IR A INFORMEDIGITAL.COM.AR
Tenso cruce

Wanda Nara y Antonio Cassano por Icardi en un programa de TV: "Vos no entendés". 

Wanda Nara
Wanda Nara
Wanda Nara
Wanda Nara
Wanda Nara

El escándalo entre el Inter y Mauro Icardi tuvo un nuevo capítulo. Pero esta vez no se dio dentro de una cancha o en las oficinas del equipo milanés, sino en un programa de TV. Los protagonistas fueron Wanda Nara, co-conductora del ciclo, y Antonio Cassano, exjugador y fanático del equipo nerazzurri. Hay que recordar que el delantero argentino está en medio de las negociaciones de la renovación de su contrato y su mujer (y representante) juega un papel muy importante.

Icardi no juega en el equipo desde el triunfo por 1 a 0 al Parma por la Liga. Tras ese encuentro, Wanda Nara criticó al entrenador Luciano Spalletti por no "mimar" a su delantero estrella y desde entonces, el atacante no volvió a ser parte del plantel. Además, el DT decidió sacarle la capitanía para dársela al arquero Samir Handanovic.

Con respecto a esto, Cassano, exjugador de la Selección de Italia, y también del Inter, dio su punto de vista y reclamó que Icardi pida perdón al vestuario: "Debe aclarar sus problemas en el vestuario. Yo he generado muchos problemas, es una sugerencia". Fue ahí cuando la mujer del delantero lo cruzó y defendió a su representado: "Basta de tonterías, todos hablan de esto. Todos los días (Icardi) va al vestuario ¿dónde va a tratarse con el fisio?, al vestuario", explicó Wanda, que dejó bien en claro que su marido sigue presentándose en el club a cumplir con sus funciones. Cassano intentó poner paños fríos a la situación y volvió a repetir su punto de vista. Sin embargo, Wanda, que seguía furiosa contraatacó: "Él no hizo nada. Vos no entendés lo que pasa y yo sí sé, yo lo sé".

La última oferta

El clima está realmente tenso. En el Inter están con bronca por la forma en la que la gente de Mauro Icardi trató el tema de la renovación del contrato -que vence en 2021-. Producto de esto le sacaron la capitanía y en los últimos partidos quedó fuera de la lista de concentrados.

El futbolista es la figura del equipo de Milán y pretendido por varios clubes poderosos de Europa, por lo que analiza la posibilidad de cambiar de aire. O, por el contrario, tener un sueldo de jugador elite: Wanda Nara, su mujer y representante pidió 10 millones de euros anuales, cifra lejana a la que maneja la dirigencia del club.

Según informaron los medios italianos, en el Inter ya están cansados de la novela que se formó en torno a esto y harán una oferta final para el goleador: 6.5 millones de euros anuales más premios por objetivos.

Si bien la diferencia entre lo que pretende el futbolista y lo que ofrece la institución es muy grande, se transformaría en el mejor pago del plantel y el tercero de la Serie A, por detrás de Cristiano Ronaldo (31 millones) y Paulo Dybala (7 millones).

Habrá que ver que responde el goleador, que también está entre la espada y la pared, ya que corre el riesgo de ni ser vendido y además quedar colgado, lo que no sería un negocio para ninguna de las partes.