Miércoles 05 de mayo de 2004
  |  
Política
Convocatoria para la “reconstrucción del radicalismo entrerriano”
“Una profunda decepción recorre el radicalismo entrerriano; temas nacionales, provinciales, locales han sumido a grandes sectores de la militancia radical en una situación de desconcierto y de desinterés que refleja una crisis no vivid...

T

extual de la carta enviada:

Hay también una situación novedosa en la representación ciudadana, no obstante el porcentaje relativamente alto obtenido el 23 de noviembre, nos ha dejado con una escasa representación legislativa, apenas algunos municipios y casi la mitad de las juntas de gobiernos.

En varias ciudades importantes no fuimos opción para la ciudadanía. Por otro lado existe con legisladores, gobiernos municipales y algunos concejales una tercera fuerza que podrá o no consolidarse en la provincia, pero que pone ante la sociedad otra opción provincial; numerosos partidos vecinales gobernando municipios y con representación en concejos deliberantes; la estrategia nacional del kirchnerismo de generar una expresión transversal junto a otra expresión del PJ. Estos hechos muestran a las claras un escenario de fragmentación de la opinión ciudadana inédito en Entre Ríos; por lo que no somos los únicos en condiciones de capitalizar los errores del justicialismo gobernante.

Estamos ante una administración provincial que apenas asumido demostró que vuelve a lo peor del pasado: ausencia de un proyecto de gobierno, revanchismo, persecuciones, despido de empleados públicos, desmantelamiento sin ningún análisis o evaluación de esquemas educativos (escuela intermedia, UADER, carrera de Medicina en Paraná, centros de educación de adultos), discriminación a los municipios gobernados por el radicalismo, vocación hegemónica, desinterés en la transparencia y el control de los actos de gobierno, políticas sociales estructuradas sobre criterios meramente economicistas, profundización del endeudamiento de la provincia. En fin, todo indica que este gobierno justicialista marcará una nueva etapa en la decadencia entrerriana.

Un párrafo especial merecen las acciones llevadas adelante para subordinar el Poder Judicial concentrando el amparo en la Sala Penal del S.T.J. donde se concentran 3 jueces de la máxima cercanía al gobernador, conformando espacios de debate salarial que serán una forma permanente de presión hacia la justicia, como en muchos otros aspectos del accionar del gobernador. Organiza un consejo de la Magistratura para la designación de algunos jueces abriendo algunos espacios de opinión y participación positiva mientras concentra en sus amigos íntimos la decisiones de fondo que destruyen cualquier independencia del Poder Judicial.

Esta situación nos lleva a pensar que podremos recuperar la confianza perdida por la mayoría entrerriana pero no con cualquier acción política o con cualquier propuesta. Distintas visiones acerca de cómo resolver esta situación también son hoy planteadas. Algunos piensan que disimulando errores del pasado, diluyendo responsabilidades, promoviendo una falsa unidad, obviando diferencias, será posible salir adelante y recuperar la confianza de la mayoría entrerriana ante los errores del gobierno provincial justicialista.

El Congreso del Partido debía cerrar un necesario e imprescindible proceso de reflexión de discusión y autocrítica respecto del papel jugado por el radicalismo entrerriano los últimos tiempos. El fracaso del Congreso agrega una carencia más al partido, un espacio colectivo que se cierra. Nosotros hemos planteado en los organismos partidarios y en la sociedad nuestros criterios, nuestros análisis, cada dirigente o sector del Partido sabrá qué le corresponde hacer.

El radicalismo entrerriano aún conserva una tremenda fuerza en la sociedad. En todo tipo de asociaciones civiles hay radicales que participan brindando su esfuerzo y dedicación, desde los barrios a las zonas rurales más recónditas de la provincia sigue habiendo presencia de militantes sociales y así como están presentes errores cometidos en la acción de gobierno también viejos aciertos que siguen justificando una pertenencia no sólo emocional sino testimonial y programática. Hay miles de militantes y dirigentes radicales que en los momentos más difíciles de estos años no dudaron en seguir dando la cara, cumpliendo sus funciones y trabajando con la sociedad.

Después de las derrotas de 2001 y 2003 es necesario reconstruir el dialogo y la relación entre el radicalismo y el pueblo entrerriano. Qué radicalismo demanda el pueblo entrerriano, qué radicalismo queremos reconstruir hacia el futuro?.

El futuro de nuestra provincia estará indisolublemente unido al desarrollo de nuestra economía productiva, la tremenda riqueza de la producción agropecuaria debe ser transformada en la provincia en industrias asentadas aquí, que generen un desarrollo de PyMes industriales y comerciales hacia las que debemos volcar todo el esfuerzo del estado en su fortalecimiento y desarrollo. Esta alternativa, la única que creemos le queda a la provincia para construir una sociedad justa e igualitaria, requiere de políticas de estado vertebradas sobre un debate político y social que el actual gobierno no está promoviendo. Nuestra responsabilidad debe ser impulsar la discusión de estas ideas y la formulación de un proyecto entrerriano.

La tremenda exclusión de miles de entrerrianos de la posibilidad de trabajo no se puede ocultar mediante la distribución de algunos planes sociales que mantienen en la indigencia y el clientelismo político a miles de familias. La educación tantas veces anunciada como la oportunidad del futuro debe ser el espacio que iguale las posibilidades de niños y jóvenes entrerrianos no como promesa del futuro sino como realidad del presente. Es cierto que la solución de estos temas no es sólo provincial pero mucho se puede hacer desde el Estado entrerriano . Un estado ordenado que permita ser un canal apropiado para una mejor distribución de la riqueza brindando servicios de calidad en salud, educación, justicia, seguridad, mantenimiento y construcción de caminos, para todos los entrerrianos.

Estos ejes que describimos no son ajenos a las aspiraciones de las grandes mayorías entrerrianas. La decadencia entrerriana de los últimos tiempos las presenta casi como utopías inalcanzables. Cuando hablamos del radicalismo que demanda el pueblo entrerriano, estamos seguros que reclama que nos avoquemos a la construcción de la alternativa que se proponga este modelo de provincia, que es el modelo histórico de desarrollo entrerriano, pero también es el modelo de la amistad social, la educación, y el progreso que nos distinguió por décadas.

El radicalismo debe mantener vigentes sus principios de siempre, pero tener la frescura intelectual para encontrar las propuestas programáticas más acordes con las necesidades del momento. Debemos terminar con la soberbia de los que se creen iluminados, para construir –entonces- un partido moderno con claros mecanismos de participación de sus militantes que pueda sustentarse en amplios sectores sociales a partir de definiciones políticas y programáticas discutidas, consensuadas, y construidas con amplios espacios de participación, con dirigentes en los que la gente crea, que lo llevarán a la práctica. El partido de la producción debe vibrar en todos los sectores del campo entrerriano, el partido de la industrialización debe ser convocante y sentirse convocado por los sectores del trabajo y la inversión productiva. El radicalismo ha de bregar por la consolidación y el equilibrio de los perfiles turísticos de la provincia. Todo ello en el marco de políticas de respeto al medio ambiente y el desarrollo sustentable. Las PyMes de cualquier actividad deben verse reflejadas en los proyectos de los legisladores y concejales del radicalismo a lo ancho y lo largo de la provincia.

El partido que procura un estado ordenado y eficaz para poder cumplir sus funciones debe encontrarse con los trabajadores, los profesionales entrerrianos, el mundo académico y las universidades con vigencia en nuestra provincia El partido que termine con el clientelismo indigno debe recuperar la confianza de los excluidos del trabajo en la década menemista para reinsertarse en la vida útil del trabajo fecundo. Seguramente no será fácil reconstruir el radicalismo entrerriano tampoco es imposible. Vale la pena intentarlo. Requiere militancia, audacia, imaginación, voluntad de lucha. La presencia en la conducción partidaria de dirigentes que tengan estos objetivos es indispensable, para a partir de allí avanzar en concreto en este proyecto que presenta, asentados en los ideales de siempre, un Nuevo Radicalismo, el radicalismo del mañana como hace décadas soñaba Ricardo Rojas y que depende de nosotros, los radicales entrerrianos, empezar ya a construir.

El nuevo radicalismo entrerriano necesita:

• Abrir espacios de formación política y capacitación de dirigentes, de toda su militancia, en particular de los jóvenes.

• Construir espacios de debate público sobre todo los temas provinciales y locales.

• Preparar equipos de análisis de la problemática provincial con soluciones populares y progresistas para los problemas entrerrianos;

• Integrar a todos los radicales entrerrianos con una presencia permanente del Comité Provincial en todos los departamentos.

• Realizar una oposición firme y coherente al gobierno provincial armando equipos de seguimiento con la participación de legisladores, técnicos y dirigentes partidarios.

• Reforzar e impulsar el accionar de los radicales con vocación de trabajo en instituciones provinciales y locales.

• Modificar la Carta Orgánica para lograr un mejor funcionamiento dinámico y representativo de los organismos partidarios, incorporando la representación proporcional en todos los niveles.

•Conformar un Instituto de Estudios Políticos, Económicos y Sociales, como lo exige la misma ley de Partidos Políticos.

•Aportar a la reconstrucción nacional del radicalismo.

El radicalismo entrerriano se debe plantar de igual a igual ante el gobierno de Busti, sin complejos, sin prejuicios hacer una oposición sana con claros objetivos, no será un radicalismo mediocre, sobón o alcahuete del poder el que recupere la confianza de la mayoría de los entrerrianos con orgullo de ser radicales, con confianza en el pueblo, con el coraje de sabernos capaces de poder construir una Entre Ríos para todos los entrerrianos para que sea la mejor provincia de América del Sur. Hoy es indispensable una Nueva Convocatoria, sin soberbia, sin sectarismos, conscientes que pocos no podremos concretar este desafío. A los viejos radicales,.....a los jóvenes radicales,. a los que quedamos y a los que por algún motivo se fueron...a los que alguna vez votaron al radicalismo, a los profesionales, productores, comerciantes, trabajadores, estudiantes,......entrerrianos va este mensaje:

JUNTOS PODREMOS.-
Juan Enrique Ghiano
P/ Movimiento Radical por el Frente Social
Este documento es un borrador para la discusión entre correligionarios de toda la provincia.

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios