Domingo 28 de enero de 2007
  |  
Política
Los DNI, repletos de fallas y cuestionados por inseguros
Los organismos de control sostienen que son vulnerables y que el sistema de documentación es caótico. Los archivos con las huellas dactilares de los argentinos están carcomidos. Se demora el plan del Gobierno para emitir nuevos documentos personales
dni.jpg

P

ronto nacerá el argentino que hará trepar la cifra de población a 40 millones. Sus padres lo inscribirán en el Registro Civil y le tramitarán el Documento Nacional de Identidad. Quizás sea uno de los últimos en recibir la vieja cartilla perforada de números, con datos cargados a mano, foto cuatro por cuatro y hojas para asentar cambios de domicilio y momentos de votación. O quizás sea uno de los primeros en recibir el documento del futuro, aún en proceso de creación. Nadie sabe cómo terminará este cuento, pero sí que, en la Argentina, el sistema de documentación se volvió inseguro, obsoleto, poco dinámico y mal administrado, según quejas de los ciudadanos y reportes de organismos de control del Estado. Es un punto medular para el funcionamiento social, porque la falta de seguridad del DNI puede ser utilizada para casos de robo de identidad, fraudes electorales, delitos económicos, trata de personas o tráfico de bebés. El Gobierno avanza en un proyecto para renovar todos los DNI, aunque la reforma viene con demoras. Mientras se instrumenta el cambio, las goteras y la humedad amenazan con destruir montañas de planillas y formularios con datos personales de los ciudadanos, por las malas condiciones de los depósitos donde están guardadas. Las advertencias recibidas por el Registro Nacional de las Personas (Renaper) señalan también que los formularios con las huellas digitales de la gente no se archivan ni se clasifican desde 1986. La falencia fue detectada hace dos años por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) que descubrió además que las fichas dactiloscópicas eran "colocadas en bolsas y luego remitidas a depósito". No hay noticias de mejoras desde entonces. Ante consultas de Clarín, fuentes del Gobierno admitieron que la huella digital "es más importante que la foto y la firma de cualquier persona" para el sistema oficial de identificación actual. La ley de Identificación, Registro y Clasificación del Potencial Humano Nacional, número 17.671, es de 1968, cuando gobernaba de facto el general Juan Carlos Onganía. Desde entonces hubo 59 modificaciones de gobiernos democráticos y dictaduras. Pero ninguna terminó de moldear un sistema de documentación sin demoras, irregularidades y altos costos para los ciudadanos, que acostumbran a poblar las páginas de Clarín con sus cartas de reclamos. Un informe presentado en julio por la Auditoría General de la Nación cuestiona la confiabilidad del sistema de documentación que respalda la emisión del DNI. Es una radiografía que señala las siguientes debilidades: El "alto riesgo de errores operativos en épocas de elecciones" o cuando se producen "significativos atrasos" en el proceso de producción de DNI, debido a que se refuerza el plantel del Registro de las Personas con "personal no capacitado" y, en sectores estratégicos, no se establecen condiciones adecuadas para el control de los documentos. La carencia de medidas de seguridad suficientes para resguardar y controlar el soporte documental, esto es los antecedentes que avalan el DNI y que se mantienen volcados en fichas manuales. Allí constan los datos de las personas y su marca dactiloscópica. "Se detectó una cantidad significativa de fichas apiladas correspondientes al sector Mujeres, que se encuentran sumamente deterioradas debido a un problema de filtración de agua", dice la Auditoría. La existencia de un archivo paralelo, formado por las fichas que se sacan diariamente del archivo principal para hacer consultas vinculadas a los trámites de los ciudadanos y no son devueltas a su lugar de origen. En 2003, había un millón y medio de fichas fuera de lugar. Pero al año siguiente, según la SIGEN, ya eran seis millones y medio las fichas sueltas, pendientes de volver a su archivo original. La falta de manuales de normas y procedimientos sobre las rutinas operativas del circuito de trámites, donde se detectaron deficiencias y debilidades. El Renaper contestó que no era "adecuado ni oportuno" confeccionar un manual debido a que comenzó a modificar las pautas de trabajo "máxime teniendo en cuenta que se encuentra en la órbita del Ministerio del Interior un proyecto de nueva confección del DNI". Los increíbles atrasos en la carga de datos en el sistema informático del organismo, que constituye el primer paso en el proceso productivo. El informe aclara que en la Ciudad de Buenos Aires se hace en forma veloz, pero días en quedar registrado; un nacimiento en Córdoba, 1170 días, otro en Formosa, 1069 días, y en la provincia de Buenos Aires, 718 días; para registrar datos de una actualización del DNI, en Mendoza se tarda casi un año: 362 días; pero en Santa Fe, mucho más, 660 días. Además, las máquinas perforadoras de las cartillas del DNI son muy viejas y cometen errores, como la repetición de números en distintos documentos únicos. No existe uniformidad en los plazos de entrega de los DNI a los ciudadanos ni tampoco campañas intensivas para detectar población indocumentada. En un informe presentado a fines de 2005, la Sigen avisó que las fallas que se descubrieron ponían en evidencia "una alta probabilidad de ocurrencia de desvíos, errores o irregularidades" y que el sistema de documentación en su conjunto, por "inadecuado", debía ser reemplazado por uno nuevo. Los organismos de control advirtieron además lo riesgoso que resultan los traslados de documentos sin terminar, es decir sin la foto pegada ni la impresión del pulgar. Salen del Registro Nacional de las Personas a las oficinas de los registros provinciales "por bolsón de correo, sin mayor seguridad, con el riesgo que esto implica en casos de robos o pérdidas". Es que una cartilla sin foto ni huella digital es muy fácil de adulterar. Fuentes del Gobierno aclararon, no obstante, que si bien se producen robos de este tipo "son aislados y suceden en las oficinas, no durante el traslado". Desde el Renaper se indicó que algunos de los aspectos cuestionados por la Auditoría y la Sindicatura comenzaron a ser modificados. El listado de inconsistencias incluye también el inadecuado control de firmas, para el que se necesita nombrar a peritos calígrafos; la falta de planificación anual y la carencia de inspecciones a las seccionales del Registro de las Personas en el interior. En las provincias, se detectaron otras situaciones irregulares, como la guarda de cartillas en blanco en cajas o armarios sin llave; la existencia de DNI pendientes de entrega por dos o tres años y de empleados que deben comprarse sus propios útiles de escritorio para poder trabajar. (Fuente: Clarín)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa