Miércoles 14 de noviembre de 2007
  |  
Paraná
Municipio no controla la venta de alcohol a menores por problemas económicos
Los problemas económicos que afectan a la comuna hicieron suprimir los operativos nocturnos. Así argumentan la falta de controla en la venta de alcohol a menores.
alcoholemia.jpg

L

a ingesta excesiva de bebidas alcohólicas en menores es un problema que crece en forma desmedida, en especial durante los fines de semana. Los problemas económicos que afectan las arcas de la comuna llevaron a suprimir los efectivos controles nocturnos que a mediados de 2007 se realizaba en forma conjunta entre la División Minoridad y la Dirección de Habilitaciones de la Comuna. La falta de elementos para controlar –personal y alcoholímetros– y la burocracia para que la Municipalidad abone adicionales a la Policía impiden la prevención que se practicaba en los boliches, bares, cibers y en la vía pública. Tal situación lleva a la inacción de los organismos responsables de la prevención, al incumplimiento de las ordenanzas vigentes y favorecen el avance del flagelo. A todos los problemas que las dos reparticiones que controlaban deben sobrellevar se sumó que a fines de 2006 el Concejo Deliberante sancionó una ordenanza donde habilita la presencia de menores de 14 años en los locales bailables. El fin de semana, a pesar del frío, no fue la excepción, ya que con el sólo hecho de pararse en la zona del Puerto Nuevo o en cualquier esquina céntrica de la ciudad se puede ver a decenas de jóvenes, muchos de ellos menores circulando –sin ningún tipo de inhibición– con botellas de cerveza o cajas de vino. Final anunciado Desde la tragedia de Cromañón en todo el país se agudizaron los controles en los boliches y lugares de reunión para evitar accidentes producto de la negligencia. La preocupación sobre la vida nocturna de los jóvenes tomó relevancia, pero como ocurre en forma habitual el paso del tiempo hizo que todo volviera a la normalidad y con la costumbre retornó el descontrol. Para luchar contra la ingesta indebida de alcohol en menores y en la vía pública los organismos encargados necesitan elementos y personal. Pero la escasa cifra de inspectores no alcanza para rastrillar la gran cantidad de comercios habilitados y más sin el acompañamiento policial. Para el titular de la Dirección de Habilitaciones de la Municipalidad, Julio Ruberto, el tema “es delicado” porque cuando los inspectores a su cargo realizan operativos en forma conjunta con la Policía había “buenos resultados”, pero la crisis económica que afecta a la comuna hace imposible continuar, ya que la Municipalidad no puede pagar los adicionales. Si bien cada repartición realiza controles por su cuenta la efectividad no es la misma, explicó Rafael Ascúa, titular de Minoridad. Sin embargo, para el Defensor de Pobres y Menores del Superior Tribunal de Justicia, Arsenio Mendoza, la falta de dinero no es una excusa para suprimir los controles. Para Mendoza, la primera irregularidad es que en la ciudad se habilitan lugares para menores y mayores. “Los menores no deben concurrir a los mismos lugares que los mayores”, afirmó. “El problema no es el control, sino que no debe haber menores en los lugares donde hay alcohol, ya que se desfigura la protección”, indicó. “El Estado es el responsable y un día pude suceder un accidente y nos vamos a lamentar”, sentenció. Procedimiento para actuar El funcionario municipal explicó que su repartición labra la actas de infracción, mientras que la Policía del Menor se encarga de constatar si hay menores bebiendo alcohol. La Policía labra las actuaciones y puede trasladarlos a la seccional en caso de ser necesario y llamar a los padres. Ahora bien, el inconveniente surge ahora porque el municipio no cuenta con los fondos para pagar los adicionales y tiene sólo siete inspectores que “no tiene poder ni para identificar ni detener a nadie”. “Estamos complicados por las retenciones de servicios”, afirmó Ruberto, quien aseguró: “El municipio está parado, ¿a vos te cabe alguna duda?”. El funcionario explicó que el momento económico perjudicó la buena tarea que venían realizando junto a la Policía. “Estamos haciendo ruidos molestos con personal jerárquico”, puntualizó Ruberto, quien se lamentó por perder la efectividad que “teníamos unos meses atrás”. Caso testigo En un ciber de avenida De las Américas, entre Provincias Unidas y Casacuberta, el municipio y la Policía detectaron que un chico de 10 años y otro de 14 estaban consumiendo alcohol un sábado a la madrugada. “Ese caso lo llevamos adelante con la Policía, que es la que actúa con los chicos, y nosotros labramos las actas de infracción al dueño del local”, indicó Ruberto. Tomar conciencia Es imprescindible que la sociedad empiece a tomar conciencia del flagelo que representa que aumente cada vez más el abuso del alcohol por parte de los jóvenes”, indicó Ascúa, quien definió al consumo de alcohol como un “problema social”. El funcionario policial pidió más compromiso de los padres, ya que por lo general los padres jóvenes no reaccionan cuando el hijo queda demorado por estar “alcoholizado”. Ascúa, dijo que el consumo de alcohol se mantiene y no ha bajado. En ese orden señaló que algunos comerciantes acompañan, pero otros no. “Lamentablemente estamos en una sociedad consumista”, indicó Ascúa, quien rescató la actitud de algunos empresarios que “en sus boliches se cuidan bastante de venderle a los menores”. Para Ascúa la legislación es “bastante pobre”, ya que está prohibido consumir en la vía pública, pero para aplicar una sanción la Policía tiene que “constatar al comerciante cuando está vendiendo”. Para el funcionario policial sería importante que “otros organismos colaboren con la prevención y campañas contra el alcohol con talleres y charlas sobre los males que provoca, ya que es un tema en el que debemos involucrarnos todos”. La Ley Nº 24.788 prohíbe el consumo en la vía publica, pero no tiene pena. “Nos manejamos con sentido común”, afirmó Ascúa. El artículo 4 de dicha norma determina que “está prohibido tomar en la vía pública, pero el artículo 14 referido a las sanciones no dice nada para la persona que consume alcohol en la calle, sino del comerciante, pero hay que estar justo cuando le vende”, detalló el funcionario. (Uno)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios