Opiniones
  |  
Jueves 14 de junio de 2018
Miguel Rettore (*): Mi posición a favor de la legalización del aborto

Hoy comienza a tratarse en el Congreso de la Nación la despenalización del Aborto. Por cierto, el tema estuvo debatiéndose profundamente durante estos últimos meses y surgieron, como se esperaba, las dos posiciones muy radicalizadas.

Ambas posiciones son ciertas y verdaderas, tomadas desde el punto de vista de cada una. Es totalmente cierto que la vida comienza desde el momento de la gestación en el seno materno, que hay que cuidar las dos vidas, que toda mujer debe ser dueña de su cuerpo y de sus decisiones, y todas las argumentaciones que se esgrimen en  ambas posiciones.

Lo cierto es que la legislación nace en la sociedad y es el legislador quien debe fijar las normas que la sociedad necesita en cada momento histórico.

Hoy nuestra legislación penaliza el aborto, con solo dos excepciones, el aborto para preservar la vida de la madre y el aborto por abuso de una mujer idiota o demente o por violación; pero en la vida diaria de la sociedad se advierte con preocupación la gran cantidad de muertes que se producen por practicarse abortos ilegales y sus víctimas generalmente son aquellas mujeres de menores recursos que deben recurrir a lugares no recomendables y que si bien el estado debe profundizar las campañas de concientización y los programas sociales y de salud pertinentes, el legislador debe buscar una solución a este problema.

Cuando, hace años, la sociedad argentina debatió el divorcio, también se sostuvo que a partir de ello iba a haber más separaciones en la argentina, que autorizarlo sería promoverlo; pero luego de sancionado quedó demostrado que no solamente la cantidad de separaciones no se aceleraron con ello, sino que se solucionaron las miles de separaciones de parejas y de nuevas familias que se habían formado y que la mayoría de hombres y mujeres de aquella época estaban incursos en la figura delictiva del Adulterio, que por entonces existía.

Que hoy se legisle sobre la despenalización del aborto, no va a significar que las mujeres aborten mas, sino que se va a tratar de evitar las miles de muertes de niñas jóvenes que se registran por este tema.

Por todo lo expuesto, y en el convencimiento que este tema no hay que debatirlo desde lo religioso, ni desde lo moral, principista ni ético; sino desde el punto de vista de la salud pública, es que adhiero a la despenalización del aborto.


(*) Ex concejal radical de Paraná.