Opiniones
  |  
Sábado 02 de junio de 2018
Rosario Ayerdi: Massa y Pichetto ya piensan más temas para incomodar al Ejecutivo

Mientras el presidente Mauricio Macri acusaba en público a Cristina Kirchner de estar detrás del proyecto que frenaba los aumentos en las tarifas de servicios públicos, en privado distintos funcionarios de la Casa Rosada apuntaban contra Miguel Pichetto y Sergio Massa. Desde Cambiemos aseguran que la alianza entre el senador y el líder del Frente Renovador fue la que derivó en el acuerdo opositor que le ocasionó una nueva derrota al Gobierno. “Dicen que estoy fuera de la política pero ahora me adjudican haber logrado la ley contra los tarifazos”, dice el hombre de Tigre.

“De qué me van a acusar, si les di todo el tiempo del mundo para que presentaran un proyecto alternativo”, agrega el senador. El jueves, después de la votación en plena madrugada, Pichetto y Massa evaluaron por teléfono lo sucedido en el recinto. Repasaron cómo desde Balcarce 50 presionaron hasta último momento para frenar la sanción de la ley que horas después se vetaría, remarcaron lo importante de tener una agenda parlamentaria propia y ambos coincidieron en que “no hay que tener rencores con nadie. Ni con el Gobierno ni con los legisladores que se dejaron presionar”.

Durante los años en que fueron kirchneristas, no tuvieron mucho vínculo y apenas se saludaban cuando se cruzaban en actividades en común. Hoy la relación cambió, y todos los fines de semana se reúnen a tomar mate. Puede ser en la casa de Tigre de Massa o en la vivienda de Vicente López de Pichetto. Allí, el ex diputado escucha al senador hablar de política y, en cambio, Pichetto consulta a Massa sobre economía, sobre todo por las charlas que mantiene con su equipo económico, liderado por Roberto Lavagna. La relación entre ambos se afianzó en 2016, cuando Massa aún era diputado y pasaban horas en el despacho de Pichetto planeando la agenda parlamentaria.

Pero fue el encuentro que el legislador organizó en Gualeguaychú lo que terminó de consolidar el vínculo. Cuando los gobernadores comenzaron a bajarse del encuentro, fue el tigrense el que envió a sus diputados, legisladores provinciales e intendentes. Pichetto sueña con una interna peronista que incluya a Massa, y el tigrense ya le avisó que está dispuesto a que el Frente Renovador sea parte. Prometió que su socia, Margarita Stolbizer, lo acompañará. Massa tanteó a la ex diputada en una cena, en la que solo hubo elogios para Pichetto. En la charla del jueves, los dirigentes opositores también coincidieron en que “no hay que entregarle la agenda ni la política al gobierno nacional”. Por ello, la semana próxima ambos se reunirán con distintos diputados que trabajan conjuntamente en nuevas propuestas económicas, entre los que se encuentran Diego Bossio, Marco Lavagna y Graciela Camaño. El objetivo es presentar proyectos que cuiden el empleo y los precios. “Si en la negociación por los aumentos en las tarifas se mostraron dispuestos a perder $ 30 mil millones en la reducción del IVA, no van a tener problema en perder $ 12 mil millones en IVA que se pueden quitar a los alimentos de la canasta básica”, adelantan sobre la próxima pelea que intentarán dar. (Fuente Perfil).