| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Lunes 29 de julio de 2019
Disidencias de campaña K, la batalla del petróleo y tuneleros en acción (referencia a Entre Ríos)
FernandezKiciloffMassa

Las campañas se concentran en un 20% del electorado

Los últimos partes de batalla indican las condiciones del tramo final de la campaña:

1) El 80% del electorado de los grandes conglomerados urbanos, los siete que deciden las elecciones por la cantidad de votos -Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, CABA, Mendoza, Entre Ríos y Tucumán-, tienen decidido el voto en un 80%.

2) Esto concentra el esfuerzo de los mensajes en un porcentaje mínimo, en donde puede estar la diferencia en una elección tan empatada como la de 2015, que se zanjó en una segunda vuelta, por una diferencia de poco más del 2% del total de sufragio.

3) La hipótesis del oficialismo es que una mayor concurrencia a las urnas lo beneficia. Suponen que ese 20% de público, que puede tomar la decisión del voto en los últimos días antes de ir a las urnas, está más dispuesto a inclinarse hacia la fórmula de Juntos por el Cambio que por la del Frente por Todos.

Como faltan tan pocos días para las PASO, es una pérdida de tiempo especular sobre el acierto de esos mensajes de campaña, ante los cuales la mayoría del público es indiferente. De ahí que el oficialismo goce las astracanadas de algunos mensajes de la oposición, a los que les pone relieve porque la alejan del objetivo principal: capturar al sector del centro moderado, el mismo que podía horrorizarse con Cristina candidata. Por eso se la reemplazó por Alberto Fernández, que sufre las consecuencias del descontrol del discurso dentro de su propia fuerza.

¿Para qué mencionó Cristina a Venezuela, si su comparación con la Argentina desbarata uno de los ejes del discurso opositor, que es halagar el tercerismo chavista de su electorado y a los residuos de la izquierda que conserva entre sus filas? Más desconcierto genera en la oposición la salida dialéctica de Aníbal Fernández (equiparar a Vidal con Barreda). Una de las pruebas del liderazgo partidario es el control sobre la lengua de los librepensadores. Aníbal es uno de ellos, con más que larga experiencia en cargos de poder. Hasta escribió -o se hizo escribir- libros con caramelizadas zonceras juaretchianas que ilustraban su visión del mundo. No puede ignorar la fuerza de estos pronunciamientos. O no lo controlan, o él no se controla, o busca alguna represalia por haber quedado relegado a una precandidatura a concejal por Pinamar, cuando quizá creyó que podía figurar en las listas de diputados nacionales de su distrito. Lo merecía por sus servicios al cristinismo, al que ahora hiere con sus frases sobre el filicida Barreda, y aleja a los moderados del voto a Alberto o a Kicillof, que desmarcan tarde, cuando el daño ya está hecho. La suerte política de Aníbal en 2015 no se jugó con la trama del símil morsa, sino en el apoyo que le retiró la Iglesia a su candidatura, por haber respaldado programas de despenalización del uso privado de drogas. Es decir que sabe del efecto de los pronunciamientos públicos.

Disidencias fatales en el peronismo

La oposición lucha, en realidad, con las disidencias que siempre han acompañado al peronismo. La más notable es la pelea dialéctica entre Alberto y Kicillof. El ex ministro compite para la gobernación pero transpira economía. No le gusta a Alberto, quien dice tener reservas sobre cómo actuó Axel en el Gobierno. Esta diferencia intercepta el eje de campaña de la oposición, que busca poner en la superficie la agenda económica, algo que el oficialismo dice querer ocultar, aunque lo hace a desgano. Como no hay un monitor económico -Alberto se nutre de varios equipos de economía-, esa disidencia recorta el objetivo de la campaña que es advertir al público sobre las consecuencias de que gobiernen ellos, o Macri durante cuatro más.

Los ayudan desde el oficialismo, víctima de la funesta manía de hablar de economía, cuando es más probable que el público espere de ellos consignas políticas, que trasmitan confianza en el futuro. Es un lugar común de los político creer: 1) que los dirigentes manejan el voto; 2) que los círculos de poder –rojo o el color que te guste– deciden las elecciones. La oposición maximaliza el discurso y promete un cambio drástico del plan económico -en los mismos términos del documento de campaña de la CGT para las elecciones de 2017-. Ese impulso lo expresa mejor el eslogan de Myriam Bregman, del FIT: “Hay que dar vuelta todo" –que digan cómo, y en todo caso que avisen cuando estén por hacerlo–. Es un problema, cuando el peronismo busca votos acercándose al centro moderado: es lo que significa la opción por Alberto. Las herramientas de unos y otros también son diferentes.

Se le atribuye a Miguel Angel Pichetto haber dicho al salir del comando de campaña de Juntos por Cambio la primera vez que lo llevaron: "Es como estar en NASA". Estaba sorprendido por la sofisticación de los sistemas de sondeo que alimentan los predictivos electorales, que cruzan los big data de las bases oficiales e informales con encuestas de intención de voto, y el producto de las conversaciones por las redes sociales.

El oficialismo disfraza por ahora sus contradicciones

Más ordenadito, el oficialismo procura superar las disidencias que surgen del nuevo formato de la coalición, por la suma de Pichetto a la fórmula. Uno de los temas más interesantes, aunque acallado por ahora para amortiguar contradicciones, es la política energética. El jueves, Pichetto y Dante Sica visitaron en Mar del Plata una planta metalmecánica que fabrica equipos petroleros para las firmas que trabajan en zonas estrella, como Vaca Muerta. Los acompañaron los candidatos del oficialismo local a la intendencia, Guillermo Montenegro y Vilma Baragiola. Les propinaron un suculento asado que derivó en un debate sobre la protección de la industria nacional, a la que adhirió Pichetto.

El punto de discordia son las desgravaciones que sostiene el Gobierno, con la firma de Sica –que estaba presente–, a la importación de equipos petroleros usados, que compiten en precio con los que se fabrican en el país, como en esa planta en donde estaban. Los anfitriones se entusiasmaron con el apoyo de Pichetto a la defensa de sus productos. Pero reabrió una brecha la política del Gobierno, que hasta ahora sigue los reclamos de las grandes petroleras, que prefieren equipos usados que son más baratos. Quedó abierto el debate, con rispideces, porque los industriales de Mar del Plata han creado una cámara de proveedores a la industria del petróleo para desembarcar en Vaca Muerta, y tienen el apoyo de María Eugenia Vidal. La gobernadora los alienta con un mensaje por audio que se viralizó, en el cual exclama: "Vayamos todos por Vaca Muerta". Esta cámara ya tiene 22 adherentes, a quienes Vidal recibirá el jueves próximo en un acto en la Capital.

La batalla del petróleo puede enfrentar a todos

La confrontación entre globales y patriotas en la industria del petróleo no es nueva. Sí es nuevo que en la fórmula haya un Pichetto que habla de capitalismo racional y de defensa de la industria nacional desde los micrófonos de Cambiemos. También es nuevo que la provincia de Buenos Aires arme una avanzada sobre Vaca Muerta, yacimiento que Neuquén tiene como propio –aunque lo comparte con Río Negro y Mendoza–. La administración de Omar Gutiérrez, apoyada por el sindicato de petroleros del senador Guillermo Pereyra, compañeros de ruta de la fórmula Macri-Pichetto, intenta defenderse de esas invasiones de otras provincias, e intentan imponer normas de protección de las empresas locales, para resguardarlas de la que vengan de afuera.

También advierten que hay sectores de Nación que buscan convertir las regalías de Vaca Muerta en materia coparticipable. Sin mencionar a sus adversarios, Pereyra ya advirtió que no es lo mismo el petróleo y el gas que la soja, que tuvo un Fondo Sojero coparticipable, porque se trata de un impuesto y no de una regalía. Por ahora estos entuertos dentro del propio gobierno, nacidos de la novedad de la ampliación pichettista de la fórmula, se mantienen en la mayor discreción. Si el oficialismo gana la elecciones, serán motivo de debates tan agrios como los que tuvo el oficialismo sobre la política de tarifas.

El mapa electoral: una loca geografía

En el lapso breve que queda de campaña, con el voto ya resuelto, los candidatos concentran fuerzas en donde va a estar la diferencia. El dúo Macri-Pichetto se reparte el mapa para barrer el eje del centro, donde siempre tuvo mejores resultados lo que fue Cambiemos –Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, la región de Cuyo–. El Norte les preocupa por Tucumán, en donde el peronismo manda con llave en mano, y pone a Juan Manzur como compañero de giras de Alberto en esa región. Salta es otro drama porque ahí está Juan Manuel Urtubey, compañero de fórmula de Roberto Lavagna. Los dos esperan tener allí su mejor elección junto con Santa Fe, en donde sus aliados del socialismo tienen también poder territorial. En el conurbano la fórmula F&F tiene sus mejores pronósticos, y la campaña del oficialismo, manzana por manzana, les ha permitido acortar la diferencia desde la caída del último año. Aporta mucho humo, como en todo el país, la especulación por el corte de boletas, que inducen gobernadores e intendentes, en atención a sus propósitos territoriales. Hoy pueden detectar mejor nunca, por los mecanismos de sondeo sobre los big data, qué preferencias tienen sus vecinos en las elecciones nacionales, y reparten el voto que les sirve a ellos la categoría presidencial, junto a la propuesta propia. Estos movimientos hacen sombra aunque sean imperceptibles.

Un ejemplo lo da la aclaración de la diputada Alejandra Vigo, esposa de Juan Schiaretti, a la noticia de que podía estar apoyando la fórmula F&F. En las últimas horas se ocupó de desmarcar, y se alineó con su marido en la estrategia de la boleta corta. Córdoba es el destino principal de los esfuerzos de las dos fórmulas. En la última semana de campaña, Pichetto estará allí dos veces. El martes 6 irá a inaugurar locales partidarios, después de la postergación por superposición de fechas con Alberto Fernández en esa provincia. Vuelve el jueves 8 al cierre nacional de la fórmula junto a Macri. El interés de ese eje explica la incursión de Pichetto a San Juan, a pocas horas de la presencia allí de Cristina de Kirchner. Participó de actos con el candidato a diputado Marcelo Orrego, que sacó 35% en su disputa por la gobernación, contra el reelecto Sergio Uñac. El dominio del peronismo de San Juan por parte de Uñac es indiscutible y por eso también fue por allí Cristina. Pero el 35% de Orrego refuerza las chances de Juntos por el Cambio en la región, que le llegan por el acuerdo con Adolfo Rodríguez Saá en San Luis –siempre fuerte en el oeste de Córdoba y las provincias de Cuyo– y hasta en Mendoza, en donde gobierna Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional de la UCR.

Los tuneleros en acción

En Córdoba y en otros distritos se cruzan los tuneleros de los dos peronismos, el de Pichetto y el del Instituto Patria, para armar los controles y también para reclutar apoyos a una y otra fórmula. Entre la lista corta de los gobernadores y la reticencia de la CGT a promover a alguno de los candidatos, el peronismo muestra una división inédita, lo que es mucho, porque hace rato que el peronismo se puede definir como "todo lo que se divide por dos". En estos cruces, los tuneleros refrescan viejas relaciones y prueban circuitos que pueden estar sulfatados por el paso del tiempo, o la falta de uso. Un banco de pruebas es Mendoza, por donde pasó el operador principal del pichettismo, Jorge Franco, una semana antes de la visita de la fórmula hace 10 días.

Franco, ex diputado nacional y sigiloso lugarteniente del senador, operó en Mendoza recomponiendo relaciones con el tinglado que en su tiempo armó el "Chueco" Juan Carlos Mazzón, una red de intendentes y punteros, que fue la base de su poder en el distrito de adopción del "Chueco"–había nacido en Santa Fe y se fue a estudiar a Mendoza, donde hizo su carrera política–, y es comprensible que su mejor producto como operador del peronismo, bajo todos los gobiernos, lo lograse en esas dos provincias. La travesía sigilosa de Franco por Mendoza lo mostró como mucho más que un tunelero. La historia reciente de la provincia se entrecruza mucho por las operaciones de Mazzón, de quien Franco fue principal lugarteniente mientras era asesor presidencial de Néstor y de Cristina de Kirchner.

La aventura de Cobos con Cristina en 2007, de la cual fue parte Alfredo Cornejo, hoy gobernador, no se entiende sin el acuerdo que logró entre las partes el "Chueco". En esto, Franco conoce más de radicalismo mendocino que muchos dirigentes nacionales del PRO. Esa relación se extiende a otros protagonistas de las elecciones, como Luis Rosales, candidato a vicepresidente de José Luis Espert. Fue candidato a gobernador por el partido Demócrata en 2011 en una alianza del PRO, que algunos adversarios también atribuyen a la imaginación del "Chueco", para dividir el voto opositor al peronismo.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa