Opiniones
  |  
Miércoles 06 de junio de 2018
Enrique Ríos (*): Paraná crisis institucional: gobernabilidad y legitimación de las decisiones

Ninguno de los que vivimos en nuestra ciudad podemos estar ajenos, desconocer o negar la grave crisis institucional por la que atraviesa el Estado Municipal.  Seguramente tendremos visiones y posturas encontradas, divergentes, coincidentes o diametralmente opuestas, sobre esta misma realidad, una realidad que nos golpea fuertemente, hiriéndonos en lo más íntimo de nuestra identidad paranaense.

El solo estado de sospecha sobre la figura del señor Presidente Municipal y sus posibles vinculaciones con el mundo del narcotráfico en la ciudad y la prisión de un Concejal y la Subsecretaria de Seguridad Municipal dispuesto por un Juez Federal imputándolos de “haber participado junto a un banda narco en la comercialización de estupefacientes”, nos demuestran la gravedad de lo que está sucediendo. Se trata de hechos sobre los cuales sin lugar a dudas será la Justicia quien determinará el grado de responsabilidades de cada uno de los actores y las penalidades que le correspondieren, actuando conforme a derecho.

Por otro lado,  no son menores las implicancias de esta situación o lo que la misma genera hacia el interior de la institución municipal. Cabe preguntarse entonces: ¿Cómo se han erosionado las bases de sustento del Gobierno municipal? ¿Cuál es la visión sobre la autoridad municipal que tienen hoy los ciudadanos y cómo afecta esto a la gobernabilidad y la gestión de gobierno?

Son preguntas que nos interpelan, fundamentalmente, a quienes tenemos responsabilidades institucionales en representación de los intereses ciudadanos en el Honorable Concejo Deliberante de Paraná. Nos obliga a ser mesurados, reflexivos y serios en lo que decimos y hacemos, y donde humildemente entiendo que la salida no es profundizar la crisis en la cual los más perjudicados serían los ciudadanos, sino que es necesario aportar de manera decidida y proactiva, lo mejor de cada uno para superar esta conflicto de legitimidad política y recuperar la confianza de los paranaenses en la institución municipal.

Sin confianza en el Gobierno, en las instituciones públicas y en la justicia de sus decisiones, no será  posible brindarle soluciones y respuestas a las demandas permanentes  de los vecinos. Y es en ese sentido que emitimos opinión desde nuestro Bloque del Frente para la Victoria, planteando la necesidad de que el Presidente Municipal tome licencia en su cargo desde la perspectiva de sumar y aportar, lo cual no fue entendido así, ni tomado en cuenta, al menos hasta ahora.

Estamos frente a un gobierno deslegitimizado, desprestigiado, que ha perdido credibilidad; donde su gestión  y las instituciones públicas que representa, están expuestas a una creciente desconfianza de la ciudadanía, siendo que es la confianza la base sobre la cual descansa el éxito de una administración y cuando ella se termina, lo que más se desgasta son precisamente las instituciones. Por eso debemos ser capaces de defenderlas fortaleciéndolas, saneándolas, oxigenándolas, porque ellas son los pilares sobre los que se sustenta la democracia y desde donde se puede cumplir con los requerimientos de los vecinos.

En momentos de crisis es necesario que se obre conforme las circunstancias, no se puede hacer lo del avestruz y esconder la cabeza en la arena y pensar que nada pasa. Se debe ser responsable de lo que se hizo, pero mucha más responsabilidad se tiene sobre lo que se pudo evitar y no se evitó. Motivo por cual hoy, sin rehusar el grado de responsabilidad que nos compete, es que creo oportuno y necesario señalar que la responsabilidad de lo que suceda en la Administración del Estado Municipal y en la gestión pública del mismo es absolutamente del Sr. Intendente y de la coalición CAMBIEMOS (UCR-PRO).

O se piensa y se actúa en defensa y lealtad a un interés sectorial y mezquino, o se tiene la grandeza de defender y tutelar el bien común de todos los paranaenses.

(*) Concejal Frente para la Victoria Paraná