| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Viernes 24 de enero de 2020
Crimen en Gesell: reconocieron a tres acusados como los agresores que mataron a Fernando (testigos entrerrianos)
CrimenGesell

Los testigos reconocieron a Máximo Thomsen y Tomás Comelli como los autores de la golpiza que mató a Fernando Báez Sosa, el sábado pasado, a la madrugada, a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell. Los testigos también señalaron, con dudas, como agresor a un tercer imputado, que habría sido identificado como Luciano Pertossi, quien podría ser indagado como supuesto coautor.

Las identificaciones positivas se concretaron durante la primera jornada de una serie de ruedas de reconocimiento ordenadas por la fiscal Verónica Zamboni. Dos de los tres sospechosos señalados por los testigos coinciden con uno de los dos imputados a los que la representante del Ministerio Público indagó como presuntos coautores del homicidio agravado por la alevosía del joven estudiante de Derecho. Con respecto a Ciro Pertossi, acusado por la fiscal de ser uno de los dos presuntos coautores del homicidio, no fue señalado en esta rueda de reconocimiento. No obstante, todavía debe enfrentar a otros nueve testigos.

Tres amigos de la víctima participaron de esta instancia del proceso que aporta una prueba clave para la investigación, ya que los testimonios y sus precisiones corresponden a testigos presenciales de situaciones ocurridas antes, durante y luego del asesinato. Uno de ellos dijo que no podría reconocer a ninguno y quedó excluido de estas rondas. Otros tres pasarán cada jornada por similares rondas hoy, el lunes y el martes próximos.

La otra novedad relevante para la causa es que ayer el laboratorio pericial de la policía de Tierra del Fuego pudo determinar qué modelo de calzado es el que dejó la impronta de su suela en el rostro de Báez Sosa, en medio de patadas que recibió cuando ya estaba en el piso. En el expediente que lleva adelante la fiscal Verónica Zamboni hay 19 pares de zapatillas secuestrados a los diez acusados, algunos de ellos con manchas hemáticas. Ahora queda el cotejo para ver si hay coincidencias y en ese caso a quién pertenece. El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, confirmó a LA NACION el importante valor probatorio que tienen estas ruedas de reconocimiento y advirtió que en el transcurso de la próxima semana se sumarán otras evidencias, entre ellas peritajes químicos, toxicológicos y sobre ubicación y contenido de los teléfonos celulares de los detenidos.

Para las ruedas de reconocimiento se recurrió en esta primera jornada a más de 80 jóvenes que la policía reclutó al azar primero a la salida de boliches bailables y más tarde en las playas. "Es una carga pública, no se pueden negar", confió una fuente judicial. Así, varios de esos "extras" permanecieron más de nueve horas en la sede de la Secretaría de Seguridad municipal, escenario de este procedimiento. Los primeros sin dormir. Otros preparados, pero sin poder disfrutar de la arena y el mar. "Bajamos del auto, íbamos para el balneario y nos hicieron subir al patrullero", contaron seis amigos de Entre Ríos, uno de ellos todavía con una pelota de fútbol en la mano.

A Juan Cruz Hasevocs, de 19 años, oriundo de Lanús y de vacaciones aquí, le tocó participar de la primera ronda, que compartió con Máximo Thomsen. "Me dijo que fue una pelea normal", contó que le comentó uno de los considerados autores materiales. Y le dio a entender que "estaban bebidos", en cuanto a haber consumido alcohol con sus amigos antes del ataque y luego del crimen. A los "extras" los tuvieron en algunos casos hasta nueve horas. "Sentados en el piso, solo con agua", contaron. Otro grupo, apenas llegó, tuvo que empujar al móvil policial que los había traído, ya que se había atascado en la arena.

El mecanismo permite que solo tres de ellos acompañen a cada imputado, siempre por similitud en características físicas. Algunos contaron a LA NACION que los elegían la fiscal y el abogado defensor de los diez imputados. "A nosotros nos descartaron", confiaron Joaquín e Ignacio, a quienes la policía interceptó cuando iban a tomar el colectivo luego de haber ido a bailar.

Los tres testigos citados ayer tuvieron la posibilidad de ver a todos los acusados mezclados con estos ajenos a la causa. Los tenían a la vista mediante una mirilla. Una vez que identificaban, se les pedía una declaración testimonial en la que deben detallar dónde y en qué circunstancia los vieron en relación con esta causa.

Los rostros de todos los imputados eran conocidos por publicación en los medios. El fiscal Diego Escoda aclaró a LA NACION que eso no invalida el reconocimiento y que el aporte que los testigos hagan en esta instancia será valorado luego por las partes, la fiscalía y el juez de Garantías David Mancinelli.

Los detenidos estuvieron en un espacio aparte, a distancia de los testigos y de los extras, con quienes solo compartieron el momento de la ronda para ver si eran identificados. Fuentes con acceso al lugar aseguraron que igual sintieron una acusación que llegó a la distancia. "Ustedes salieron a matar", les gritaron a lo lejos. También trascendió que algunos intercambiaron palabras con los extras. "Me preguntó si había salido a la noche y dijo que estaba preso hace cinco días, pero que no había hecho nada", afirmó Máximo Castillo, turista porteño que ingresó en la ronda de reconocimiento con el acusado Alejo Milanessi.

Luego de las ruedas de reconocimiento podrían cambiar las imputaciones de cada acusado. 

El abogado Fabián Améndola, quien representa a la familia de la víctima, confirmó ante LN+ que hubo dos reconocimientos positivos, aunque no aportó las identidades de los sospechosos señalados por los testigos. El letrado agregó que uno de los acusados señalado por los testigos fue "el que le pegó una patada en la cabeza a Fernando cuando estaba arrodillado y el otro imputado le peqó cuando estaba de espaldas".

Además, el abogado del particular damnificado indicó que habría por lo menos cuatro agresores, los dos imputados que fueron reconocidos por los testigos y otros dos que fueron identificados de manera dudosa.

De las ruedas de reconocimiento participaron los diez detenidos y Pablo Ventura, el undécimo sospechoso. Según el letrado Améndola, ninguno de los tres testigos reconoció a Ventura.