseguran que fue con ellos.

Desde Entre Ríos cruzó el Paraná y llegó a Santa Fe, donde en Atlético del Rosario lo recibieron con los brazos abiertos para que se convirtiera en el jugador que es hoy.

Tomás Lezana

Cuando tenía apenas 13 años, veía por televisión al ala que era su ídolo en Santiago Lawn Tennis y que en Francia 2007 se llevaba puestos a los locales en el partido por el tercer puesto.

Tomás Lezana creció observando y admirando a Juan Manuel Leguizamón, a quien hoy tiene a su lado en Los Pumas modelo 2019, y por eso mucho de su juego se parece al del ala que busca en Japón el récord de mayor cantidad de presencias en el seleccionado.

Juan Cruz Mallía

Es de Jockey de Córdoba, club que es presidido incluso por su propio padre. "Es todo en mi vida. Por ahí mi humor depende de cómo le vaya el fin de semana. Ahí están mis amigos, mi familia. Ahí soy 'Juanchi' para todos y a todos ellos los represento en Japón”, explica.

Y agrega: “Siempre soñé con representar a mi país y jugar un Mundial, que es lo máximo a lo que puede aspirar un deportista en cualquier disciplina”.

Santiago Medrano

Las fotos lo muestran como un chico bien rubio, que posa junto a sus hermanos y su papá, en su época de jugador de Regatas. Santiago Medrano heredó su pasión por el rugby y por su club, pero llegó más lejos . Y por eso vale el agradecimiento: “Me permitieron cumplir un sueño que tuve siempre”.

Lucas Mensa

Aún sin formar contrato con la Unión Argentina de Rugby, fue citado para debutar en Los Pumas desde Pucará, su club. En las fotos se lo ve junto a Bautista Delguy con la camiseta roja del club. Ahora posan, pero con la celeste y blanca de Los Pumas.

Ramiro Moyano

Lince es un club tucumano, cuya figura histórica es el inolvidable Alberto Nieva, un símbolo de la entidad, varias veces integrante del seleccionado provincial y medio scrum de una ductilidad única, quien además fue entrenador, árbitro y dirigente.

Pero Ramiro Moyano, otro que se hizo en el rugby a pura velocidad y a puro try, seguramente está llamado a superarlo. Hoy su nombre está asociado al de un club que así describe el wing: "Es mi segunda casa. Se me acelera el corazón por todos los recuerdos y todas las vivencias que tengo de ahí”.

Matías Orlando

En el sur tucumano está Concepción. Y en Concepción late Huirapuca, el club cuyo nombre en quichua significa “viento colorado”. De allí surgió José Núñez Piossek, quien en 2005 le hizo un recordado try a los Lions en el empate 25-25 y que dos años después se perdió el Mundial por una lesión.

Matías Orlando completa la parte de la historia que le había quedado incompleta al club tucumano. Y, sobre todo, a Núñez Piossek, uno de sus referentes, cuando de chico se cansaba de perforar por el centro de la cancha y de hacer tries espectaculares.

Enrique Pieretto

Los Mundiales de 2007 y 2011 fueron inolvidables para este otro producto de Córdoba Athletic, quien de chico tenía una obsesión: fotografiarse con cuanto pilar famoso se encontrara. Así, en el álbum familiar aparecen los recuerdos junto a Federico Méndez y Mauricio Reggiardo, dos de los grandes pilares que dio la historia del rugby argentino.

Santiago Socino

Mientras su hermana Mercedes juega en la Selección italiana de hockey sobre césped -fue mundialista el año pasado en Londres-, su hermano Juan Pablo jugó el Mundial de Inglaterra 2015. Y él, Santiago Socino, tomó la posta. Formado en Los Matreros, tuvo su etapa en Newcastle y hoy es otro que le da vida a su gran ilusión, que durante tanto tiempo vio tan lejana.

Benjamín Urdapilleta

Su padre asegura que todas las fotos que tiene de Benjamín Urdapilleta de pequeño son jugando al fútbol. “No tengo ninguna de rugby en la que esté él solo”, se disculpó. Sin embargo el apertura fue un destacado jugador de las juveniles de CUBA. “Estoy con muchas ganas de afrontar este sueño”, aseguró.

Mayco Vivas

Formado en Círculo Rafaelino de Rugby de su ciudad natal, donde todo el club se juntó para alentarlo en la previa a su debut en Los Pumas, que sucedió recién este año, y en Atlético del Rosario, Mayco Vivas es uno de los pilares más jóvenes junto al francés Demba Bamba y el más chico del plantel argentino. Otro que tiene apenas 21 años y al que todo se le vino de golpe.