Martes 14 de diciembre de 2004
  |  
Política
El Gobierno Nacional no implementará la reforma política que en su momento repitió Entre Ríos
Mientras el oficialismo pasó un fin de semana encandilado por las luces del acto de balance de gestión que presidió el gobernador Jorge Busti en la ciudad de encuentros y la saga tuvo su continuidad en la inauguración de la mega obra de la costane...

D

esde mediados de la primera semana del mes que le baja la persiana al 2004, algunos medios nacionales comenzaron a sondear el tema de la “reforma política” que resaltó con el vocablo “impronta presidencial” de cuanto funcionario nacional tenia un micrófono cerca.

Pero el “sondeo” tuvo su punto culminante el domingo pasado, cundo el diario La Nación dejó de lado las segundas interpretaciones y publicó: El Gobierno frenó la reforma política, se posterga hasta 2007 por decisión de Kirchner.

La única modificación electoral que envió el Poder Ejecutivo al Congreso es la unificación de elecciones (serán siempre el tercer domingo de octubre para elegir presidente y vicepresidente y legisladores nacionales).

Esta ley era una preocupación para el Presidente porque busca nacionalizar las elecciones del año próximo, que reducirán considerablemente el costo de las elecciones.

El megaproyecto de reforma política -era un paquete de once leyes- nunca salió del despacho presidencial hacia el Congreso y según confirmó al citado medio nacional el ministro del Interior, Aníbal Fernández, no hay ninguna instrucción de acelerar las iniciativas para modificar el sistema electoral (reduciendo la influencia de la lista sábana), instrumentar el voto electrónico ni el proyecto que planteaba aumentar el control del financiamiento de las campañas políticas.

Quedan aproximadamente tres sesiones para terminar el período ordinario y en los planes del oficialismo en ambas cámaras no está la reforma política que prometió concretar el Gobierno para terminar con los viejos mecanismos partidarios.

Si el Poder Ejecutivo decidiera enviar antes de fin de año los proyectos para cambiar el sistema electoral no existe posibilidad de debatirlos y ya no dan los tiempos para que el año próximo se apliquen los cambios en los comicios previstos para el 23 de octubre.

”Fuentes calificadas del oficialismo en el Congreso aseguraron que el Presidente no convocaría a sesiones extraordinarias, con lo cual tampoco habría posibilidades de enviar el proyecto después de fin de año”, publicó La Nación.

Cuando el Gobierno hizo trascender, y luego confirmó, que preparaba un proyecto para modificar el sistema electoral de lista sábana, los legisladores no habían sido consultados. Después tampoco tuvieron más noticias de la reforma política, salvo cuando el Gobierno convocó a las organizaciones no gubernamentales (ONG) para acordar proyectos bajo el lema "Reforma política ya".

El ministro del Interior terminó hace más de cuatro meses de elaborar los proyectos de reforma política, que además habían tenido un extenso trabajo previo con la ONG.

Después los papeles llegaron a manos de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que es la principal consejera del Presidente y además en temas legislativos su influencia es casi definitiva.

No le convencieron algunos puntos de la reforma: básicamente el sistema mixto (copiado del alemán) que combina un sistema de voto uninominal con la lista sábana y que no dejaría asegurado el cumplimiento del cupo femenino en las listas de candidatos uninominales.

También, como ocurre en los temas centrales, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, analizó los proyectos.

"El Presidente después recibió el plan ambicioso de reforma política, pero lo frenó", aseguró el prestigioso medio capitalino.

Nunca instrumentó el envío de las iniciativas que habían recogido ya el rechazo de la oposición, sobre todo en lo referido al sistema electoral, que también aseguraba la hegemonía de los partidos grandes por sobre los que carecen de grandes estructuras partidarias.

Una vieja promesa

La reforma política fue siempre el plan con el que amenazaron cambiar para contribuir a la transparencia casi todos los presidentes, desde el regreso de la democracia, hace 21 años. Pero nunca nada cambió.

En el caso de Kirchner, la reforma política fue uno de los principales temas de campaña. Después, cuando asumió, ratificó su intención de impulsar la reforma y hasta la incluyó como parte de su plan de seguridad cuando Gustavo Beliz todavía era su ministro de Justicia y la ola de inseguridad golpeaba las puertas de la Casa Rosada.

El jefe de Gabinete también se involucró en el tema, sobre todo en el sistema de aumentar el control del Estado en los fondos que reciben los partidos, que serían concentrados en una sola cuenta que manejaría el Estado.

Hace varios meses estaba muy entusiasmado con el proyecto, pero después nunca más habló del tema.

Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Libertad productora SRL no tiene responsabilidad alguna por comentarios de terceros.Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite a través de su cuenta de Facebook o Anónimamente.
INFORME DIGITAL, propiedad de Libertad Productora SRL, se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminatorios, contrarios a las leyes, la moral y buenas costumbres de la República Argentina. Reglamento
Comentarios