Opiniones
  |  
Jueves 20 de diciembre de 2018
Sergio Urribarri (*): La Entre Ríos que supimos construir

Por estos días pero del año 2012 inaugurábamos la Autovía de la Ruta Nacional 14 en toda su extensión en Entre Ríos junto a Cristina Fernández de Kirchner.

Habíamos transformado la ruta de la muerte en un obra moderna de conectividad e integración, que facilitaba el transporte de la producción y el tránsito comercial y turístico. Una obra emblemática como dijo nuestra presidenta en aquel momento.

Era la Argentina del desarrollo que había dejado atrás la terrible crisis de 2001 gracias al proyecto nacional y popular iniciado por Néstor Kirchner. Eran tiempos de reparación en nuestra provincia con obras y recursos que marcaban el fin de una historia de postergación. Era la Entre Ríos protagonista. La Entre Ríos que supimos construir.

A fuerza de convicción, voluntad y decisión política llevamos adelante obras y acciones que transformaron nuestra provincia y mejoraron la vida de los entrerrianos. La realidad es contundente: hicimos el centro de medicina nuclear más avanzado del país, los centros de convenciones de Concordia, Villaguay y Paraná, 154 escuelas nuevas, plantas potabilizadoras, miles de metros de redes de agua, cloacas y gas natural, 700 kilómetros de rutas nuevas y otros cientos de repavimentadas, accesos a decenas de pueblos y ciudades, dos hospitales nuevos. Comenzamos la Autovía sobre la Ruta 18, ejecutamos el programa de electrificación rural, incorporamos 79 escuelas a la modalidad de jornada completa (Escuelas Ninas); entregamos 40.800 becas educativas; brindamos 15.000 soluciones habitacionales; construimos la Estación Transformadora 500/132kV de Paraná que le da más de 20 años de autonomía energética a la provincia; tendimos una red de fibra óptica de 1.700 kilómetros; promovimos la agroindustria con el nacimiento de más de 800 pymes, e impulsamos fuertemente el turismo logrando un incremento de la afluencia de un 190%, entre muchas otras cosas.

Esta enorme tarea de gestión mostró resultados notables: creció la clase media en un 48%. Se incrementaron el Producto Bruto Geográfico, las exportaciones de manufacturas, el trabajo registrado y el salario real. Disminuyeron el analfabetismo (del 2,7% al 1.8%), el índice de mortalidad infantil (el más bajo de la historia provincial) y el trabajo infantil en un 66%. Entre Ríos se convirtió en la principal provincia productora avícola, de cítricos dulces y de arándanos del país; la segunda productora nacional de arroz, del sector apícola y de insumos farmacéuticos y veterinarios; la tercera productora nacional en el sector ganadero y foresto industrial; y la cuarta productora de oleaginosas, tambo-lácteos y porcinos. También redujimos la deuda provincial en tanto en 2003 abarcaba prácticamente la totalidad del presupuesto y en 2015 representaba el 52% de los ingresos presupuestarios.

El trabajo conjunto entre la Nación, la Provincia, los municipios y las juntas de gobierno nos permitió dejar la vara bien alta más allá de los desaciertos.

Y los entrerrianos lo saben.

(*) Ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos