Miércoles 26 de mayo de 2004
  |  
Política
En la provincia hay al menos 1.600 casos de hepatitis A
El diagnóstico oficial señala que la enfermedad está en un “lento retroceso” aunque admite la existencia de condiciones sanitarias que posibilitan su propagación. Sin embargo, en los centros de salud de Paraná dicen que los casos de he...

E

l brote de hepatitis A, que hace un mes estalló en la zona oeste de la ciudad al punto que oficialmente se admite la existencia allí de más de 150 casos, ahora está abriéndose hacia otros puntos de Paraná. El bioquímico Daniel Verzeñassi, integrante del Foro Ecologista, muestra un prolijo rastrillaje y dice que ya se han detectado 16 focos de la enfermedad en puntos tan disímiles como Villa Mabel, y los barrios Giachino, 25 de Mayo, Belgrano, Bajada Grande y Maccarone.

El diagnóstico que maneja el Gobierno provincial habla de que “lentamente va disminuyendo el brote de hepatitis en el medio de la endemia que se extiende en el corredor Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos”. Oficialmente, se indicó que en base a un informe elaborado por la ministra de Salud y Acción Social, Graciela López de Degani, en Paraná, desde el 1º de enero hasta la fecha, hay 594 casos notificados”, de los cuales 156 se registraron en el Centro de Salud Ramón Carrillo, del barrio San Agustín. En el resto de la provincia, observa el informe oficial sobre la enfermedad, la cifra llega a los 1.100 casos. El documento sostiene que “a partir de un análisis de las curvas epidemiológicas, la mayor cantidad de casos se registró a fines de marzo y comienzos de abril”, con lo cual “lentamente va disminuyendo este brote en el medio de la endemia que se extiende en el corredor Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos”.

Sin embargo, la opinión que se halla en los centros de salud es otra. La doctora Silvia Pedrotti, directora del Centro de Salud Cecilia Grierson, del barrio Mariano Moreno, dice que, aún en forma esporádica, los casos de hepatitis A continúan apareciendo. “Está claro que es una situación totalmente distinta a la que ocurrió en el barrio San Agustín, pero en esta zona las condiciones sanitarias no son distintas; acá hay contaminación por pozos negros, por basurales, por falta de baños”, indicó.

El director del Centro de Salud Jorge Newbery, Guillermo Zanuttini, indicó que en esa zona los casos de hepatitis A comenzaron en el último trimestre, con un promedio de 7 por mes. “Ante esto, lamentablemente siempre llegamos tarde con las medidas, siempre atrás de los casos. Lo que pasa es que hay mucho deterioro de la calidad de vida porque es una zona con muchas dificultades, lo cual nos pone a una realidad concreta y es que estamos frente a una epidemia, y ante una epidemia lo que correspondería hacer es una vacunación, pero las vacunas sólo llegan para chicos de 1 a 5 años que estén en jardines maternales, y a nosotros todavía no nos llegó ninguna dosis”, puntualizó el profesional.

Un cuadro menos alarmante pintó Nicolás Roldán, titular del Centro de Salud Corrales —un sitio donde al mes se realizan 22 mil prácticas médicas y que atiende a una población de 22 mil habitantes—, donde de enero a la fecha se han notificado nada más que 13 casos de hepatitis. “La enfermedad se ha frenado un poco en estas últimas semanas. Pero no sé si está controlada, lo que vemos es que no se reportan nuevos casos”, observó Roldán.

Según pudo saber El Diario, el foco infeccioso tiende a crecer también en la zona de Bajada Grande, donde el Hospital Gerardo Domagk ha registrado ya 25 casos, y en las últimas semanas se han reportado 6 más. Allí, el rastrillaje se viene realizando con agentes sanitarios y beneficiarios del Plan Jefes y Jefas de Hogar, y han comprobado que la enfermedad golpea con más fuerza en los barrios Alloatti, Mosconi y Kilómetro 3. En esta última zona, un mapeo sobre 105 familias, permitió determinar la existencia de 17 casos de hepatitis A.

Mientras tanto, miembros de la Asamblea de Emergencia contra la Hepatitis de San Agustín viajaban anoche a Buenos Aires para plantear el problema de hepatitis y la falta de condiciones sanitarias de la población a la Ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner.
La decisión de acudir al gobierno nacional surgió tras considerar agotadas las posibilidades a nivel local, puesto que consideran que hasta ahora no ha habido respuestas.

Verónica Miró, una mamá de un alumno de la Escuela Caciano Calderón Miró comentó que serían atendidos por Kirchner fuera de agenda y que le plantearán la situación sanitaria de la ciudad, en vista a la existencia de pozos negros y la falta de redes cloacales. También, expondrán la imposibilidad de las familias carentes de ofrecer la dieta indicada a sus hijos enfermos. Respecto de este punto, señaló que la Municipalidad de Paraná aún no ha entregado los bolsones con alimentos especiales, tal cual se había anunciado.

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios