| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 27 de mayo de 2019
La cumbre final de los alternativos y pedido de acuerdos con aroma papal (referencia a la visita de Carrió a Entre Ríos)
MassaPichettoUrtubeySchiaretti

Schiaretti convoca a una cumbre final del peronismo anti-K

La mesa de Alternativa Federal (AF) hará este martes el último intento de armar un formato competitivo para las presidenciales de este año. Los bastoneros principales de ese pergeño opositor viajarán a Córdoba, convocados por el peronista de más poder en la Argentina, Juan Schiaretti. Miguel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa llegarán, cada cual por medio propio -no fuera caso de que se les adelantara una foto prematura- para discutir las condiciones de unas PASO del sector. Ocurrirá después de que tanto el Instituto Patria, como el grupo que anima Roberto Lavagna, respondiesen con dureza al efecto del triunfo del "Gringo" hace dos semanas, para un nuevo mandato como gobernador.

La fórmula de los Fernández fue una respuesta para herir el entusiasmo del peronismo republicano, de convertirse en abanderados de todo el espacio opositor. Y las reservas que alzó Lavagna la semana anterior cuestionaron uno de los ejes de la estrategia del espacio alternativo, que es la realización de unas PASO, que reordene a toda la oposición al gobierno Macri. La consecuencia de estos dos gestos anti AF fue que se frustró la foto que soñaba Schiaretti para el miércoles que pasó. Reuniría a la mesa de los 4, Lavagna y los socios del radicalismo, el GEN y el socialismo, en torno a los puntos planteados por el "Gringo" para un programa –republicanismo, equilibrio fiscal, no default y fractura final con el cristinismo– expresada en la frase sobre su grado en la reserva del Ejército, como ex liceísta, una patente inadmisible en el Instituto Patria.

La decisión de esta convocatoria ocurre después de que Lavagna juguetease con posiciones contradictorias sobre su relación con AF. Lo justificó en que habían sacado de contexto lo que dijo sobre ruptura o no ruptura. Esto es lo que le escuchó en la tarde del miércoles Pichetto, cuando lo visitó el ex ministro en su oficina del Senado. Ninguno de los dos contó el crudo diálogo que mantuvieron. El anfitrión se quejó de la movilidad de los posicionamientos del ex ministro, que les hacía perder un tiempo estratégico valiosísimo. Lavagna se dijo herido por lo que en su entorno denominan una operación de prensa para "limarlo" y bajarle el precio. Nadie da nombres, pero todo miran hacia la costa Norte del conurbano. Massa, el más juguetón de todos, es quien tiene más llegada a los medios, pero nadie da ninguna prueba.

Hay vida después de Lavagna. ¿Hay?

Esa reunión en el Senado terminó con gusto amargo y algunos entienden que cifró la despedida de Lavagna del espacio. A puertas cerradas niegan haber mandado a "limarlo" a Lavagna. También creen que el ex ministro se mueve con la idea de que Massa va a terminar cerca de Cristina, y eso crea vértigo, porque si a alguien le saca votos Lavagna, es a Macri. ¿De dónde saca esas ideas Roberto? Algunos creen que el Instituto Patria le ha plantado en su entorno un "topo", muy "devoto" de las conspiraciones, y que por ese conducto le filtran datos, por ejemplo, de la relación con Alberto Fernández y Massa, que lo descoloca en cada paso táctico.

Alberto, en realidad, viene del massismo, al que acompañó en las campañas anti-K de 2013 y 2015. Se distanciaron cuando el hoy candidato cristinista dio la primera señal de conciliación con su compañera de fórmula. Fue en diciembre de 2017 cuando salió en defensa de Milagro Sala, a quien visitó por el nuevo año. Sala había protagonizado actos de campaña de variada agresividad en 2015 contra Massa y los renovadores, que eran aliados de Gerardo Morales en la elección a gobernador. Alberto salió en respaldo de una adversaria de Massa, y ahí le cortaron los teléfonos. La adhesión a la activista jujeña es una de las prueba de admisión en el Instituto Patria.

Macri habló con Pichetto del Acuerdo Económico y Social

Esa es la razón por la cual el ex ministro no tiene pasaje para ir este martes a Córdoba. Cree que le quieren imponer el número que dan las encuestas de intención de voto, cuando su valor está en la ponderación cualitativa, que lo muestra al tope de prestigio de los peronistas. Le ha llegado la frase que dijo Schiaretti en la reunión que tuvo el grupo de los 4 en el quincho de Tigre hace una semana: "Tengo mucho índice de conocimiento en el peronismo y en la zona centro del país, Miguel es conocido en la Patagonia, Sergio en la provincia de Buenos Aires y Juan Manuel en el Norte del país. ¿No nos basta con eso?".

Hay que retener esta síntesis para entender lo que viene y qué puede salir de la reunión del martes. Este acercamiento hay que leerlo en función del juego grande del oficialismo y la oposición para prepararse para un balotaje competitivo. Creen que este turno es inexorable, y va a ser el regulador de las posiciones. Desde ese ángulo hay que entender también la romería de los peronistas federales a la Casa de Gobierno. Los llamados a Pichetto, Schiaretti y Urtubey de lunes, martes y miércoles, salieron de la oficina del Presidente. La base es una conversación para definir qué harán en las PASO, la primera y la segunda vuelta, en busca de un acuerdo que:

1) Sostenga a los federales en carrera para no regalarle al Instituto Patria toda la oposición.

2) Construir un pliego de acuerdos para que el peronismo republicano y el macrismo -según a quién le toque- junten fuerzas en un balotaje frente a los Fernández.

La charla de Macri con Pichetto es clave, porque éste no sólo le trasmitió su impresión del viaje a los EE.UU., en términos que hicieron que el Presidente lo llamase "patriota". Raro en un Macri que es muy reticente y amargo a la hora de los elogios. "Allá nos ven como un país defaulteado, y en el que no se puede confiar", le dijo. Lo más importante es que le dejó la idea que cabalga en todos los foros, que es un proyecto de Ley de Acuerdo Económico y Social. Contiene los puntos que pueden acordar Cambiemos y los Federales en una segunda vuelta, metas de sustentabilidad fiscal, crecimiento, control del gasto para evitar el déficit, seguridad jurídica -o sea rechazo del pagadiós de la deuda-. El diseño contiene acuerdos por etapas: hay acuerdos PASO, de primera y de segunda vuelta. Hay que estar bien atentos.

También hay acuerdos de los otros

La contracara son miserabilidades conducentes o patéticas efectividades, como los nombres de nuevo procurador de la Nación, o los acuerdos para los directores del Banco Central, que hoy conducen el timón financiero del país, en estado de comisión, sin acuerdo -no tienen estabilidad, y en consecuencia no tienen libertad, y tampoco protección judicial para las medidas que tienen que tomar-. Ya hay una ex presidente y varios directores del BCRA que cesaron en 2015 procesados por la causa del dólar futuro. Los actuales funcionarios no tienen protección ante las consecuencias que puede tener, por ejemplo, la venta de reservas para contener la suba del dólar, una pesadilla recurrente que puede volver cuatro años más tarde. Como musita un baqueanos de esas mesas, en una corrida¿cuál es la diferencia de vender dólar futuro a vender dólar spot? Para eso hace falta estabilidad política en los directores del Central.

En ese paquete de negociaciones hay una ventana abierta para el proyecto de ampliación de la Suprema Corte de Justicia, para sacarla del marasmo que vive hoy con una pelea irreconciliable entre su presidente Carlos Rosenkrantz y el tridente Lorenzetti-Rosatti-Maqueda. Todo redunda en una sucesión de sentencias que castigan a la caja en un momento también delicado. La ventaja de estas conversaciones es que ocurren en torno a puntos de concertación, que al final pueden conciliarse en una lista que sume y perfeccione lo que proponen el Gobierno, los federales y hasta Lavagna. Frente a eso, que puede convertirse en un programa, el cristinismo sigue discutiendo una plataforma que boya, para citar una polémica de superficie, entre la socialdemocracia de Alberto F, y el nacionalismo de Guillermo Moreno.

Radicales prenden la luz en domingo para preparar su cumbre

De estos acuerdos hablarán este lunes los radicales en su convención, que motivó que este domingo se encendieran temprano las luces del Comité Nacional y del Comité Capital. Albergan el debate sobre cómo seguirán en Cambiemos y justificaron la presencia de los principales dirigentes de todo el país, como Alfredo Cornejo, la Mesa Nacional, los gobernadores, los jefes de bloque y los influencers como Ernesto Sanz. Llegó de Roma Jorge Sappia, presidente de la Convención, en el mismo avión que trajo al país a los diputados del grupo de amistad con el Vaticano que integra entre otros, Jorge Enríquez. Estuvieron con Francisco en la audiencia pública del miércoles, pero no les dieron una cita privada. La razón es que es un año electoral y buscan acordar un documento único y que desbande a los que piden salirse del Gobierno.

La Convención tiene a las fuerzas divididas, pero la discusión estará en la necesidad de un acuerdo con el PRO que también se haga en etapas: PASO, primera y segunda vuelta. Y si se gana, cómo se gobernará. Se repite Gualeguaychú, pero hay zona liberada para algunas discusiones. Enrique Nosiglia no estará presente porque este martes cumple 70 años y ha preferido recibirlo con su familia en Italia. Tampoco está cerca Elisa Carrió, que recorre kilómetros con los candidatos de Cambiemos de Entre Ríos y Santa Fe. No se la ha registrado operando sobre la convención, como sí lo hizo en 2015. Pero como Nosiglia, es una experta en acciones under cover y nunca se sabe cómo actúan. Hasta que actuaron.

Música celestial y vaticana para animar el acuerdismo

Los dichos de Mario Poli en el Tedeum le ponen música al acuerdo. Pidió, usando términos bergoglianos, un "Gran Pacto de honor", y citó los consejos de Francisco, repetidos en homilías anteriores y en documentos vaticanos, sobre que "la unidad prevalece sobre el conflicto y la realidad es más importante que la idea". Estas expresiones son, para los papistas, axiomas lógicos; otros las ven como reflexiones tautológicas de sacristía. Algo parecido le propinó el arzobispo “Tucho” Fernández –que le escribe hasta encíclicas a Francisco– a María Eugenia Vidal en el Tedeum platense.

Para entender por qué dice esto el primado en su discurso, hay que leer otras frases poco comentadas, como cuando critica las artesanías de la política electoral. Se quejó de que en tiempos electorales aparecen "las empresas que miden intenciones de votos, otras comunican y crean subjetividades, denostando y descalificando a las mujeres y hombres públicos de un lado y del otro, sembrando dudas sobre su moralidad y capacidad para el cargo que aspiran; no pocas veces, sus impactos mediáticos logran instalar confusión y desaliento". Sotanas insaciables, porque esas mismas empresas miden a Francisco como el político argentino más prestigioso del país, por encima de cualquier Vidal. Eso sí, lo reconocen como lo que es, un político.

La hora de los sofistas

La confusión, y lo sabe Poli, es otro de los productos conspicuos de la acción política. Aunque la manera más aburrida de perder el tiempo es atender a lo que los políticos dicen, cuando lo que importa es lo que hacen. De ahí la molicie que gana al público, aun entre los peritos en pequeñeces, por dichos cambiantes de los protagonistas. Un ejercicio de la futilidad es contrastar los dichos de ayer con los de ahora. Si Alberto criticó a Cristina en el caso Nisman, Ciccone y ahora la justifica, o si Lavagna dijo que rompía con los federales y ahora no es para tanto. Lo primero para entender el conflicto de las interpretaciones en la sociedad líquida, es que las paralelas nunca se tocan, ni en el horizonte. Eso convierte a la política en un ejercicio de la sofística.

"La posesión del saber queda reservada para los dioses; entre los hombres, tan sólo el sofista cree estar en posesión del saber y poder venderlo cual mercadería", dice Otto Pöggeler, leyendo a Paul Ricoeur. Nada más difícil para una narrativa útil de la coyuntura que desmenuzar ese ejercicio sofístico de la política, que muestra juntos a quienes se odian, y odiándose a quienes se aman. Lo ilustran emblemas del momento, como la madres abrazadas al acusado de atrocidades sobre sus hijos (Hebe-Milani) o, en la última campaña presidencial, la convivencia bajo el mismo techo del cierre de Scioli en Parque Norte, de Milagro Sala (el calabozo) y Eduardo Casal (el carcelero). ¿Exclusividad del peronismo? Quizás, porque si hay algo que define a los radicales es que hay cosas que ellos no hacen.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa