Lunes 19 de abril de 2004
  |  
Política
Se necesitarían dos millones de pesos de inversión para poner a punto el Hospital San Martín
El Hospital San Martín de Paraná necesitaría una inversión cercana a los dos millones de pesos para poner en funcionamiento toda su estructura. Se estima que la demanda de salud seguirá creciendo en los meses invernales y los nosocomios de la prov...

E

n el San Martín se atienden casi a 3.000 personas por mes. Hay instrumental y equipamiento fuera de servicio, como el tomógrafo, que requiere una inversión de 50 mil dólares para ponerlo nuevamente en funcionamiento.

El diagnóstico lo hace el médico Jorge Tomasso, secretario técnico del Hospital San Martín, de Paraná, el gigante de la salud en Entre Ríos, por cuyos consultorios externos pasan al mes casi 10 mil personas y que cuenta con un servicio de guardia que está al borde, con casi 3 mil pacientes mensuales. La explosión de la demanda —se estima que en los meses del otoño y del invierno seguirá creciendo— obliga al nosocomio a poner a punto toda su infraestructura y su instrumental, y para eso, desde arreglar una cloaca hasta reactivar el tomógrafo, se necesitan más de dos millones de pesos.

“No sólo tuvimos que poner en marcha la atención sino también la aparatología, y ahí empezamos a ver todo lo que nos falta, ya que no solamente está roto el tomógrafo. Tenemos un montón de equipamiento que está fuera de servicio, y para lo cual estamos trabajando fuerte en ponerlos nuevamente en actividad. Sucede que hoy, para poner en marcha todo el hospital, ya no mejorarlo, sino solamente ponerlo en condiciones, se necesitan más de 2 millones de pesos. Hay que tener en cuenta que para reparar el tomógrafo necesitamos 50 mil dólares, aunque el hecho de que no esté en funcionamiento no quiere decir que no se hagan las tomografías. Se está derivando”, explica.

La cuestión de los fondos es hoy central en el Hospital San Martín, y su resolución demanda de una decisión política que, según sus autoridades, está prácticamente tomada. Cada mes, se gastan en insumos, medicamentos y funcionamiento más de 600 mil pesos aunque el presupuesto oficial otorgado apenas supera los 300 mil. La consecuencia directa es un rojo mensual que duplica esa cifra y que ahora, según señaló la contadora Marisel Faccendini, va camino de superarse con una inyección extra de fondos. Aunque con esa estrechez presupuestaria, los sobresaltos aparecen casi a diario por cuanto no hay reservas para responder a cirugías de urgencia en centros de atención privados. Así pues a los dos millones en equipamientos e instrumental, el hospital requiere el doble del presupuesto asignado.

Insiste el funcionario en afirmar que lo que hoy ocurre en el hospital es una “explosión” de una demanda que estaba “contenida” por el funcionamiento a medias en el último tiempo a raíz de las protestas sindicales. “La demanda estaba contenida. Hace dos años que el hospital trabajaba al mínimo. Veníamos de una situación de paros y asambleas todos los días. Eso iba generando una acumulación de casos que, después, cuando el hospital se pone en marcha, hay que atender, y que se suma a lo nuevo que aparece”, observó.

Aunque otro tanto, asegura, corresponde al crack de las obras sociales, que expulsan afiliados hacia el sector de la medicina estatal. “Las obras sociales están quebradas y no resuelven los problemas de sus afiliados, que finalmente los termina resolviendo el hospital. Por eso, estamos trabajando fuertemente en arancelar todo servicio que se da a pacientes mutualizados. Lo que no se factura a las obras sociales es la atención de los pacientes que ingresan a consultorios externos. Pero sí se factura todo lo que es internación. No le perdonamos a ninguna. Es sobre lo que más se ha puesto hincapié; queremos que haya arancelamiento a rajatablas, aunque tenemos pequeños inconvenientes administrativos para ir superando”, subrayó.

El 23 de marzo último, la Secretaría de Salud reunió en Villaguay a los directores de todos los hospitales de la provincia y los instruyó en la necesidad de apuntalar el servicio de arancelamiento, como forma de reforzar el exigido presupuesto de cada nosocomio. Pero no es mucho lo que se puede recaudar por esa vía. El Hospital San Martín, por caso, sólo recauda el equivalente al 20 % de su presupuesto, y de cada 100 pesos que factura a las obras sociales, consigue cobrar 75.

Pero como dirá Tomasso, no todo se resuelve con dinero. Hay problemas estructurales en el funcionamiento del hospital que requiere de otro tipo de decisiones, como la ampliación de funcionamiento de los consultorios externos en horario vespertino o la desaparición de lo que el funcionario califica como rasgo “folclórico” que es la existencia de largas colas para pedir turno. Aunque es optimista. Dice: “El hospital se va a seguir sosteniendo. De una forma u otra siempre, se van resolviendo las cosas a medida que aparecen los problemas”.

Fuente: El Diario

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios