Miércoles 28 de abril de 2004
  |  
Política
Las clínicas ponen tope para atender al PAMI
La obra social recomendó a los afiliados plantear el reclamo ante trabas que pongan los prestadores. Cuatro meses después de que Graciela Ocaña asumiera con aires de renovación la conducción nacional del PAMI —una obra social que maneja al año un ...

A

hora, cuando la demanda de atención médica crece al doble en función de las patologías propias de esta época del año, las clínicas están poniendo tope para la internación, las cirugías se reprograman y los médicos insisten en cobrar un plus adicional sobre la orden.

“No hay un corte de servicios, pero escuchamos muchos reclamos de parte de nuestros afiliados porque las clínicas no los internan con el argumento de que no hay camas; también les reprograman las cirugías para más adelante, pero ante una eventualidad de ese tipo, la recomendación es que la gente se acerque a la sede de la obra social, y exponga su queja, que de alguna forma les solucionamos el problema”, contó Silvia Cipriani, directora a cargo de la sede Entre Ríos del PAMI. “Tenemos también el recurso de acudir al hospital público, que nos está recibiendo afiliados”, añadió.

La gestión Ocaña en el PAMI se ha propuesto cambiar los sistemas de contratación de prestaciones en todo el país y evitar así la intermediación de las gerenciadoras. En estos momentos, los prestadores de la obra social de los jubilados son contratados por un centenar de Unidades de Gestión y Participación (UGP) constituidas por dueños de clínicas y laboratorios. La UGP cobra una cápita por cada jubilado de 21,40 pesos por mes, y si se tiene en cuenta que en Entre Ríos hay 117 mil afiliados, al mes significa poco más de 2,5 millones de pesos.

Mientras esa reconversión de los convenios que se anunció no se lleve a la práctica, los prestadores siguen manejándose con los parámetros que existen desde la gestión del ex interventor menemista del PAMI, Víctor Alderete, y los montos que se perciben, dicen, “son insuficientes”.

En función de eso, un camino de reclamo que les queda es “retacear” la atención a los jubilados. “Hay reticencia de las clínicas para atender pacientes del PAMI porque están dejando de ser operativas y van camino a un desfinanciamiento. Uno no puede prestar por 100 y cobrar por 60 y encima con una cápita totalmente desactualizada. Así ni siquiera cubrimos los costos”, planteó el doctor Miguel Barbará, presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Entre Ríos (Acler).

La queja está dirigida a la última liquidación que cobraron los sanatorios, correspondiente al mes de febrero, que se percibió con una quita del 40 %, un descuento que se aplicó en función de la facturación puesta al cobro por los hospitales que han dado cobertura a pacientes del PAMI.

“Para nosotros no está claro ese débito, y por eso hemos hecho el reclamo correspondiente, y no descartamos hacer una denuncia pública del convenio, lo que nos llevaría a un corte de hecho de los servicios”, dijo Barbará.

DEUDA. Los sanatorios de Entre Ríos no sólo están planteando una actualización del valor de la cápita —de los actuales 21,40 pesos pretenden llevarlo a, por lo menos, 40 pesos— sino que también están pidiendo la cancelación de una deuda de aproximadamente 18 millones de pesos. “Se trata de mejorar las condiciones para permitir que 64 clínicas de todo Entre Ríos puedan seguir existiendo, y lamentablemente no hay respuesta. Todo esto se lo hemos anticipado al PAMI.

Esto no es un capricho, ni son decisiones tomadas de apuro. Somos conscientes de que la atención del PAMI es un ingreso importante para las clínicas. Pero en este momento se transforma en una carga que hay que solventar y financiar desde el sector privado, y así no se puede seguir”, señaló.

Dónde reclamar

La directora a cargo del PAMI local, Silvia Cipriani, recomendó a los jubilados hacer el reclamo ante la obra social en caso de inconvenientes en la atención tanto de parte de las clínicas como en los consultorios médicos. Al respecto, dijo que el camino que debe seguirse es llevar el planteo ante el área de Prestaciones Médicas del organismo, en la sede de Chile y Venezuela. También se puede acudir a PAMI Escucha, al número gratuito 138, que atiende de lunes a viernes de 8 a 21.

“La atención no cambió”

La visión de los pasivos es que aún con el cambio de gestión en el nivel central de PAMI —desde enero último está al frente de la obra social Graciela Ocaña, ex diputada por el ARI— nada ha cambiado a nivel de atención médica. “La atención no ha cambiado. Los beneficios para los afiliados son los mismos. No sé qué pasa ni cuál es la tarea que está haciendo la interventora que todavía no puede mejorar la atención al jubilado”, dijo Susana de Pelegrini, titular del Centro de Jubilados y Pensionados Nacionales de Entre Ríos.

Y de paso, se quejó por cuanto desde que asumió Ocaña la conducción del PAMI todavía no ha podido recibir a los delegados de los pasivos del interior del país. “La interventora prometió en cuanto asumió que en 15 días nos iba a atender. Eso lo dijo hace más de tres meses y no hubo todavía ningún encuentro”, señaló.

Al respecto, subrayó que los afiliados “seguimos con las mismas penurias de siempre. Encima, en Paraná no hay funcionario designado para estar al frente de la delegación, y por eso han puesto a una persona de carrera que está a cargo en forma transitoria”.

El Diario de Paraná

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios