| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Domingo 28 de abril de 2019
“Sinceramente”, un filme de Woody Allen (gesto de ex gobernador entrerriano)
cfksinceramente

Sinceramente” es el título de un libro que salió publicado esta semana, escrito por Cristina Fernández de Kirchner y Jaime Durán Barba. Un éxito. Como todo lo que hace Durán Barba.

Aunque no les dé para ganar el Nobel de Literatura, el libro es muy valioso porque ayuda a comprender lo que piensa la ex presidenta y, por ende, es una ayuda invalorable para que Macri y sus cracks puedan remontar este difícil momento del que no saben cómo corno salir.

Párrafo aparte: si los libros escritos por Cristina ya son un suceso editorial, no quiero ni pensar lo que va a pasar cuando se publiquen sus libros contables.

Y si Cristina se animó a publicar un libro con el título “Sinceramente” sin ponerse colorada, el ministro Dujovne ya está moralmente habilitado para sacar el suyo con el título “Yo Dujovne, el hombre que bajó la inflación”.

Ahora que el libro se ha convertido rápidamente en un best-seller, sólo es cuestión de negociar con Ex Ella y con Durán Barba los derechos para el cine de “Sinceramente” y convencer a Woody Allen para que la adapte y la dirija.

¿Por qué Woody Allen? El cine ha dado muy buenas películas con fuertes ingredientes de humor político. Desde “El gran dictador” (1940) de Chaplin a “La historia del Mundo” (1981) de Mel Brooks.

Sin embargo, la película que más se acerca a “Sinceramente” es “Bananas” (1971) justamente de Woody Allen, que narra la desopilante historia de un inútil que se embarca en la aventura de transformarse en un falso progresista revolucionario de una república bananera. “Sinceramente” es “Bananas, parte 2”. Y nadie mejor que él para llevar al cine este nuevo hit editorial.

El libro es también una minuciosa guía de lo que podría pasar en caso de que CFK ganara las elecciones. Y una extraordinaria manera de desmentir a Alberto Fernández que anda por el mundo explicando que ahora Cristina es buena, que él no va a permitir que se repitan los errores del pasado y que, en un eventual retorno al poder, no tienen pensado fusilar a nadie. Alguien debería avisarle a Alberto Fernández que el libro expresa todo lo contrario y que al primero que Cristina tiene pensado fusilar es a él.

Según dice Cristina, y escribe con morbo Durán Barba, la elección de Cobos como vicepresidente fue culpa de Alberto Fernández, la 125 y la crisis con el campo fueron culpa de Lousteau y el memorándum con Irán fue un acto de ingenuidad geopolítica obviamente de su canciller, aunque no lo nombre, que ya no está para defenderse. Por supuesto, de todo lo demás el culpable es Majul. (Ahora que lo pienso hay muchas cosas que habrá que explicarle a Woody Allen. Si no, el tipo no va a entender nada).

Hay varios pasajes muy interesantes. Por ejemplo, cuando ella cuenta sus diálogos con el Papa Francisco confirma lo que mucha gente ya sabía. Dicen Cristina y Jaime textualmente (posta, posta): “En el primer almuerzo, recuerdo que conversamos sobre Néstor y yo le dije: ¿Sabe qué creo que pasó entre ustedes, Jorge?... Porque le digo Jorge cuando hablamos y no Su Santidad y él, obviamente, me dice Cristina (y no Su Majestad Ja!! esto lo agregué yo, chiste). Luego remata: “En el fondo creo que la Argentina era un país demasiado chico para ustedes dos juntos”. Juro que está escrito.

De acá se desprende que para Cristina, la Argentina es un país que les queda chico. O sea, o le falta espacio o le sobra gente. Y como todos sabemos que el territorio argentino es inmenso, evidentemente para ella sobra gente. Más precisamente, sobran todos los argentinos que no la votarían nunca. Por lo que se sabe, al menos medio país o más. Para Ex Ella “la Patria es el otro menos los que no nos votan”. Genial Durán Barba que se lo hizo poner por escrito.

El libro tiene infinidad de relatos alucinantes. Uno de los más delirantes es el referido al famoso asunto de que ella no le entregó la banda y el bastón al presidente electo. Créase o no, en “Sinceramente” Ex Ella dice que lo sentía como un acto de rendición. Posta amigo lector, le juro que dice eso y agrega textualmente (posta posta posta): “Es más, ya había imaginado cómo hacerlo: me sacaba la banda y, junto al bastón, los depositaba suavemente sobre el estrado de la presidencia de la Asamblea, lo saludaba y me retiraba”.

Sin duda, esta escena va en el trailer. Enterita. No importa que no pasó así. De hecho lo que realmente ocurrió fue mucho peor: se fue a su casa en Río Gallegos directamente y dejó plantado a todo el país y a la democracia argentina. Pero a los efectos narrativos garpa más mostrar la escena que ella imaginó y Durán Barba plasmó en el papel como los dioses.

Si Woody Allen me preguntara a mí, yo filmaría lo que ella cuenta que pensaba hacer, pero con la cuerda más tensadita. Ejemplo, en plena Asamblea Legislativa, Cristina agarra el bastón del mando, lo parte en dos pegándole contra contra la silla de ruedas de Michetti, hace un bollo con la banda presidencial, se la tira en la cara a Macri, se da media vuelta y hace mutis por el foro no sin antes arrancarse las extensiones del pelo y tirárselas por la cabeza a Juliana Awada.

A propósito, falta en el libro expresar lo que Ex Ella siente cada vez que la ve a Juliana por televisión. Ahí se mancó Durán.

La frase “nunca llegamos pobres a ningún cargo de la función pública y menos a la Presidencia de la Nación”, no sé si no la pondría directamente en el afiche de la peli. Tiene punch.

Igual en la película, yo pondría la escena donde ella pronuncia esa frase pegada al video de Néstor gobernador contando que, con esfuerzo, se compraron un terrenito para hacerse una casita en El Calafate. Así tiene más realismo y se logra el efecto que buscó Durán Barba. El tipo es un león para estas cosas.

(Hola Woody, buscá en Youtube, “Kirchner un terrenito de 270.00 pesos” y si tenés alguna duda buscá “Cristina y Néstor Kirchner crecimiento millonario del patrimonio” y mirá lo que decía Victor Hugo Morales en julio de 2009).

La campaña de marketing para el estreno de la película ya está casi hecha. La armaría con las fotos que muchos dirigentes kirchneristas subieron a sus redes sociales donde se muestran ellos mismos leyendo apasionadamente el libro. Se destacan las fotos de Cabandié, Saintout, Sabbatella, Mayra Mendoza e Insaurralde, entre otros chupamedias notables. Y es insuperable lo del ex gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, que se fotografió besando el libro y mirando a cámara. Un verdadero homenaje a la dignidad política.

Si me dan para hacer el tráiler de la película lo cerraría con una escena final en donde vemos a Durán Barba que entra todo transpirado al despacho del ministro Dujovne y le dice: “yo ya hice mi parte, no doy más. Ahora hacé vos la tuya, hermano. El pueblo argentino voto a Cambiemos para terminar con la banda neofascista de impostores falsoprogresistas… (Plano cortísimo sobre la cara de Durán)…no para traerlos de vuelta”.

Sobreimprime: “Sinceramente” un film de Woody Allen, basado en la novela de Cristina Kirchner y Jaime Durán Barba. Próximamente en todos los cines.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa