| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 14 de mayo de 2020
Canje de deuda: una propuesta para dar fe de que Argentina quiere enterrar su historia de defaults (antecedentes en Entre Ríos)
RodriguezSaa

Breve resumen histórico de las renegociaciones y defaults:

1) el empréstito contraído por Rivadavia con la Baring Brothers (Londres) en 1824 por 570.000 libras esterlinas dejó de pagarse en 1827;

2) en 1844, Rosas acuerda volver a pagar intereses con una quita del 80%;

3) primero Urquiza (en 1851, para financiar la formación de Ejercito Grande), luego Mitre (por la Guerra del Paraguay en 1862) y Sarmiento (en 1868, para reprimir el alzamiento de López Jordán en Entre Ríos) incrementaron fuertemente la deuda y la llevaron a 14,5 millones de libras. Para 1884, la deuda llego a 38 millones de libras:

4) la crisis de 1890 fuerza a Carlos Pellegrini a una nueva renegociación;

5) para 1916, la deuda alcanzó los 121 millones de libras. Los pasivos externos siguen creciendo hasta 1944, y se empiezan a reducir durante la post-guerra. A partir de 1951, por única y por un periodo muy corto de tiempo, Argentina se convierte en acreedor neto por mas de 5.000 millones de pesos moneda nacional;

6) en 1955, el gobierno de Aramburu renegocia la deuda con el Club de París y contrata un crédito de u$s 700 Millones con varios bancos europeos y para 1958 volvemos a ser país deudor por más de u$s 1000 millones;

7) a partir de ese momento,se producen las recurrentes devaluaciones y renegociaciones hasta el default por u$s 150.000 millones declarado por el presidente Rodríguez Saá en 2001.

Duhalde, Kirchner y Macri continúan con las reprogramaciones. Así llegamos a la situación actual.... Ahora, pretendemos “reperlar” unos u$s 100.000 millones con una quita de 60% de los intereses y 5% del capital con un “periodo de gracia” de 3 años para capital e intereses.

Mas allá de la renegociación final, que todos esperamos que se alcance rápidamente, el Gobierno cuenta con el total apoyo de la oposición (con ese fin). El comportamiento crediticio histórico de la República Argentina es el mayor impedimento para alcanzar un acuerdo con los acreedores externos (especialmente al proponer suspender todo pago durante 3 años, lo cual deja el cumplimiento del acuerdo al arbitrio de un nuevo gobierno en el 2023).

Deuda y pandemia

La coexistencia de esta negociación y la aparición de la pandemia es una mera coincidencia. El entonces candidato a presidente Alberto Fernández, en agosto del 2019 habia armado: “Argentina está en un default virtual y escondido” (Wall Street Journal, pag3. 39-8-2019). Esto especifica la situación argentina “más allá de la pandemia”.

Nuestros 5 vecinos y socios -Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia- sufren el Covid-19 pero no tienen un problema de balanza de pagos, pagan sus deudas regularmente y tienen pleno acceso al crédito internacional, durante la crisis sanitaria.

Pensar que el Covid19 “altera totalmente las reglas de juego financiero internacional” puede ser cierto en muchos aspectos, pero no en relación a nuestra negociación en curso para evitar un nuevo default.

Propuesta

Por todo lo expuesto, tenemos que dar muestras inequívocas que acrediten nuestra “voluntad pagadora” de cara al futuro. Los dos elementos centrales de esa “condence approach” deberían ser: 1) constituir un gobierno de unidad nacional en condiciones de poder proponer un programa consensuado que se proyecte por un mínimo de 10 AÑOS (con equilibrio fiscal, política impositiva, exportadora, independencia del Poder Judicial y política exterior de “regionalismo abierto” en el marco del Mercosur);

2) proponer una suerte de “títulos en garantía con cláusula resolutoria”, por la cual se depositan en lugar neutral los viejos títulos (valor nominal 100) y se “activan los nuevos” (de valor entre 40 y 50). Si se "honra" lo pactado, los viejos títulos pierden definitivamente todo valor. Si se incumple lo acordado, los acreedores recuperan los “títulos originales” y pueden pleitear en base al valor histórico de esos papeles (pudiendo quedarse con lo cobrado durante el plazo de cumplimiento efectivo del acuerdo).

Un esquema de este tipo -a perfeccionar jurídicamente- daría fe de que Argentina quiere enterrar para siempre su historia de 200 años de “renegociaciones y defaults“ a repetición. Argentina está al borde del precipicio y no puede dar un paso al frente. No hay atajo ni avivada ni pandemia que nos ahorre la toma de decisiones que marcaran nuestro destino común por varias generaciones.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa