Miércoles 05 de julio de 2006
  |  
Política
#
Cristina evitó avance de superpoderes
Críticas de gobierno antidemocrático la abstienen

E

l peronismo aprobará en breve los superpoderes que quiere otorgar al jefe de Gabinete para manejar partidas del Presupuesto nacional. Pero si bien cuenta con el número necesario, el trámite no será fácil. Algunos senadores del kirchnerismo no están convencidos de la necesidad de esa ley y ayer lo hicieron notar al frustrar la reunión de comisión donde debía iniciarse el debate. Se argumentaron problemas climáticos que demoraron a sus aviones desde las provincias. Esa explicación, sin embargo, no sirve para justificar la ausencia de la propia Cristina Kirchner en la reunión, que estaba ya en Buenos Aires. La senadora no quiere aparecer apoyando poderes al gobierno que ella misma rechazó en años anteriores. A las complicaciones se sumó que anoche Julio Cobos, gobernador radical mendocino aliado a Kirchner, se unió al resto de la UCR para rechazar la iniciativa. Hoy el oficialismo volverá a intentar firmar el dictamen.

Cristina de Kirchner homenajeó a los Montoneros y criticó a quienes -en los 70- partieron a tierras apartadas «para hacer dinero», la mujer del Presidente le produjo a su marido más de un dolor de cabeza. Ayer fue el último, cuando su ausencia en la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado sumada a la de otros peronistas, donde debía debatirse el proyecto de ley que instaura los «superpoderes» presupuestarios, terminó provocando que el chaqueño Jorge Capitanich tuviera que postergar para hoy el debate por falta de quórum. Lo cierto es que si la senadora por Buenos Aires hubiera ingresado al salón, anoche el gobierno hubiera podido tener firmado el dictamen de la ley.

Cinco senadores propios era todo lo que necesitaba ayer Capitanich para que la reforma al artículo 37 de la Ley de Administración Financiera avanzara y no pudo tenerlos. Se argumentó oficialmente que la culpa, esta vez, fue de la niebla, que había demorado vuelos desde temprano e impedido así la llegada de senadores a la Capital.

Con ese escenario, Capitanich debió resignar para hoy a las 12 el inicio de ese proyecto al tener sólo cuatro de los cinco necesarios para empezar el debate, ya que el radicalismo se retiró de la reunión. Pero el hecho es que si Cristina Kirchner hubiera estado presente, el mal rato podría haberse evitado, como también las especulaciones sobre la falta de apoyo a los «superpoderes» al jefe de Gabinete de una parte del propio bloque oficialista, para mejor rédito de su marido. Inclusive, las dos asesoras más cercanas a la senadora -apodadas en el Congreso «las Cristinas»- estuvieron presentes en la reunión de Presupuesto y Hacienda y, se dijo, llamaron a su jefa para informarle de los problemas de Capitanich para conseguir número. Pero eso no pareció cambiar su idea.

La senadora, además, había cancelado su viaje a Venezuela junto con la delegación argentina para estar en el Senado durante la presentación de Alberto Fernández hoy en el recinto, donde se producirá quizás el cruce más duro con la oposición por este proyecto. Por eso no se entendió su ausencia, que Capitanich debió justificar alegando que había recibido una nota suya más temprano anunciando su imposibilidad de concurrir. Esa decisión no la cambió Cristina Kirchner ni siquiera cuando se caía el encuentro de Presupuesto y Hacienda, a pesar de estar a metros del salón. Se libró así de tener que pronunciarse sobre el tema.

Se sabe que a Cristina no le simpatiza votar delegación de facultades al Poder Ejecutivo. Inició esa costumbre cuando su marido no ocupaba la Casa de Gobierno y, tal como sucede también con la reglamentación de los decretos de necesidad y urgencia, ahora le resulta complicado mantenerla. No aceptó la senadora votar hace dos años el artículo del Presupuesto donde se instauraban facultades especiales similares a las de esta ley, al punto que se retiró del recinto. Rechazó la Ley de Emergencia Pública para Eduardo Duhalde y la incomodó que se renovara para su marido.

Pero el radicalismo, que ayer pareció despertar de la somnolencia con que se maneja últimamente como opositor en el Senado, encontró a última hora un atajo para obligar a Cristina Kirchner a expresarse sobre estos nuevos superpoderes. Ernesto Sanz, jefe de la UCR en esa Cámara, pidió que esa reforma a la Ley de Administración Financiera también fuera girada a la Comisión de Asuntos Constitucionales, que preside precisamente Cristina. Hasta ahora, el proyecto que ingresó el jueves a última hora al Senado, había sido enviado sólo a Presupuesto y Hacienda.

Lo más visto
01
02
03
04
05
+ sobre el tema  
#
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa