Miércoles 21 de marzo de 2007
  |  
Policiales
Testigos comprometieron a los procesados
Trabajadores marcaron que las irregularidades habrían existido. Restará saber si hubo negligencia o dolo.
fraudeBancoNacion.jpg

E

n la jornada de ayer se dio inicio a la etapa de las testimoniales de los numerosos testigos que forman parte del juicio oral y público que se desarrolla por la defraudación administrativa denunciada por el Banco Nación y que determinó el procesamiento de la ex cúpula de la entidad en la localidad de General Ramírez. En la audiencia en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal los testimonios complicaron a los procesados, habida cuenta de que se confirmaron las maniobras irregulares detectadas; sin embargo la Fiscalía y los camaristas tratarán de establecer si las acciones fueron negligentes o dolosas de parte de los acusados. En la mañana del martes, alrededor de nueve personas declararon como testigos ante los camaristas Lilia Carnero, Roberto López Arango y David Chaulet. En las intervenciones algunos de los trabajadores jerarquizados del Banco Nación que cumplieron con distintas tareas de control en la entidad en Ramírez allá por 1998, dejaron en claro que las maniobra irregulares existieron claramente. En la causa por Defraudación Administrativa Pública por una suma cercana a los 3 millones de dólares, fueron procesados el ex gerente de la entidad local, Daniel Cabrera, de 44 años y considerados partícipes necesarios Luis Ricardo Correa, de 56, jefe de área; Luis Manuel Alarcón, de 65, contador, y Miguel Euclides Morel, de 58, tesorero. Los testigos, algunos con tono campechano y con una sinceridad extraordinaria contaron detalles que permitieron a los abogados defensores y a la fiscal Marina Herbel de Pajares comenzar a cerrar algunas conclusiones que serán afirmadas con el correr de las audiencias posteriores. En ese marco, llamó la atención la declaración de un veterano directivo jerárquico, quien como en una charla amena con las autoridades judiciales y los letrados informó de los movimientos que fueron cuestionados por el Banco Nación Central y que determinaron la intervención de la sucursal. “Para mí eso existió y mirá vos cómo habrán sido las cosas que nadie controlaba nada”, resaltó el hombre oriundo de Ramírez mientras miraba a los jueces . Por otra parte, no pasó desapercibido cómo otros actuales directivos sufrieron una gran amnesia repentina, quienes pese a haber estado en el proceso de crisis de la entidad de Ramírez, no hayan podido dar detalles de lo que pudo haber ocurrido. En ese marco, resultó hasta tragicómico cómo otros testigos trataron de no dar ningún dato de interés a las partes, justificando su poca capacitación y falta de manejo de material informático. Al finalizar la audiencia de ayer, quedó en el ambiente de la sala que la situación del ex gerente procesado quedó un tanto más comprometida que el resto de los procesados, que respiraron un poco más tranquilos habida cuenta de que dos testimonios fueron más directos sobre las aparentes responsabilidades endilgadas a Cabrera. La fiscal buscará establecer las irregularidades y en ese marco, deberá determinar si las mismas fueron producidas en forma conjunta o no por los acusados. Otro aspecto que fue tenido en cuenta por los camaristas fueron las aclaraciones de los testigos sobre la conducta del ex gerente. Los trabajadores remarcaron –y también consta en la voluminosa causa– que en ninguna de las operaciones detectadas se mencionó que el ex gerente haya solicitado a las empresas que se vieron beneficiadas con créditos sin la correspondiente autorización, de un retorno o cosa parecida. Tales créditos fueron devueltos en su mayoría, y de los que restan ser saldados –aparentemente– parte de la documentación no estaría en regla para ser utilizada en el Banco. Más allá de estas especulaciones, las maniobras de defraudación al Nación, con algunos datos concretos dados por testigos, se habrían corroborado. La estrategia de los defensores tratará con esta situación, la de inferir que las acciones irregulares no se hicieron en beneficio propio, pero esto choca con la idea de la denuncia inicial que tales medidas produjeron un perjuicio económico cercano a los 3 millones de dólares que debió ser afrontado con dineros extras aportados por la casa Central de la entidad estatal. El juicio en sí desemboca en la idea de una aparente negligencia administrativa, pero que se debilita frente a los dibujados balances internos por parte de las ex autoridades procesadas y de una aparente logística para traspasar los fondos a cuentas especiales con claves muy reservadas, sin olvidar que las operaciones cuestionadas siempre se habrían realizado en horarios en los cuáales el banco se encontraba cerrado a la atención al público. Falta de controles Los defensores en sus consultas a los testigos obtuvieron algunos elementos que le podrían servir para descomprimir la delicada situación de los procesados. Los consultados en la sala de audiencias confirmaron que fueron muy livianos los controles dentro de la entidad, tanto hacia adentro de la sucursal como también de parte de las zonales o gerencias regionales. En ese marco, sirvieron algunas enunciaciones sobre las condiciones humanas de Cabrera. “Era un tipo querido en la ciudad y la gente lo respetaba porque atendía a todos y siempre trataba de solucionarles los problemas”, explicó un hombre que atestiguó en la causa. Recordó que “cuando se produjo la intervención de la sucursal, se registró una pueblada con más de 400 personas que reclamaron la continuidad del gerente en la sucursal”. Como se recordará, los ex directivos fueron procesados por el otorgamiento de préstamos hipotecarios sin la garantía suficiente; realizar atribuciones que superaban la responsabilidad de la sucursal; haberse dado de baja del sistema, indebidamente, pagarés de altas sumas de dinero sin que hubieran sido abonados; realizar movimientos de débito sin sustento contable y haber otorgado préstamos a sola firma sin tener esa facultad. Asimismo, hay que tener presente que el tribunal aceptó el pedido de los defensores de los procesados de anular la continuidad de la querella particular que defiende los intereses de la entidad financiera nacional y de ese modo no podrán alegar y reclamar sentencia en la parte final del juicio. Hoy, desde las 9 continuará la tercera jornada con la declaración de más trabajadores bancarios y empresarios que se vieron envueltos en las operaciones financieras. (Fuente: UNO)
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa