| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Domingo 03 de mayo de 2020
La prisión domiciliaria para agresores sexuales hace revivir el trauma a las víctimas de abuso (mención a cura de Entre Ríos)
NiUnaMenosViolenciadeGenero

Se dice que el abuso sexual es el delito más impune. Por el tipo de agresión, por sus características y consecuencias, a las víctimas les cuesta denunciar. Y mucho más sostener un proceso judicial, que suele ser largo y revictimizante. Se estima que sólo el uno por ciento de los abusos termina en una condena efectiva. El abuso sexual es un delito grave. Ningún condenado por delitos sexuales debería acceder a la prisión domiciliaria que se permite por cuestiones humanitarias en el contexto del coronavirus. Sin embargo ya hubo casos, y muchas de las personas que han sobrevivido a estos abusos están experimentando el trauma nuevamente. 

"Hay distintas emociones que pueden ir surgiendo al tomar conocimiento que un agresor sexual pueda salir y vivir cerca, haya sido o no quien te haya abusado. En todas las formas lo que se despierta es el enojo, el enojo de cada sobreviviente vinculado a las secuelas, los traumas, todo lo que repercutió el abuso sexual en sus vidas y en este contexto tener que entender que ellos gozarían de esta libertad", explica a Clarín Fernanda Tarica. médica, especialista en Violencia de Género, fundadora de Shalom Bait, Asociacion Civil de Prevención y Asistencia de la Violencia Familiar.

"Sienten indignación e impotencia de no poder evitar que ocurra. Se reviven las situaciones traumáticas, la desprotección. Se siente inseguridad y miedo, miedo a estar en peligro, a tener que estar otra vez en alerta. Y la desprotección hacia ese miedo, porque sabemos que hay una casuística sobre la reincidencia y se vuelve a tener miedo -continúa Tarica-. Una característica del trauma es que puede darse la re experimentación, volver a revivirlo. Si se instala en una parte del cerebro como un presente continuo se puede volver a sentir o vivir lo que pasó. Y esto lo puede disparar una cara conocida, un olor conocido, unas palabras parecidas, un contexto parecido. Y esta situación y que tanto se hable de este tema puede reactivar y hacer que se revivan estos acontecimientos, puede haber flashback de lo vivido, pesadillas, insomnio. Esto no es gratis para los sobrevivientes de abuso sexual". 

"Cuando jueces y juezas machistas dan una domiciliaria a agresores sexuales, las personas que han sido víctimas, niñas, niños, mujeres, personas trans, travestis, lo que sienten en ese momento es que hay un fuertísimo ejercicio de poder por parte del agresor sexual. ¿Qué poder tendrá el agresor sexual? ¿Qué abogado lo defenderá? ¿Qué mafia lo sostendrá? ¿Qué acuerdo tendrá con ese juez o esa jueza que tiene ese poder de salir de la cárcel antes de lo previsto?", plantea el psiquiatra Enrique Stola.

"Y cuando lo ubican cerca, o lejos, no importa, el impacto psicológico para la víctima es terrible, porque re actualiza la escena traumática y re actualiza el sufrimiento que ha sido transitar todo el proceso judicial, denunciar, luchar contra los abogados defensores de estos agresores sexuales. Y a esto hay que sumarle que el impacto no es sólo sobre la víctima sino que hay un impacto negativo también en la red de personas cuidadoras, de amigas, de familiares, que han sido sostén afectivo en todo el proceso de la víctima -sigue Stola-. Y la víctima todo lo que puede sentir en ese proceso traumático es miedo, angustia, ansiedad, trastornos en el sueño, una profunda impotencia, dolor, descreimiento total en las instituciones, y sobre todo, esa sensación que, de nuevo, el agresor es terriblemente poderoso". 

"La noticia de la excarcelación del abusador provoca en la persona sobreviviente la reactualización del trauma. Las imágenes, los olores, las voces y los recuerdos se vuelven vívidos. Cobran vida los fantasmas, aquellos contra lo que tanto se a luchado. Vuelve el estado de alerta, de super vigilancia, de miedo, de una descontrolada ansiedad. Las pesadillas, los terrores, los sobresaltos. Se agudizan sudoraciones, ataques de pánico, taquicardias, diarreas, el cuerpo se expresa al compás de las fuertes emociones, es como que la vida se detiene", asegura a Clarín Liliana Rodríguez, psicóloga de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina.

"El efecto cascada que provoca en todos los sobrevivientes la sola posibilidad de que su agresor no esté donde debe estar, que es en la cárcel...Y el tremendo mensaje que le dan a quienes han denunciado o están por hacerlo -agrega Rodríguez-. Los jueces que toman estás decisiones, lejos están de querer entender y aplicar la concepción que encierra la frase protección a las víctimas. Desoyen clamores populares y opiniones especializas de la peligrosidad de semejante medida. La experiencia y las estadísticas demuestra que estos delincuentes no se recuperan".

A Julieta Añazco la abusó el sacerdote Ricardo Héctor Giménez cuando ella tenía 7 años y él casi 50. Abusó de muchos chicos en la colonia de verano. Entre otras cosas, los bañaba a todos. Julieta hoy es parte del grupo Iglesias sin Abusos y también de la Campaña por la No prescripción del delito de Abuso Sexual. Está enojada: "Se siente mucha bronca, injusticia, dolor. Sabemos que los abusadores sexuales van a reincidir por más que tengan domiciliaria. Y va a haber jueces que avalen ese pedido, como quisieron hacer todos los sacerdotes detenidos, como quiso hacer (Julio César) Grassi, (Nestor) Monzón en Santa Fe, (Juan Diego) Escovar Gaviria en Entre Ríos".

"Es una lucha que parece que no termina nunca. Es muy difícil el proceso para una víctima, dar el paso para hacer la denuncia penal, con todo lo que implica, con todo el desgaste que viene después, todas las revictimizaciones que se siguen sufriendo, los abusos que se siguen sufriendo por el poder judicial, por el poder eclesiástico -continúa Añazco-. Muchos nos enfermamos. Y enterarte que la persona que abusó de vos, y por la que vos estás haciendo terapia psiquiátrica, tomando medicación, con problemas de salud, puede llegar a salir... La verdad es que pega fuerte".

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa