| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Viernes 15 de noviembre de 2019
Nuevo recorte en la producción de trigo, que se despide del récord (referencia a Entre Ríos)
Campo

Con una demora en la recolección de la cosecha de trigo, en comparación con el año pasado, las entidades privadas que monitorean y estiman la producción de cereales y oleaginosas del país volvieron a recortar sus previsiones para la campaña del cereal, ante el clima seco y ventoso que se mantuvo durante casi cuatro meses. Hacia mediados de año, en plena siembra,se perfilaba una excelente campaña, con una superficie destinada de 6,6 millones de hectáreas (la mayor en casi 20 años) y pronósticos de producción en un récord de 21 millones de toneladas. Pero la prolongada falta de lluvias y fríos a destiempo, que también perjudicaron a la siembra del maíz temprano, prendieron las alertas en el sector y comenzaron a reperfilarse los números de la campaña agrícola, la primera que tendrá Alberto Fernández como presidente.

Las lluvias de octubre ayudaron a que el recorte de las previsiones de estimación de trigo no fueran mayores. Pero ayer, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la de Bolsa de Comercio de Rosario bajaron sus cálculos a 18,5 millones y 19 millones de toneladas, respectivamente. Se trata de un recorte de 1,6% contra las estimaciones anteriores, y que llegan a más de 2 millones de toneladas contra la previsión de precampaña. Según precisó la Bolsa de Cereales porteña en su panorama semanal, hasta ahora se recolectó poco más del 13% del área sembrada con el cereal a nivel nacional, lo que evidencia una demora de 2,7 puntos porcentuales contra el año anterior. Los resultados hasta el momento se ubican por encima de los promedios históricos, indicaron desde la Bolsa, pero "las expectativas de rinde han mermado nuevamente en el centro y sur del área agrícola. A las pérdidas asociadas a sequía y granizo ahora se suman lotes afectados con fusarium y otras enfermedades fúngicas en la mayor parte de Entre Ríos y en sectores de Buenos Aires".

Desde la BCR, en tanto,resaltaron que el origen de los males del trigo estuvo en el clima seco que predominó desde mediados de junio hasta los primeros días de octubre. "Faltaron entre 100 a 250 milímetros" de los promedios históricos, indicaron. El clima seco también le puso un límite a la expansión del maíz de primera, que resignó unas 200.000 hectáreas. Poco después de que se registraron lluvias,se aceleró el avance de la siembra en las últimas semanas y ya cubre el 44,3% del área total prevista en 6,4 millones de hectáreas. De la campaña gruesa, además, ya se llevan sembradas 1,9 millón de hectáreas con soja, poco menos del 20% del área total estimada (17,5 millones de hectáreas), con un leve retraso respecto del año previo.