Domingo 10 de diciembre de 2006
  |  
Política
Por el paro, cayó 99% la venta de ganado
Primer balance de la protesta ruralista. También se comercializó un 90% menos de granos; el sector analiza un plan de lucha para 2007 sino hay respuesta oficial

L

a protesta ruralista fue contundente; así lo sintió el Gobierno -que empapeló Buenos Aires con críticas al sector- ,y en eso insiste el campo, que ya hizo los números del reclamo, que culminará mañana. En la semana que pasó, comparada con el mismo período de 2005, los productores agropecuarios comercializaron un 90% menos de granos y casi el 99% menos de hacienda, según el relevamiento que está terminando por estas horas Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). La protesta no consistió en un paro, sino en el cese de la comercialización de productos no perecederos. En los campos se siguió trillando el trigo y sembrando girasol, maíz y soja. En el Mercado de Liniers ingresaron 6855 cabezas, de las cuales unas 5089 fueron aportadas por el Ejército y la Armada. El promedio semanal habitual oscila en torno de las 30.000. "Pero esa hacienda no cuenta para el paro porque no fue aportada por productores, salvo las que enviaron Eduardo Eurnekian, George Soros y el grupo Whertein. El Gobierno tuvo que recurrir a la gente que hace 10 años se abrazaba a otro presidente que ahora es considerado un demonio por esta gestión", ironizó Néstor Roulet, vicepresidente de CRA. Descartada la opción de extender la medida de fuerza, lo que provocaría desabastecimiento, las entidades convocantes (CRA, Federación Agraria Argentina y la Sociedad Rural Argentina) permanecerán en estado de alerta y no descartan elaborar un plan de lucha para 2007 si no perciben un cambio de actitud en el Gobierno. "Lo que viene no va a ser fácil, sobre todo por la actitud que tuvo el Gobierno con estos afiches y avisos. Pero nosotros confiamos en el criterio político del Presidente a la hora de recomponer el diálogo", dijo el presidente de la FAA, Eduardo Buzzi. Luciano Miguens, presidente de la Rural, se mostró dispuesto a conversar "un minuto después de terminado el paro. El objetivo siempre fue sentarnos a una mesa para discutir una política agropecuaria de mediano y largo plazo". Para el sector, la agenda de temas pendientes es extensa. Los puntos más urgentes son la situación en Liniers, donde la ley de la oferta y la demanda quedó al margen y rige a rajatabla la lista de precios máximos cuya autoría se atribuye al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y los mercados de trigo y maíz, que también están intervenidos para que la fuerte suba de los valores internacionales de esos granos no genere inflación fronteras adentro. De hecho, a raíz de la protesta, el Gobierno suspendió el anuncio de un esquema de subsidios indirectos al consumo interno de trigo (básicamente utilizado para hacer harina) y de maíz (insumo fundamental para el engorde de pollos, porcinos y el engorde de ganado). Por el contrario, pocos cambios se esperan para Liniers, donde la lista de Moreno -que va acompañada de sanciones para quienes la infrinjan- será difícil de obviar hasta que pase el pico de consumo que provocan las fiestas de fin de año. Fuera de los temas puntuales, el campo también reclamó una política agropecuaria de mediano y largo plazo, que vaya más allá del control de la inflación y permita aumentar la producción de alimentos tanto para el consumo interno como para la exportación, sobre todo en un mundo que cada día paga mejor por estos productos. "El Gobierno no puede seguir improvisando y actuando siempre sobre la coyuntura, emparchando. Es necesaria una concertación productiva de mediano plazo y definir qué, cuánto y para quién producimos", resumió Buzzi. "Yo no puedo obligar al Gobierno a que nos reciba, pero pienso que no puede dejar de juntarse con las tres entidades que a lo largo de este año hemos tenido mucha prudencia", agregó Miguens. Los últimos rounds En las últimas jornadas del paro, el Gobierno profundizó su embestida contra los presidentes de las entidades rurales que convocaron a la medida de fuerza. "Se trata de un paro de dirigentes, no de productores que siguen trabajando", dijo el secretario de Agricultura, Miguel Campos. Y en ese eje se centraron los últimos cruces entre funcionarios oficiales y dirigentes ruralistas. "Decir eso o decir que el productor es un estúpido es lo mismo", retrucó Roulet. "Fueron los productores los que se sumaron a la protesta, ¿o creen que nuestra entidad tiene el aparato de Hugo Moyano para movilizar siete kilómetros de tractores?", agregó Buzzi. Según el último Censo Agropecuario, realizado en 2002, hay en el país unos 317.816 establecimientos agropecuarios. Mañana, para cerrar los nueve días de paro, el campo convocó a tres grandes movilizaciones en Junín (Buenos Aires), donde hablará el presidente de CRA, Mario Llambías; Río Cuarto (Córdoba), donde estará Roulet; Lobos (Buenos Aires), con Pedro Apaolaza, líder de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), y en Villa Elisa (Entre Ríos), donde estará Buzzi. (la Nación)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa