Martes 27 de marzo de 2007
  |  
Policiales
Ex gerente del Nación complicdo en juicio por por fraude
El ex directivo admitió que cometió irregularidades internas de forma, pero no de fondo.
fraudeBancoNacion.jpg

D

esde las 9 de la mañana de hoy se escucharán los alegatos de las partes en el juicio oral y público que se desarrolla por la defraudación administrativa denunciada por el Banco Nación y que determinó el procesamiento de la ex cúpula de la sucursal de la entidad en la localidad de General Ramírez. Lo más saliente de la última jornada fue que el ex gerente reconoció ser autor de varias irregularidades “de forma”, dijo pero con el sólo fin de tratar de salvar un verdadero problema interno ya que nunca pretendió afectar económica ni financieramente a la entidad pública. En la audiencia de ayer, en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal, declararon los procesados: Daniel Cabrera, de 44 años (ex gerente); Luis Ricardo Correa, de 56, jefe de área; Luis Manuel Alarcón, de 65, contador, y Miguel Euclides Morel, de 58, tesorero. Los camaristas Lilia Carnero, Roberto López Arango y David Chaulet, pusieron esmero en tratar de entender los datos que aportó Cabrera. El gerente dio explicaciones técnicas de las operaciones enunciadas que eran complejas y muy cuestionadas. En la causa por Defraudación Administrativa Pública, en la etapa de Instrucción se determinaron irregularidades en el otorgamiento de préstamos hipotecarios sin la garantía suficiente; tomarse atribuciones que superaban la responsabilidad de la sucursal; haber dado de baja del sistema, indebidamente, pagarés de altas sumas de dinero sin que hubieran sido abonados; realizar movimientos de débito sin sustento contable y haber otorgado préstamos a sola firma sin tener esa facultad. Cabrera, con parsimonia y muchas veces sin que se le comprendieran las aclaraciones, trataba de explicar los movimientos cuestionados. Tras varias repreguntas de la fiscal Marina Herbel de Pajares, y de los camaristas, el hombre aseguró un tanto cansado: “Creo que hubo irregularidades, es evidente, pero no fueron de fondo, sino más bien formales”. “Acá se habla de un perjuicio económico muy importante, pero no se mostró ningún balance en que se produjera un pasivo. Lo que sí es cierto es que las operaciones cuestionadas, todas, tenían un sentido, un fin, y era salvar al Banco”, referenció para acomodar sus anchos bigotes y luego manifestar: “Los créditos pudieron haber sido cobrados, y si no lo fueron no fue por mi culpa, sino de otros”. Su defensa estuvo en demostrar que no hubo un dolo directo, como requiere la figura del fraude. A criterio del ex gerente no hubo acuerdo de voluntades entre varias personas para perjudicar al banco con maniobras y ardides. El ex gerente, pretendió dejar en claro que muchas de las observaciones efectuadas por la ex cúpula del Nación en Ramírez, no fueron acatadas por la gerencia zonal o regional. Palabras más, palabras menos pretendió decir que las irregularidades sencillas de detectar nunca fueron detectadas por los superiores cuando iban a controlar el funcionamiento del banco. En este marco, Cabrera trató de informar que tomó varias resoluciones producto del gran desorden y desborde administrativo “a fin de que los números internos del Nación pudieran cerrar, pero no para perjudicarlo, ya que luché para que el tema no se me fuera de las manos”. Dicho esto, ejemplificó que autorizó algunos descubiertos de algunas cooperativas de la zona o empresas reconocidas “porque sabía que iban a devolver el dinero. Efectivo que necesitaban por pocas horas, pero que saldarían en plazos muy cortos”. “Si yo pedía la autorización al gerente zonal, la cooperativa o la empresa no podría subsanar el inconveniente económico, y como había respaldo, confiaba en el cliente y lo apoyaba con esta modalidad porque el cliente cumplía sin problemas”, resaltó Cabrera. Por su parte, Alarcón habló con el tribunal y en un momento dio la sensación de que el llanto le impedía seguir su relato, pero dejó en claro que nunca fueron presionados por Cabrera. Explicó que la situación se les fue de las manos y aclaró que no tuvo conocimiento de que el entonces gerente se haya quedado con un peso de las operaciones cuestionadas. Parte de la historia se definirá si se entiende que hubo dos partes; el otorgamiento de créditos de parte de Cabrera y la forma de contabilizarlo internamente a través del resto de los directivos. Acá, será necesario saber si son creíbles los fundamentos de una parte de los procesados, que indicaron que no tenían casi conocimientos informáticos y por esa situación, muchas cuestiones menores se les convirtieron en una bola de nieve.
Lo más visto
01
02
03
04
05
¿Que pensás sobre esto?
600
 caracteres restantes
Publicar comentarios en INFORME DIGITAL implica la aceptación plena de nuestro reglamento.
Comentarios
¡Tu comentario se ha enviado con éxito!
La aprobación del mismo dependerá de su aprobación por parte del moderador. Muchas gracias.
LIBERTAD PRODUCTORA
Santa Fe 322 Piso 8 Dto.A.
Paraná, Entre Ríos.
Tel: +54 343 4233381
info@informedigital.com.ar

Copyright 2002 INFORME DIGITAL | Todos los derechos reservados | Mediakit: Publicite con nosotros
info@informedigital.com.ar
Aplicabbs | Diseño: Kembo Dupla Creativa