Opiniones
  |  
Miércoles 18 de septiembre de 2019
Benito Carlos Aramayo (*): La reforma agraria integral es una necesidad en Argentina

Hace unas semanas por declaraciones de Juan Grabois, se armó un revuelo bastante generalizado tanto en los medios, opiniones de comentaristas políticos, periodistas, economistas, de todo tipo. Podríamos decir que las declaraciones sobre la reforma agraria se instaló con fuerza.

La reforma agraria integral para los detractores que salieron con los botines de punta sería una utopía o a lo sumo un proyecto irrealizable, tienen temor porque para ellos es un horizonte indeseable y podríamos decir hasta peligroso.

La Argentina es un país que ha sido modelado desde la organización nacional por los intereses de la oligarquía terrateniente que fue la que se apropió de la Revolución de Mayo de 1810 y truncó las posibilidades que seamos un país independiente y grande como hubiese sido posible y se intenta ocultar que quienes gobernaron durante tantos años desde la organización nacional en adelante, salvo honrosos periodos muy cortos.

Este Estado entrelazó los intereses de los terratenientes con el capital extranjero, poniendo por delante los intereses de este sector minoritario de grandes terratenientes en alianzas con potencias de todo tipo en el mundo y siempre mirando el mercado comprador, en su época fue mirando a Francia por las exportaciones de lana, después a Inglaterra por la carne y cereales, y hubo un periodo más reciente que miraban a la URSS como  ahora miran a China. Siempre son los intereses de los grandes terratenientes  que hacen que el país vaya detrás de este tipo de mercado porque la base de ese poder está en la propiedad de la tierra y en lo que allí se produce, somos un gran país productor de alimentos. Mientras ellos se enriquecieron a los largo de tanto tiempo, puede decirse desde 1870 en adelante, de una manera bastante alevosa se fueron desposeyendo de la tierra los pueblos originarios y destinando a la marginación a millones de compatriotas.

Los últimos datos que demuestran los resultados preliminares del Censo Agrario 2018, dicen que en la Argentina cayeron en los últimos 10 años 60.824 explotaciones agropecuarias respecto al censo del 2002 , es decir de cada 10 campesinos o chacareros cayeron 3 en los últimos 16 años. El dato más alarmante mirando el Censo de hace 30 años es que desaparecieron del campo 150 mil explotaciones agropecuarias, es decir chacareros que se fueron del campo. Por eso la necesidad de la tierra en la actualidad es muy importante. A comienzos del siglo 20 cuando se fundó Federación Agraria Argentina en un artículo de su  Estatuto se decía que había que promover una Reforma Agraria Integral, eran los chacareros que estaban pagando arriendo o que eran aparceros en la pampa central.

La Argentina se fue conformando como un país dependiente y atrasado porque la Reforma Agraria no se hizo, si bien hubo avance en algunos periodos muy excepcionales como en la época de Perón, por ejemplo que se transformaron en propietarios 70 mil chacareros por las políticas que tomó Perón, que si bien no hizo una Reforma Agraria  realizó expropiaciones y dicto leyes para facilitar que los chacareros pudieran comprar tierras.

La realidad es que hoy 5 mil propietarios tienen la mitad de 31 millones de hectáreas cultivables, es parecida a la situación de comienzo del siglo XX y hoy los datos del Censo dicen que el 2% de los establecimientos delimitados, es decir los que tienen límites definidos de más de 5 mil hectáreas, disponen de un 50% del total de la tierra que se censó, mientras que el 50 % de las explotaciones agropecuarias con menos de 50 hectáreas disponen a penas del 1% del total de las tierras explotables.

Pero el debate sobre el problema de la tierra no se reduce a la propiedad como recurso natural, que es básica para cualquier producción agropecuaria, además es la clave de la soberanía  productiva y alimentaria de un país, porque es allí donde se decide que se va a producir, para que se va a producir, como se va producir y como se va distribuir lo que se produce. Evitar el debate sobre el problema agrario sobre el problema de la propiedad de la tierra es clave y es uno de los problemas que nos impide salir del fondo del pozo en la que esta la economía argentina y la población en general,  que esa pasando una situación tan difícil. Sin discutir la propiedad latifundista de la tierra y la renta que le genera a los terratenientes que alquilan esa tierra es imposible pensar en resolver los problemas vinculados a la inflación, al precio de los alimentos, tanto como superar la desocupación y la pobreza.

Quiero detenerme en un tema porque es algo que ocultan algunos, hablar de Reforma Agraria es indispensable para pensar otro tipo de país en volver a arraigar la población en el campo fundamentalmente a los jóvenes, tener un proyecto productivo soberano en el país, dejar de amontonarnos en las ciudades mientras miles de hectáreas están completamente vacías o cuidar el medio ambiente con un sistema productivo sustentable. Se pretende desviar la discusión sobre la necesidad de tomar medidas urgentes para ir al encuentro de la situación de miles de familias de pequeños productores que están también en emergencia, así como hay emergencia alimentaria en el campo también hay emergencia porque muchos chacareros y campesinos que no cubren la canasta básica alimentaria y miles de argentinos en el campo sufren la política económica impuesta por Macri. Por ello están intentando asustar a la  sociedad cuando como el Ministro de Agroindustria Etchevere, que fue el presidente de la Sociedad Rural de la Argentina, dice que con esto se está atacando a la República. 

Es decir la República son ellos, los latifundistas, lo que no dicen y ocultan es  que la distribución de la tierra en la historia de muchas sociedades contemporáneas, por ejemplo está el caso de Estados Unidos de Norteamérica que en 1862 por decisión del presidente Abraham  Lincoln se  dictó una ley que se conoce como la Ley del Hogar, que definió  democratizar la propiedad  de la tierra trayendo inmigrantes y se le dio 1.600.000 propietarios aproximadamente 110 millones  de hectáreas, eso fue lo se conoce como el camino  de los farmers que hizo posible el desarrollo del capitalismo en EEUU  y que lo transformó en un país avanzado en menos de 30 años y están otros ejemplos las reformas agrarias de  Rusia y China que se hicieron con revoluciones políticas, sin esta medida no hubiese sido posible avanzar hacia sociedades modernas tanto Rusia como China, más allá  que posteriormente hubo restauración capitalista, esto es otro tema.

Por lo tanto la reforma  agraria integral es una medida imprescindible para el desarrollo de nuestro  país y para  el bienestar del  pueblo y se va lograr con un largo camino que tendremos que recorrer que va ser  duro y difícil,  que va requerir cambios revolucionarios en el Estado  y en el país esto se está alimentando con  la lucha de los campesinos, de los pequeños productores de los chacareros, hay Pueblos Originarios en Lucha que se han organizado y están planteando medidas de acercamiento al objetivo estratégico de hacer una Reforma Agraria Integral en Argentina.

Hay políticas que en la coyuntura se pueden tomar, teniendo como objetivo estratégico la Reforma Agraria Integral,  es posible hoy decidir políticas que puedan ir al encuentro de las necesidades de los campesinos para acceder a la tierra, por ejemplo hay tierras fiscales que se podrían distribuir, hay que hacer expropiación de tierras de origen dudoso que se han apropiado algunos terratenientes siendo tierras públicas en distintas provincias del país, hay que reglamentar la Ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar, una ley que está sin reglamentar hace 7 años, que se respete también la legislación sobre el uso y la tenencia de la tierra para las comunidades originarias,  que se cumpla con la Ley 26.160 que se frenen los desalojos. Para ello hay que seguir acumulando las fuerzas necesarias para que se haga posible la Reforma Agraria Integral, porque sin esto es muy difícil terminar con el atraso, con la dependencia y hacer un gran país.

(*) Licenciado en Economía. Dirigente del Partido del Trabajo y el Pueblo de Jujuy.

Artículo publicado originalmente en: https://encalleviva.blogspot.com/