| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Jueves 28 de mayo de 2020
Cómo leemos: crece en la Argentina una nueva especie, los "lectores híbridos" (encuesta en Entre Ríos)
LecturaPadresHijos

Una encuesta sobre acceso a los libros y hábitos de lectura basada en las respuestas de más de siete mil personas en todo el país revela que en la Argentina crecen los "lectores híbridos" , es decir, aquellas personas que leen libros tanto en soporte físico como digital . El 62% de los encuestados se identificó con esta categoría . Un 34% admitió que solo lee libros en papel y un 4%, exclusivamente libros digitales. Un 11% del total, además, consume audiolibros. En este aspecto, los resultados indican que la lectura de libros digitales es mucho más habitual de la que indican los estudios de mercado, que suelen reducirla a un 5%. No obstante, cabe destacar que gran parte del consumo de libros digitales se da en forma gratuita (legal o pirata): los lectores aún están pocos dispuestos a pagar para leer en streaming.

 "Ambos formatos coexisten en momentos diferentes -remarca Daniel Benchimol, director de Proyecto451 y consultor editorial, que llevó a cabo el estudio que se dará a conocer mañana y que anticipó a LA NACION -. El libro en papel está más asociado a la desconexión, al uso durante el fin de semana, y con lecturas de novelas o cuentos, con el valor sociocultural del objeto. El libro digital, con la posibilidad de formarse, de acceder a contenido a menor precio, con la posibilidad de acceder a libros que de otra forma no podría ser". Pese a que ambos formatos coexisten en el ecosistema editorial local desde hace varios años, la oferta de libros digitales sigue siendo reducida en comparación con los libros en papel. Por otro lado, el e-reader todavía está lejos de convertirse en el dispositivo preferido por los lectores digitales: solo un 10% de los encuestados lo eligió, luego de los smartphones, las computadoras y las tablets. 

La encuesta arroja otros resultados reveladores sobre las formas de lectura y acceso a los libros. La investigación, que se realizó entre diciembre de 2019 y marzo de este año, antes del decreto presidencial que estableció el aislamiento social preventivo y obligatorio, no considera la digitalización forzosa y apresurada de catálogos de varios sellos locales para satisfacer la demanda de los lectores durante las primeras semanas de la cuarentena. En diciembre de 2020 se pondrá en marcha la segunda edición de la encuesta "Cómo leemos".

Cómo leen los que leen

"Fue un trabajo de tres meses de encuestas, provincia por provincia, con personas de diferentes edades y niveles socioeconómicos, y obtuvimos arriba de siete mil respuestas", dice Benchimol a LA NACION . Un 53% de los encuestados es de sexo masculino y un 47%, femenino, y las edades van de los 13 a los 82 años. Del total, un 46% declaró tener educación terciaria y solo un 3%, educación primaria completa. El mayor porcentaje de lectores se ubicó en la zona centro del país (provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe), con un 54%, y el menor (11%), en las provincias de Cuyo. Un 90% de los participantes de la encuesta declaró ser lector, y un porcentaje bien alto de ese 90%, "lector bien intenso", que lee al menos un libro por mes.

 Al 10% de personas que admitieron que no habían leído libros en 2019 se le pidió que detallaran las razones por las que no habían podido hacerlo. La gran mayoría (un 47%) respondió que era por falta de tiempo y un 31%, por los precios de los libros . Las actividades que restan tiempo a la lectura son, según los encuestados, el trabajo, las tareas domésticas y el uso de redes sociales, en ese orden. Según la encuesta y contra lo que se cree habitualmente, mirar televisión, YouTube y Netflix no aparecen como "enemigos de la lectura".

 El principal motivo por el que las personas aprecian la lectura y la compra de libros en papel es por su valor de objeto en la biblioteca personal. También se destacan la experiencia sensorial y la posibilidad de concentrarse mejor que ante una pantalla. La fatiga visual que generan las pantallas es otro argumento determinante para preferir el papel. Curiosamente, el segmento de 13 a 17 años de los encuestados fue el que señaló dificultades para concentrarse en la lectura de libros en formatos digitales. En personas de más de 65 años, el 57% de los lectores analógicos declara no haber leído nunca libros digitales. 

Los dos principales argumentos a favor del e-book fueron el precio (es más económico o gratuito) y la portabilidad. Entre las características a mejorar de este formato, los lectores indicaron que no se puede prestar y que no hay demasiada variedad en la oferta. A menor edad, mayor es la valoración y el uso del smartphone como dispositivo de lectura. A mayor edad, se valora más el uso de la computadora. 

La mitad de los lectores de libros en ambos formatos declaró que lee antes de dormir, cuando se va de vacaciones, mientras espera que los atiendan y cuando viaja en el transporte público. Respecto de los géneros favoritos, la novela encabeza la lista de preferencias, con un 76% y un 53% en papel y digital, respectivamente. Siguen los cuentos, la ciencia ficción, la historia y los policiales. Los libros científicos y de divulgación científica, así como también los libros de no ficción (salud, arquitectura, economía, derecho) suelen ser los menos elegidos por los lectores en uno y otro formato.

La importancia de las librerías

Una gratificante noticia para el sector es que la mayoría de los lectores de libros físicos (un 68%) prefiere descubrir qué leer en las librerías. Un 53% se guía por las recomendaciones de amigos y familiares, y un 39% por pesquisas que realiza en Google, blogs y redes sociales de autores. Un 24% busca en Mercado Libre los precios de referencia y luego va a la librería a comprar su ejemplar. Con los libros digitales se mantienen esas tendencias, con la diferencia de que los lectores más jóvenes van a las librerías a enterarse de las novedades o títulos, y luego los compran por su cuenta vía Internet. Los mayores de 35 que leen e-books siguen atentos a las recomendaciones de amigos y familiares y de autores a los que siguen en redes sociales.

 Un 82% de los lectores sostuvo que compra ejemplares en librerías y un 42%, en ferias del libro. Un 18% lo hace en quioscos de diarios y revistas. Quienes compran libros en una librería también lo hacen en otros canales, pero en menor proporción.

 Más de la mitad de los entrevistados declaró que "al menos una vez" había comprado libros físicos por Internet. El 40% del total lo hizo por Mercado Libre, con un fuerte nivel de fidelización (esto significa que quienes compran libros por este canal casi no han probado otros) . También se destacaron los "carritos webs" de las propias librerías y, en tercer lugar, las opciones de compra digital de las editoriales.

 Respecto de los libros digitales, se advierte que la gran mayoría no paga por esos títulos. Esto indica el alto grado de piratería que existe en ese "nicho" del sector, poco explorado por la industria editorial local. "Sin duda, esto representa un desafío", afirma Benchimol.

 La percepción que tienen los lectores es que el libro digital debería costar poco más de $200 en promedio. Para muchos encuestados, es "absurdo" que un libro digital cueste casi lo mismo que el papel. Otros, sobre todo los de 25 a 34 años, descargaron el libro de la Web porque no lo encontraban en las librerías y tres de cada diez consultados respondió que hubieran pagado por el libro si lo hubieran encontrado disponible. 

"Aunque con la cuarentena haya crecido, la oferta de libros digitales de Argentina es muy baja y los precios son muy elevados -señala Benchimol-. La critica a los precios parece estar tanto en el libro en papel como en el digital y si no se piensa desde el sector un replanteo sobre este tema la situación será critica". En este aspecto se juega la competencia con plataformas como Netflix que, con el pago de unos diez dólares, se tiene acceso a cientos de series y películas. "El lector se pregunta por qué tiene que pagar entonces diez dólares por una sola novela". 

Existen plataformas de libros "a la Netflix" en la Argentina, pero aún no son muy conocidas por la mayoría de los lectores. Sin embargo, según la encuesta, muchos estarían dispuestos a pagar por un servicio así: un 32% abonaría un promedio de $335 al mes por un servicio de esa clase, y un 50% de los lectores estaría dispuesto a contratar un "paquete" de lecturas vía streaming si el precio les resulta conveniente. 

Antes de lanzar este estudio exploratorio sobre hábitos de acceso y lectura de libros, el equipo de Proyecto451 hizo un estudio de la Red para teledirigir las preguntas a los distintos grupos de personas, sin perder el carácter aleatorio. "Combinamos una serie de técnicas diferentes que permiten hacerlo -destaca Benchimol-. Logramos una muestra bien representativa de siete mil personas de los treinta millones de usuarios en toda la Red que tienen más de trece años". Se estima que el porcentaje de la población argentina que no tiene cuenta en Facebook e Instagram no es superior al 15%.

 Desde mañana, la totalidad de los datos se hará pública para que pueda ser empleada y analizada por organismos públicos y privados, empresas, académicos e interesados en la temática. Los resultados de la encuesta se pueden consultar en este enlace .

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa