Domingo 18 de abril de 2004
  |  
Política
La crisis energética podría empezar con las cooperativas
Reclaman un salvataje financiero del orden de los 4 millones para las rurales y una cifra similar para las urbanas. En algunas, el déficit operativo alcanza ya al 10 % de la facturación; temen desembocar en pedidos de quiebra...

L

a crisis energética, derivada de la escasez de gas para las usinas térmicas y la baja hidraulicidad de los ríos que está comprometiendo la generación en las represas hidroeléctricas, ya puso en alerta a las principales distribuidoras del país que, esta semana, hablaron de la posibilidad de aplicar diagramas de cortes rotativos durante los días de mayor demanda este invierno.

En Entre Ríos, sin embargo, la crisis eléctrica podría tener condimentos propios si en el corto plazo el Gobierno y las cooperativas, que atienden a un 30 % del mercado, no alcanzan un acuerdo respecto del severo desfinanciamiento que soporta el sector. Emilio Alcalá, presidente de la Cooperativas Eléctrica de Gualeguaychú, dijo que ya hay cooperativas que están al borde del pedido de quiebra debido al fuerte déficit operativo.

“Estamos trabajando a pérdida, y en algunos casos ni siquiera se ha podido pagar el aumento dispuesto para el personal. Y cada vez se complica más porque la demanda crece, y no tenemos cómo dar respuesta a la demanda. Ya hay un fuerte decaimiento de los trabajos de mantenimiento y también en la ampliación del servicio. Nuestra cooperativa, por ejemplo, sobre una facturación de 1,2 millones de pesos mensuales, tiene un déficit de 132 mil pesos. En las cooperativas rurales, la situación es todavía peor”, señaló Alcalá.

Un mes atrás, las 18 cooperativas eléctricas que actúan en Entre Ríos presentaron al Gobierno un pedido formal de salvataje financiero, y entre las alternativas que se manejaron estaban las de redistribuir el Fondo Compensador de Tarifas y, eventualmente, también aplicar un recargo en la factura de modo de paliar el desfinanciamiento que arrastran debido al congelamiento tarifario y al aumento de los costos. Para eso, se conformó una comisión que, sin embargo, no pudo avanzar en ninguna respuesta concreta.

El pedido que hacen las cooperativas se compone de dos aspectos: una ayuda financiera de 4 millones para las cooperativas rurales, que están en una situación más endeble, y una cifra similar para las urbanas. De esa forma, dicen, podrían hacer frente a los desfases que ha soportado la operación del servicio eléctrico en los últimos tres años, caracterizado por un congelamiento y pesificación de las tarifas, un aumento del 70 % en el costo laboral, un incremento de los insumos, que treparon 2,6 veces desde que se desató la crisis, en 2001, y una reducción tarifaria que aplicó el Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE), dos años atrás, del orden del 3,7 % promedio.

“La situación es terminal para muchas cooperativas porque no pueden hacer frente a los gastos de mantenimiento del servicio, y esto es causa directa del problema de congelamiento y disminución de tarifas que se registró en Entre Ríos, hecho que se agravó todavía más con el incremento en los costos. Ante esto, requerimos del Gobierno una respuesta porque es el Estado el que tiene la facultad de manejar un fondo compensador de tarifas que se puede redistribuir entre las cooperativas”, señaló Emilio Calvet, presidente de la mesa provincial de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE).

Calvet puntualizó que la situación “se agrava día a día, sobre todo en las zonas rurales, y no hay material en stock. No tenemos recursos para reponer material. En estas condiciones, obviamente se resiente el servicio a medida que avanza el tiempo y no queremos que esto suceda, pero es verdad que estamos al borde del colapso”.

Aunque en el Gobierno no ven que el problema se resuelva tan rápidamente. En realidad, los funcionarios relacionados con el sector energético admiten que no hay fondos a los cuales recurrir, y por eso esperan que las cooperativas hagan un pedido formal de aumento tarifario, la única vía posible para dar respuesta al desfase financiero. Francisco Taibi, titular del Ente Regulador, admitió que en el Gobierno manejan un informe producido por las propias cooperativas en el que se advierte que el desfase de la tarifa rural respecto a otras provincias de la Región Centro llega ya al 50 %.

Entre Ríos no puede escapar a la emergencia

El secretario de Energía y presidente de Edeersa, Carlos Molina, admitió las limitaciones que tiene Entre Ríos para actuar con una política propia en el marco de la crisis energética que atraviesa el país, y que podría agravarse en las próximas semanas.

“Nos declaramos, de alguna manera, limitados frente a una cuestión nacional puesto que se trata de un problema de generación de energía”, dijo. De acuerdo a lo que señaló Molina, la indicación del Gobernador es concentrarse en este tema para ver cuáles son las cosas que se pueden hacer desde la provincia en materia de gestión, inversión y relación con Salto Grande.

“Pero hay una barrera que no podemos superar que es la crisis nacional. Si la Nación toma una decisión respecto a la provisión de energía, Entre Ríos estará dentro de ese plan de limitaciones”, indicó. Al respecto, adelantó que el Gobierno estará en 10 días en Salto Grande para seguir de cerca la evolución del problema, en contacto permanente con autoridades nacionales para conocer cuáles son los pronósticos que se manejan y “elaboraremos una serie de propuestas que estén a nuestro alcance para solucionar las limitaciones nacionales que se nos presenten”.

En tanto, uno de los delegados de la Comisión Técnica Mixta (CTM) de Salto Grande, Eduardo Harispe, explicó que en la estación de Colonia Elía, se procederá a la instalación de un transformador de rebaje que se está fabricando actualmente en Buenos Aires con lo cual se aseguraría un buen servicio a gran parte de la provincia.

Además, detalló que la situación crítica que se está viviendo se ha potenciado debido a las características que se presentaron este año en cuanto a hidraulicidad ya que el sistema eléctrico argentino está compuesto en un 40 % de abastecimiento por la parte hidráulica. En este momento hay un problema de falta de agua en las cuencas de los ríos Paraná y Uruguay y también en el Comahue. “Las perspectivas no son buenas para los próximos 25 días por la escasez de lluvias”, manifestó Harispe.

El Diario de Paraná

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios