| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Viernes 11 de octubre de 2019
Las marchas del “Sí, se puede”, una convocatoria para recuperar la “mística” de Cambiemos (referencia a Entre Ríos)
MacriSiSePuede

La idea comenzó a circular en el entorno presidencial el 24 de agosto, la nochecita en que una convocatoria surgida en las redes sociales logró llenar la Plaza de Mayo de partidarios de Mauricio Macri. Ese mismo día, en el Gobierno comenzaron a pensar en que era posible salir de la depresión que le generó al oficialismo la derrota del 11 de agosto en las PASO y empezar a cambiar el clima para la elección del 27 de octubre.

Con ese antecedente, el equipo de campaña de Marcos Peña empezó a diagramar un cronograma de 30 actos en 30 ciudades diferentes de todo el país como eje de la estrategia oficialista.

La idea, desde el principio, fue llevar al Presidente a lugares en los que la boleta nacional de Cambiemos había tenido un buen desempeño en las PASO para darles ánimo a los votantes propios y, sobre todo, incrementar la participación electoral en esas ciudades.

La tesis que esgrime el jefe de Gabinete es que una mayor participación electoral en la elección general beneficiaría a Macri porque entre quienes no suelen concurrir a votar en las PASO priman los votantes de Cambiemos. En ese sentido, Peña cita el caso de 2015, cuando Daniel Scioli fue el más votado en las PASO, también en la elección general y Macri terminó imponiéndose en el balotaje. También menciona 2017 en la provincia de Buenos Aires, cuando en la elección legislativa Cristina Kirchner fue la más votada en las PASO y en la general (con mayor participación en las urnas) se impuso la boleta para senador encabezada por Esteban Bullrich.

El debut de la nueva estrategia de campaña ocurrió en Barrancas de Belgrano el sábado 28, y Macri reunió una multitud que lo vio bajar del tren en la nueva estación del Ferrocarril Mitre. La convocatoria sorprendió a los organizadores y desbordó la plaza.

El lunes 30, el presidente fue a Junín, donde su boleta fue derrotada, pero por un margen pequeño, que el oficialismo considera reversible. Allí, la convocatoria fue visiblemente menor, pero Macri se mostró emocionado y, según los funcionarios que trabajan en la campaña, logró una muy buena conexión con la gente.

El martes 1 de octubre fue a tres localidades de Córdoba: San Justo, Río Segundo y Río Primero. En todas le fue muy bien, y Macri recibió el apoyo de una provincia que siempre le dio muy buenos resultados electorales.

En Santa Fe, el miércoles 2, el Presidente visitó tres localidades del departamento Las Colonias: Esperanza, Humboldt y Nuevo Torino. Más tarde fue a Rafaela. En todos esos lugares, su boleta se había impuesto frente a la de los Fernández.

El jueves lo dedicó a Entre Ríos: visitó La Paz y Concepción del Uruguay. Un día más tarde, visitó Bahía Blanca, una de las ciudades bonaerenses en donde se impuso al Frente de Todos.

El sábado 5, logró otra convocatoria muy importante en la capital de Mendoza, donde Cambiemos se había impuesto con más de la mitad de los votos. En la provincia, una semana antes, el candidato radical Rodolfo Suarez había conseguido imponerse en la elección para gobernador, para suceder a Alfredo Cornejo, titular de la UCR nacional.

El 7, Macri consiguió que otra multitud lo acompañara en Tucumán. El 8, visitó Neuquén y el miércoles 9, Misiones. El jueves irá a Salta, el sábado a Olavarría y el lunes, luego del debate presidencial en Santa Fe -que se hará el domingo- visitará Paraná, la capital entrerriana.

Para lo que sigue, toda la expectativa del Gobierno está puesta en el sábado 19 en los alrededores del obelisco porteño. Ese evento también surgió como una convocatoria de los seguidores de Macri en las redes sociales, pero la campaña ya lo adoptó como propio.