| Entre Ríos EN LOS MEDIOS NACIONALES |
Domingo 30 de enero de 2022
El otro Manes y la corriente Lousteau, las nuevas batallas en el radicalismo (mención al Campamento de la Juventud en Entre Ríos)
manes hermanos

Alfredo Cornejo se enojaba con este cronista cada vez que el angelocista cordobés Jorge Sappia exigía la ruptura con el gobierno de Mauricio Macri. El mendocino presidía el Comité Nacional, brazo ejecutivo de la UCR, y le disgustaba la publicación de los pataleos del titular de la Convención, máximo órgano partidario -teóricamente-, encargado de aprobar las alianzas y las plataformas electorales. Gerardo Morales, sucesor de Cornejo, quiere evitar que le suceda lo mismo y pretende colocar a un leal en el lugar de Sappia.

La primera opción del gobernador de Jujuy se llama Ricardo Gil Lavedra. Pero antes de contar los porotos tendrá que enfrentar un duro obstáculo dentro de su propia tropa. El ex ministro de Justicia tiene bien ganado el respeto general por haber sido camarista del juicio a las Juntas, pero le juega en contra el débil presente político: llega como convencional de la minoría porteña.

Como contrapartida, otro miembro del grupo que consagró al jujeño en diciembre, Gastón Manes -hermano y socio de Facundo, el diputado neurocientífico- ya milita su candidatura a presidente de la Convención exhibiendo el pergamino de haber encabezado la lista bonaerense que le ganó la interna al tándem Gustavo Posse-Martín Lousteau-Federico Storani.

Como radical histórico de la familia, "Chinchu" -apodo con el que es conocido Gastón en Salto, donde su hermano es "Goropo"- se adjudica el mérito de haber empujado a Facundo a "dar el paso" electoral, cosechando el 40% en la interna de Juntos y movilizando al partido más allá de las fronteras provinciales.

Con ese y otros argumentos consiguió que Fredi -que coló al primer convencional opositor, Alejandro Echegaray- le prometiera analizar el armado de un frente común del mayor distrito, que envía 73 de los 347 convencionales.

Hace 9 meses venció el mandato de la Convención de Sappia y en el Comité de la calle Alsina corre la versión de una inminente intimación de la jueza electoral María Servini para renovarla.

Por eso, al tope del temario que tratará el viernes la mesa ejecutiva figura la convocatoria para elegir nuevas autoridades. Tendrán nada menos que la tarea de fijar las condiciones de pertenencia a Juntos por el Cambio para las presidenciales de 2023, incluyendo los límites de su eventual ampliación.

Los opositores, alineados con Lousteau, quieren apurarla. Pero Morales prefiere patearlas a mayo, porque los correntinos, acaudillados por su principal aliado, Gustavo Valdés, votan a sus convencionales recién el 24 de abril. Mientras tanto, avanza la campaña de los Manes. Cerca de Gastón alegan que si un presidenciable como Morales lidera el partido, el otro presidenciable del oficialismo partidario -Facundo- tiene derecho a ubicar un delfín en un puesto de cartelera. "Es una cuestión de equilibrios", repiten.

Una cuestión de equilibrio es también el argumento que esgrime los operadores de Lousteau, con el diputado Emiliano Yacobitti a la cabeza, para sostener que el puesto le corresponde a su sector.

"Ellos ya tiene el Comité y los jefes parlamentarios", sostienen quienes promueven al ex legislador porteño Hernán Rossi, cabeza de la lista de convencionales en Capital.

Con todo, por ese distrito llegan peso pesados como Enrique "Coti" Nosiglia, Marcelo Stubrin y Rafael Pascual, que tendrán la última palabra en materia de candidaturas. Lo cierto es que el combo opositor se entusiasma con la mayoría que asegura tener en los distritos más grandes. ?

Aunque para dar pelea necesitaría arrastrar a todos los aliados y a los mendocinos de Cornejo, quien acaba de sellar la paz con Morales para poder presidir el interbloque opositor en el Senado.

Por otro lado, el ex gobernador mendocino -que todavía no se bajó de la presidencial, pero suena para acompañar en alguna fórmula- juega ahora cerca de los halcones del PRO, enfrentados al moderado Larreta, aliado de Lousteau.

"Está más activo en las redes que cuando conducía el partido", anotan en la UCR. Dato a tener en cuenta: los Fredy boys desconfían del "giro a la derecha" que le atribuyen a sus socios porteño. Admiten que es para competir con el fenómeno libertario Javier Milei, pero catalogan de "too much" que Martín Tetaz haya confesado que en Chile hubiera votado al ultramontano José Kast en lugar del socialista electo, Gabriel Boric.

Como vecino de La Plata, Storani ya se habrá enterado que mandaron a medir al mediático Tetaz -platense de nacimiento- como candidato a gobernador.

Habrá que ver si Posse y el jefe de la UCR provincial, Maximiliano Abad, le allanan el camino o se animan a la disputa. Por lo pronto, en marzo Abad juntará a intendentes y legisladores de la Provincia para mostrarse en sociedad, con Manes (el diputado) como frutilla del postre.

La jugada secreta que prepara el clan Lousteau para que la cuarta sea la vencida (viene de perder el Comité, la Juventud y el bloque de diputados) es el lanzamiento de Evolución como corriente nacional. Sería en marzo, desde Santa Fe, donde el senador confía en posicionar a Maximiliano Pullaro -ex ministro de Seguridad del socialismo- en la carrera a la Gobernación.

La tradición partidaria de los grandes movimientos nacionales capotó con la Alianza. El último intento, fugaz, fue el de Morena, la agrupación que se armó para la campaña presidencial de Ricardo Alfonsín, en 2011. La integraban varios de los referentes que ahora rodean a Morales. Y justo a fines del año pasado Ernesto Sanz -el que, como Troilo, siempre está volviendo- propuso rearmar la línea interna, por supuesto que sin el embajador albertista.

La carta brava que dice tener el oficialismo partidario para desbaratar la ofensiva de Lousteau-Yacobitti-Nosiglia es el documento que el tridente le hizo firmar a sus convencionales. Lo tachan de "funcional a Rodríguez Larreta", dado que dispone que los candidatos presidenciales deberán aceptar que se les cuelgue cualquier lista que participe de las PASO. Traducido: Larreta no podría negarse a que Lousteau le pegue una eventual boleta a jefe de Gobierno porteño y el dirigente del PRO quedaría habilitado a pescar listas radicales en el resto del país.

Morales y compañía creen que Lousteau aún no declinó la carrera presidencial para seguir reforzando a su tropa fuera de la Ciudad, pero dan por seguro que el jujeño y Manes son los únicos que se mantendrán en esa pista hasta el final. Es decir, hasta pispear si una fórmula encabezada por la UCR será realmente competitiva frente a Larreta o Patricia Bullrich, los aspirantes macristas.

"A fin de año tenemos que definirnos por Morales o Manes y que salgan a caminar para ver hasta dónde llegan", explican operadores del gobernador.

El best-seller de la neurociencia ya avisó que su candidatura está condicionada a que el oleaje que provocó en el radicalismo bonaerense se extienda al resto del mapa. Otra ola, la del Covid, demoró su relanzamiento, que arrancará esta semana en Rosario, Santa Fe y Paraná. A Entre Ríos fue invitado por Valdés, organizador de un campamento de la Juventud, que está bajo el mando de su discípula correntina Valeria Pavón.

Rosario es una obsesión para el médico, dado que quiere ser el puente de regreso del intendente Pablo Javkin a las orillas de la UCR -como hizo con Margarita Stolbizer- y sumarlo a la carrera por la Gobernación. Morales también eligió Santa Fe para iniciar el tour del Comité Nacional mediante el que buscará posicionarse.

Será el 17 de febrero -con Javkin de invitado- un día antes del encuentro de la mesa de Cambiemos en esa capital. Para el 11 de marzo prepara un encuentro de los más de 500 intendentes de todo el país y para semanas más tarde un congreso de referentes nacionales.

La gran duda es si el partido llegará a tamañas citas con la unificación del bloque de diputados, el grano que les pica a los votantes de la UCR desde diciembre. A cambio de la vicepresidencia segunda del Comité, Lousteau habría acordado que la bancada de 12 que le responde se acoplaría a los 33 de Mario Negri en marzo.

Pero Rodrigo de Loredo, jefe de los rebeldes, le aseguró a Clarín que no tiene apuro por sumarse al bloque oficial y que sus prioridades son otras. Una es mantener la convivencia del Comité Nacional.

La otra es participar de la elección del jefe del interbloque, aunque ese ítem probablemente quede reservado a Negri, el lilito Juan López y el macrista Cristian Ritondo, favorito a asumir tales funciones. Eso sí, deberá esquivar el veto de Elisa Carrió.

Hablando de vetos, la diva de la Coalición Cívica no le perdona a Lousteau el que le impuso a su amigo Negri. Y le está dando frutos una venganza: su propio veto a Juan Nosiglia -por ser hijo del Coti- a quien Larreta por ahora no se anima a nombrar en el Gabinete porteño, como le prometió a sus socios de Evolución.

LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa