| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Domingo 11 de agosto de 2019
El Congreso se renueva con un ojo en la pulseada por el poder (Entre Ríos renueva bancas)
Massa

Los analistas políticos coinciden en definir estas elecciones presidenciales como las más difícil de pronosticar desde 1983. De ser así, no resulta menor la complicación para proyectar qué relaciones de fuerza prevalecerán en el Parlamento tras el reparto de bancas que deparará la estación de octubre, previa escala en las primarias de este domingo.

Con la fragmentación que predomina en ambas cámaras, la tentación lleva a vaticinar que con el recambio de diciembre (la mitad de la Cámara baja y un tercio del Senado) ninguna fuerza podrá contar con mayoría propias, como sucede ahora. Pero mirando en detalle, suena a percepción audaz: la tendencia al articulado de interbloques podría facilitarle al frente que gane en las presidenciales el intento de hegemonizar alguno o incluso los dos recintos del Congreso de la Nación. Veamos:

El oficialismo es el que menos bancas arriesga, tanto en Diputados como en el Senado. La eventual reelección de Mauricio Macri le permitiría ampliar los horizontes de Cambiemos, tanto con legisladores propios como por los que acople por mediación del vice peronista, Miguel Pichetto. Una derrota, en cambio, abriría la incógnita sobre la supervivencia de una alianza que nació como meramente electoral. Sus socios fundadores, el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, quedarían en diciembre con autonomía para seguir su camino solos o acompañados.

El Frente de Todos refleja a nivel legislativo a un conglomerado de bloques, donde se combinan kirchneristas puros, massistas, una tajada del peronismo federal, el Movimiento Evita y hasta ex aliados de Elisa Carrió. Si la dupla de los Fernández vuelve a la Casa Rosada, pocos dudan que buscarán unificarlos con intención de recuperar las mayorías que los K tuvieron durante buena parte de sus gestiones. Un fracaso electoral habilitará al PJ aliado a reemprender la exploración de nuevos liderazgos.

A esas tareas deberán abocarse a partir de diciembre, desde el lado de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau y Alfredo de Angeli,aspirantes al Senado, así como Cristian Ritondo, Alfredo Cornejo y Mario Negri (pretende seguir presidiendo el bloque UCR) en la Cámara de Diputados.

En el Frente de Todos, la misión recaerá sobre los hombros de la pleyade camporista que pretende debutar en la Cámara alta, con Mariano Recalde a la cabeza; los que creen en la vuelta a una banca de Diputados, tal el caso de Sergio Massa, o los que van por la reelección en esa cámara, como Máximo Kirchner, Facundo Moyano y Eduardo “Wado de Pedro. Con pretensiones de convertirse en árbitros, intentarán ser reelectos por Consenso Federal los ex massistas Graciela Camaño y Marco Lavagna.

En Diputados se renuevan 130 bancas. Las fuerzas que integran Juntos por el Cambio ponen en juego 46 de sus 110. Es decir, el 42% de sus integrantes. En la ecuación interna, son 28 de los 55 macristas, 16 de los 42 radicales y 2 de los 10 de la Coalición Cívica, además de uno de los tres aliados de Evolución, el bloque de Lousteau. Radicales y “lilitos” aspiran a crecer en detrimento del PRO, que debió ceder espacios para evitarle cimbronazos al Gobierno.

De superar el 34% que obtuvo Macri en la primera vuelta de 2015, su tropa estará algo más cerca del quórum de 127, pero aún así necesitaría el aporte de fuerzas provinciales o sectores peronistas para alcanzarlo.

Entre los bloques que respaldan a Alberto Fernández y Cristina, el que más arriesga es el massismo: 10 de sus 13 miembros (el 77%). Su seguro retroceso podrá ser aprovechado por el Frente para la Victoria y sus socios más cercanos (el bloque de Felipe Solá y los santiagueños de Gerardo Zamora), que renuevan 50 de sus 81 bancas, el 62%. Junto al sector del PJ federal que participa de la alianza (el bloque está dividido y renueva a 16 de sus 34 miembros) estaría en condiciones de arrimar al quórum en caso de un triunfo holgado.

Por el lado de Consenso Federal, renueva los cuatro integrantes de su flamante bancada, aunque insólitamente el candidato a gobernador bonaerense, Eduardo Bucca, y los salteños de Juan Manuel Urtubey, todavía se identifican con el PJ.

En el Senado se renovarán 24 bancas: las tres de Chaco, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, Salta, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Capital. Aquí Cambiemos y sus aliados ponen en juego sólo 7 de sus 24 bancas: el 30%.

Con todo, no tendría demasiadas posibilidades de arañar el quórum de 37 por medios propios, sino con el impulso que le daría el arrastre de peronistas que promete Pichetto si llega a la Vicepresidencia. El kirchnerismo puro arriesga a 3 de sus 9 miembros, más cinco aliados (incluye a Pino Solanas y la ex arista Magdalena Odarda). De volver al Gobierno, no le sería difícil sumar al PJ de los gobernadores, que pone en juego 7 de sus 22 bancas.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa